Historias de ascenso

Antecedente: un jugador argentino se desmayó igual que Christian Eriksen y lograron salvarle la vida

Diego Graieb sufrió un paro cardiorrespiratorio mientras disputaba un partido, en 1999. Los médicos lograron salvarle la vida.
Diego Graieb

Diego Graieb, el jugador de Huracán que sufrió un paro cardiorrespiratorio dentro del campo de juego. Los médicos lograron salvarle la vida. 

Durante el partido que estaban disputando Dinamarca y Finlandia por la fecha 1 del Grupo B de la Eurocopa, Christian Eriksen, mediocampista danés, se desplomó en el campo de juego y tuvo que ser asistido por los médicos ya que había perdido el conocimiento y su corazón dejó de latir durante algunos segundos. Gracias al trabajo de reanimación de los profesionales, el futbolista salió del paro cardíaco que estaba sufriendo, fue trasladado a un centro médico y, actualmente se encuentra estable y recuperándose.

image.png

Esta situación generó muchas dudas y una de ellas fue: ¿Existe algún antecedente en el fútbol argentino? La respuesta es afirmativa. En octubre de 1999, un hecho muy similar ocurrió en la Primera B Nacional: Diego Graieb, era jugador de Huracán y, en un partido ante Banfield, sufrió “un traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento que le provocó un paro cardiorrespiratorio”.

Aquel Huracán, que tenía a Diego Graieb como opción ofensiva y a su hermano mayor Rodolfo ocupando uno de los laterales de la defensa, peleaba la punta del torneo argentino. El equipo dirigido por Carlos Babington generaba mucha convocatoria en su estadio y, por ese motivo, miles de hinchas fueron testigos de un suceso impactante.

Promediaba el segundo tiempo y Banfield se imponía 1 a 0 ante el Globo, cuando Diego Graieb chocó su cabeza con Cristian Ruffini, un defensor del Taladro, y cayó desplomado en el campo de juego. El silencio en la cancha fue aterrador. Se vivieron momentos de miedo y de tensión e, incluso, algunos hinchas de Huracán intentaron invadir el campo de juego por la impotencia que generaba lo que estaba ocurriendo.

Rodolfo, el hermano de Diego, se encontraba dentro del campo de juego y se acercó para tratar de reanimar al delantero mientras gritaba desesperadamente: “¡Diego, no te vayas! ¡Diego, no me dejes!”.

image.png
Los hermanos Graieb, Rodolfo y Diego, juntos en su etapa en Huracán en 1999.

Los hermanos Graieb, Rodolfo y Diego, juntos en su etapa en Huracán en 1999.

Mientras los jugadores lo abanicaban con sus camisetas, los médicos del plantel se encontraron con un cuadro realmente alarmante: el diagnóstico determinaba un grave traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento. Lo que nadie sabía era que, en ese momento, Diego Graieb estaba atravesando un paro cardiorrespiratorio.

El silencio en el estadio se volvió sepulcral y los minutos parecían años. Los médicos lograron reanimar al jugador después de largos segundos de incertidumbre. Gracias al trabajo incansable de los profesionales de la salud, Graieb volvió a la vida y fue trasladado al Sanatorio Mitre donde la realizaron estudios y continuaron con la recuperación del futbolista.

image.png

Para sorpresa de todos los presentes, desde hinchas, periodistas, dirigentes y hasta los propios jugadores, el partido se reanudó. De aquel golpe accidental vino un córner que derivó en el empate de Huracán y, minutos más tarde, Luis Oscar González, puso el 2 a 1 final a favor del Globo. Sin embargo, el resultado era simplemente anecdótico, ya que, desde el Sanatorio Mitre comenzaban a llegar noticias positivas sobre la salud de Diego Graieb.

Tal como ocurrió con Christian Eriksen, los héroes de esa noche en Parque Patricios fueron los médicos. Esos hombres que suelen estar en el anonimato, ese día se vistieron de súper héroes y le salvaron la vida a Graieb. Edgardo Locasso era el médico del Globo y quien comenzó las maniobras de RCP, acompañado por uno de sus ayudantes, Daniel Arias, que colaboró con los masajes cardiorrespiratorios.

En una entrevista al Diario La Voz de Córdoba, poco después del accidente, Diego Graieb detalló: “No recuerdo nada de nada, ni la ambulancia ni al doctor (Edgardo) Locasso. Yo caigo y me desmayo. Lo otro lo pueden contar ustedes mejor, acá estoy”.

Casi 22 años después de ese terrible suceso, el fútbol presenta un hecho similar. El terror volvió a invadir el campo de juego, el silencio envolvió un estadio completo y un milagro se desarrolló en el césped. Al igual que a Graieb, la vida le dio otra oportunidad a Erikser que hoy se recupera y sueña con aprovechar de cada momento que le regale la vida.

En la actualidad, Diego Graieb, dirige una Escuela de Fútbol con su hermano, y, hace un tiempo, dijo una frase que probablemente hoy se haga carne en el mediocamísta danés: “Yo ahora veo la vida de otra forma. Sé que no estoy acá en la tierra al cuete. Es bueno saber que hay un Dios que decide cuándo te vas y cuándo te quedás”.

Esto pasaba un 30 de Octubre de 1999: El paro cardíaco de Graieb en pleno partido

Fragmento de "TN de 10 a 14" emitido el Lunes 30 de Octubre de 2017, a 18 años del suceso.

El mensaje de Huracán a Eriksen y el recuerdo de Graieb

Las imágenes de Christian Eriksen recorrieron el planeta en apenas minutos. La conmoción mundial también llegó a la Argentina, en donde Huracán fue el primer equipo en enviar sus fuerzas al futbolista que recobró el conocimiento y luego fue derivado a un centro médico, donde evoluciona favorablemente. El Globo, en sus redes sociales, le envió fuerzas al futbolista danés y recordó la importancia que tienen (y tuvieron) los médicos en este tipo de urgencias.

“Sabiendo que el jugador danés evoluciona favorablemente tras desvanecerse en pleno partido, desde Huracán reivindicamos la labor de los médicos en los clubes. Y recordamos el día que nuestro querido Edgardo Locaso le salvó la vida a Diego Graieb”, publicó Huracán en su cuenta de Twitter.

https://twitter.com/CAHuracan/status/1403775760444362753

Se habló de