Eliminatorias Qatar 2022

Puntos que no llenan, pero indicios que alimentan y pronta revancha en Brasil

En el debe, los temores y el apagón de la chispa. Pero en el haber, elaboraciones y sociedades en la primera mitad que desde hace tiempo no se veían.
por Hugo Balassone |
Argentina no logró depender tanto de Messi para la elaboración en los momentos de buen juego. (Foto: Twitter @Argentina)

Argentina no logró depender tanto de Messi para la elaboración en los momentos de buen juego. (Foto: Twitter @Argentina)

De un primer tiempo que invita a soñar, a los errores propios que terminó pagando caro. A la Argentina se le escurrió entre las manos un triunfo que no solo tenía seguro desde el comienzo del partido y que en algún momento presagiaba goleada.

En la primera parte, el equipo de Scaloni tuvo momento de mucho lucimiento. Se puede plantear que Colombia cedió espacios, pero el equipo tuvo elaboración como hace tiempo no se veía.

La claridad en el pase de Paredes, buenas apariciones de Messi, sociedad con Lo Celso, le dieron ratos de brillo al equipo. Cuando el fútbol surge desde el mediocampista del PSG y no tanto por De Paul todo parece más claro.

La selección lo ganaba antes de empezar a imponer condiciones, pero el tiro libre que terminó en el gol de Cristian Romero tiene un buen movimiento de distracción de Nicolás González. También pronto Acuña tuvo un remate tras pase de Messi, previa buena salida de Romero.

Paredes en una jugada sucia, pero de buena intención terminó teniendo recompensa para definir y estar 2-0 a los 7 minutos.

Pintaba para inolvidable la tardecita lluviosa de Barranquilla. Pero empezaron las incidencias que gravitaron en la tormenta perfecta. Lesión de Dibu Martínez. Cambios con mayor audacia por parte de Rueda. Lesión de Cuti Romero que obligó a Scaloni a rearmar una defensa que quedó retratada.

En el segundo tiempo la Argentina no pudo darle continuidad a la tenencia. Se llenó de temores. Las modificaciones quebraron la chispa que el equipo tenía. Y todo se desmoronó en la última bola con el cabezazo de Borja y la débil resistencia de Marchesín. Todo derivó desde un riesgo desmedido Foyth en la salida.

Los errores puntuales, las tapadas de Ospina para evitar consolidar el triunfo, los estados de ánimo.

Del entusiasmo que este equipo habitualmente predispuesto a luchar fue capaz de producir en la elaboración. Utilizando a Messi solo como pieza del collar de perlas. Evitando la histórica dependencia. Otra de la buenas noticias que esta selección muestra. Aunque los números nos dejen con poco. La revancha será pronto en la Copa América. Hay indicios que algo puede llegar a pasar. Lo veremos en Brasil.

Se habló de