Insólito

Cierran un centro médico que emitía certificados falsos de Covid-19 y funcionaba pese a clausura

La entidad operaba en Liniers y había sido sido denunciado en noviembre de 2021.
Un centro médico fue cerrado por estar funcionando a pesar de estar clausurado y por emitir falsos certificados de Covid-19 (Foto: Policía de la Ciudad).

Un centro médico fue cerrado por estar funcionando a pesar de estar clausurado y por emitir falsos certificados de Covid-19 (Foto: Policía de la Ciudad).

Luego de un allanamiento donde participaron efectivos de la Policía de la Ciudad y otras dependencias nacionales y porteñas, se pudo cerrar un centro médico que operaba en Liniers a pesar de tener una clausura vigente. El centro médico, entre otras irregularidades, emitía certificados falsos de Covid-19.

Además, fueron hallados residuos patogénicos sin tratamiento ni disposición adecuados y certificados impresos con sellos de médicos de diferentes especialidades listos para ser completados.

WhatsApp Image 2022-08-12 at 11.29.08 AM (3).jpeg

El establecimiento está ubicado en Ramón Falcón al 6900, y del allanamiento participaron oficiales de la División Delitos Contra la Salud de la Policía de la Ciudad junto al Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) del Ministerio Público Fiscal.

También concurrió personal del Ministerio de Salud de la Nación, la Agencia Gubernamental de Control (AGC), de la Dirección General de Control Ambiental (DGCONTA), de la Dirección General de Limpieza (DGLIM) y del Departamento de Investigaciones de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina (PFA).

El centro médico ya tenía varias denuncias

WhatsApp Image 2022-08-12 at 11.29.08 AM (1).jpeg

La denuncia fue radicada por un profesional de la salud el 17 de noviembre de 2021. Allí daba cuenta que el centro médico emitía certificados falsos, utilizando su firma digitalizada y la razón social de la empresa a la que pertenece, simulando ser una sucursal.

En febrero, el centro médico había sido clausurado por poseer habilitación en trámite, luego de una inspección por la denuncia de un vecino que indicó que en el lugar arrojaban a la vereda residuos patogénicos sin la debida protección.

Los oficiales secuestraron tres computadoras, dos teléfonos celulares, el DVR del lugar y la documentación, entre ella certificados PCR apócrifos. Los oficiales comprobaron que el centro extendía los certificados con un sello de un laboratorio ajeno.

Durante el allanamiento había pacientes aguardando ser atendidos, a pesar de estar clausurados.

s