Un mensaje directo al corazón

El dramático testimonio de un All Black: con 41 años, sufre demencia precoz y no recuerda el nombre de su hijo

Los All Blacks son el equipo deportivo más exitoso del mundo. Sin embargo, detrás se esconden oscuras historias como la de Carl Hayman, un jugador que vistió esa sagrada camiseta y hoy padece distintos trastornos neurológicos.
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
Carl Hayman lanzó un mensaje que impactó y marcará un precedente en el mundo del rugby. 

Carl Hayman lanzó un mensaje que impactó y marcará un precedente en el mundo del rugby. 

Carl Hayman entendió que su mensaje era demasiado importante y que tenía que compartirlo al mundo con suma urgencia. No había mañana para él. Se trataba de tener valentía para dar a conocer su lado más oscuro. Ser un All Blacks implica también cuidarse a sí mismo. Una historia más donde no se puede esperar y hay que actuar.

Hayman fue jugador de Los All Blacks, fue el número 1000 que vistió la sagrada camiseta de la mejor selección del mundo de rugby. Lo hizo en 45 partidos entre 2001 y 2007. Ahora, su vida está lejos del deporte que tantas alegrías le dio y lanzó un mensaje que llega directo al corazón.

Carl Hayman 22.jpg
La otra cara del deporte. Carl Hayman se animó y dio a conocer su mayor desafío.

La otra cara del deporte. Carl Hayman se animó y dio a conocer su mayor desafío.

Con 41 años, Hayman batalla día a día contra una demencia precoz y por eso realizó acciones legales contra la World Rugby, la institución que gobierna las federaciones de rugby a nivel internacional. Denuncias que ya iniciaron muchos exjugadores que señalan también padecer distintos trastornos neurológicos.

Para tomar una real dimensión, Carl Hayman llegó a ser uno de los jugadores mejor pagados del mundo. Jugó en Newcastle de Inglaterra y en Toulon de Francia, equipo con el que ganó tres títulos europeos. En 2015 decidió retirarse y ahí se acrecentaron sus problemas. “De pronto empecé a tener pensamientos suicidas. Todavía tengo una gran parte de mi vida por delante y cuando vives con algo como esto, cada día sea un desafío”, confesó. La gloria con los All Blacks ya quedó atrás. Ahora sabe que es el momento de detenerse y limpiar su propia mente.

Carl Hayman 77.jpg
En plena competencia. Carl Hayman en un partido con los All Blacks.

En plena competencia. Carl Hayman en un partido con los All Blacks.

El día que experimentó tener pérdida de memoria y una gran sensación de confusión, el deportista se animó y, sin dudarlo, consultó con un especialista. Distintas declaraciones pintan de cuerpo entero los oscuros momentos que le tocó transitar. “Pasé varios años pensando que me estaba volviendo loco, y en algún momento eso es realmente lo que pensé”, dijo a The Bounce. Y agregó: “Fueron constantes dolores de cabeza y todas esas cosas que pasaban que no podía entender”.

Más de 400 partidos como profesional: "Me sentía indestructible"

Hayman dirá en más de una oportunidad que los más de 400 partidos como profesional fueron un daño irreversible a su cerebro. Sin embargo, no siempre lo pensó así. “En aquella época me sentía indestructible. Nunca me lesioné, me entrené muchísimo. Pero si supiera lo que sé ahora, no creo que hubiera jugado después del Mundial 2007. Creo que habría dejado de jugar. Recibí una gran cantidad de golpes en la cabeza", reconoce.

Consciente de su misión y de cómo llegarían sus palabras a los más jóvenes, Hayman reconoció: "Sería bastante egoísta de mi parte no hablar. Contar mi experiencia puede ayudar a un chico en Nueva Zelanda que quizás no entiende lo que le está sucediendo y no tiene una red de apoyo", alertó.

Carl Hayman 3.jpg
Carl Hayman llegó a ser uno de los jugadores mejor pagos del mundo. Jugó en Newcastle de Inglaterra y en Toulon de Francia, equipo con el que ganó tres títulos europeos.

Carl Hayman llegó a ser uno de los jugadores mejor pagos del mundo. Jugó en Newcastle de Inglaterra y en Toulon de Francia, equipo con el que ganó tres títulos europeos.

Distintos estudios demuestran que Hayman padece demencia precoz y una probable encefalopatía crónica, una enfermedad neurodegenerativa. Este diagnóstico lo impulsó a sumarse a la acción de unos 150 jugadores que exigen cambios contra las autoridades del rugby. A medida que Hayman perdía la memoria, también aumentaba el consumo de alcohol. Y su comportamiento errático lo llevó a afrontar cargos por violencia doméstica e incluso terminó con una sentencia de prisión preventiva.

Olvidar el nombre de tu hijo

Hubo un momento de su deterioro que lo marcó para siempre y le dejó una huella., El lo contó con valentía. "Empecé a tener importantes problemas de memoria. Estaba intentando conseguir un pasaporte para mi hijo y no podía recordar su nombre. Estuve buscándolo en mi mente durante unos 25 segundos y tuve que decirle a la persona que me atendía por teléfono 'Lo siento mucho, lo he olvidado. He olvidado el nombre de mi hijo", rememora.

Carl Hayman 4.jpg

"Empecé a tener importantes problemas de memoria", reconoció Hayman.

En diciembre de 2020, un grupo de exjugadores de rugby, incluidos los ingleses Steve Thompson y el galés Alix Popham, anunciaron su intención de buscar una compensación de la World Rugby y de las federaciones inglesa y galesa. Todo sucedió tras distintos diagnóstico de trastornos neurológicos.

“Los prospectos más jóvenes necesitan saber hacia dónde se dirigen. Es necesario que haya más apoyo y una mejor supervisión en torno a las lesiones en la cabeza y las cargas de trabajo “, insistió Carl Hayman.

“Espero que en el futuro los jugadores no sean tratados como objetos”

Hayman no se cansa de explicar que una de las razones por las que empezó con los reclamos es con el fin de lograr cambios radicales en la forma de jugar al rugby y minimizar el riesgo de lesiones en la cabeza. “Espero que en el futuro los jugadores no caigan en la misma trampa que yo, que no sean tratados como objetos y sean tratados mejor”.

El jefe de la federación de rugby de Nueva Zelanda, Mark Robinson, dijo: “El problema del vínculo entre las conmociones cerebrales y los problemas cognitivos a largo plazo es extremadamente complejo y la ciencia está evolucionando. Seguiremos priorizando el bienestar de los jugadores y haciendo que el deporte sea seguro para todos”, detalló.

Embed

El entrenador asistente de los All Blacks, John Plumtree, expresó su simpatía por Hayman y dijo que ya se han cambiado algunas reglas en el rugby para proteger la cabeza de los jugadores y reducir la cantidad de conmociones cerebrales. “Tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que el juego sea seguro y de que los padres quieran que sus hijos lo jueguen”.

El máximo organismo del rugby mundial anunció que no había sido contactado por Hayman y tampoco comentó nada sobre sus declaraciones. La máxima entidad del rugby se defiende en unos de sus lemas: “el bienestar de los jugadores es la prioridad del deporte”.

"Me comprometo a donar mi cerebro"

Steve Thompson fue campeón del mundo en 2003 con Inglaterra y también alzó la vos al decir que sufre demencia precoz. Hace unos días impactó con su mensaje al reconocer que donará su cerebro a la ciencia tras su muerte. ¿El motivo? Quiere ayudar en la investigación sobre las lesiones traumáticas.

Thompson explicó que no tiene ningún recuerdo del Mundial que ganó en Australia 2003, donde jugó todos los partidos. El también forma parte de un grupo de jugadores que pasaron por problemas cerebrales y tiene un proceso judicial contra varias autoridades del rugby por negligencia.

Steve Thompson 11.jpg
Steve Thompson fue campeón del mundo en 2003 con Inglaterra y dijo que pretende donar su cerebro a la ciencia tras su muerte con el fin de ayudar en la investigación sobre las lesiones traumáticas.

Steve Thompson fue campeón del mundo en 2003 con Inglaterra y dijo que pretende donar su cerebro a la ciencia tras su muerte con el fin de ayudar en la investigación sobre las lesiones traumáticas.

"Me comprometo a donar mi cerebro para que los niños de la gente que amo no pasen lo que yo pasé", llegó a decir Thompson, de 43 años. "Mi generación debe donar los cerebros para que los investigadores puedan desarrollar mejores tratamientos y soluciones para hacer nuestro deporte más seguro", detalló.

Un estudio realizado entre 44 jugadores profesionales publicado en julio en Reino Unido determinó que la práctica profesional del rugby puede provocar modificaciones de la estructura cerebral. El estudio lo hizo el Imperial College de Londres entre julio de 2017 y septiembre de 2019. El resultado es alarmante: 21 de esos 44 jugadores sufrieron algún tipo de lesión cerebral ligera mientras jugaban.

s