icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

¿Qué tienen en común la salida de Nielsen de YPF y la continuidad de Donda en el Inadi?

¿Qué tienen en común la salida de Nielsen de YPF y la continuidad de Donda en el Inadi?
Alberto Fernández y Cristina Kirchner, juntos en un acto en La Plata (Foto: archivo).

El martes se conocieron dos noticias. A las 0 horas se publicó en el Boletín Oficial la prórroga de la intervención del Inadi y se ratificó a Victoria Donda al frente del organismo, pese al escándalo de los chats filtrados con su empleada doméstica. Por la tarde, trascendió que Guillermo Nielsen dejaría su cargo al frente de YPF y que sería reemplazado por santacruceño Pablo González.

Donda, pese a su errática trayectoria, hoy es una dirigente de Alberto Fernández. La exdiputada dejó su Libres del Sur nativo y se alineó con el Frente de Todos. Fundó su propio espacio (SOMOS) y recientemente se sumó a En Común, un conglomerado impulsado por el líder de los encargados de edificios, Víctor Santa María. Ese entente fue pensado para actuar como contrapeso de La Cámpora y frenar un eventual avance de la agrupación de Máximo Kirchner.

Donda quedó en la mira por los chats con su empleada doméstica. Le ofrecía a modo de indemnización un contrato con el Inadi y la gestión de planes sociales. No queda claro cómo se filtró la información, pero el único de toda la coalición que salió a defender a Donda fue Alberto Fernández. En 2011, cuando asumió como diputada, militantes de La Cámpora le gritaron desde los palcos del recinto "trola, trola".

¿Por qué Alberto no la removió ante el escándalo y la falta de apoyos políticos internos? Porque en caso de sacarla, debería negociar su reemplazo con Cristina Kirchner. Probablemente pierda la pelea como pasó en todos los cambios anteriores en el Gabinete.

La prueba fue lo que pasó con Guillermo Nielsen, el (casi) salido presidente de YPF. El economista (que antes fue lavagnista, massista y coqueteó con los liberales de Espert) había sido llevado al Gobierno por Alberto Fernández; incluso había sonado para ser ministro de Economía por su especialidad en renegociación de deuda.

¿Quién lo reemplazó? Pablo González, un dirigente de Santa Cruz que inició su actividad política en la década del 90 y fue ganando la confianza de Néstor Kirchner. Esa confianza se volvió un bien ganancial: fue diputado, senador, vicegobernador, otra vez diputado... fue miembro dos veces del Consejo de la Magistratura, un organismo clave para el kirchnerismo. No es un especialista en Energía; en cambio, puede funcionar como comisario político en un área clave. A Cristina le gusta tener línea directa con los funcionarios.

Cada vez que Alberto pierde una ficha, no tiene margen político para reemplazarla.

  • Cuando se fue Alejandro Vanoli (Anses), Alberto quería reemplazarlo con un intendente del conurbano de su confianza. El lugar lo llenó la dirigente camporista Fernanda Raverta.
  • Cuando se fue María Eugenia Bielsa (Vivienda), Alberto pensó otra vez en un intendente del conurbano. Se le dio, pero no fue el nombre esperado. Jorge Ferraresi es intendente, pero el más cercano al Instituto Patria.
  • Algo similar pasó con las áreas energéticas, aunque Darío Martínez tiene buena sintonía con los distintos sectores del Frente de Todos.

En este escenario, Alberto no puede darse el lujo de perder más funcionarios. Por eso sostuvo a Donda, cuyo cargo tampoco era tan importante para el kirchnerismo. En cambio, YPF es un organismo central para el proyecto político de Cristina Kirchner. Cuando la salida de Nielsen se volvió inevitable, el kirchnerismo estuvo ahí para poner un soldado.

por Pablo Winokur @pablowino
SUBIR

NWS

Ovación

Show