Peronismo vs. peronismo

Con reproches a Alberto Fernández, gobernadores e intendentes le rezan a Sergio Massa: "Le tiene que ir bien"

Los gobernadores están conformes con el cambio y apuestan a que se ordene la economía para que haya 2023. El kirchnerismo prefiere ver resultados.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Sergio Massa con los gobernadores Omar Gutiérrez y Gustavo Bordet. (Foto: archivo) 

Sergio Massa con los gobernadores Omar Gutiérrez y Gustavo Bordet. (Foto: archivo) 

Con más, con menos, los distintos sectores del Frente de Todos salieron a respaldar la designación de Sergio Massa como superministro de Economía, con la esperanza de que su gestión encauce el rojo de los números domésticos y le dé calma a los mercados.

Fue después de un encuentro de mandatarios el miércoles pasado, que inició en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) y terminó en una reunión con el Presidente en la Casa Rosada, que las cosas cambiaron. Y hoy los jefes del PJ se cuelgan esa medalla.

Aunque recelosos, el kirchnerismo y La Cámpora debieron aceptar el nombramiento y resignarse a un posible reacomodamiento de fichas que podría dejar al hombre del Frente Renovador en una posición expectante para 2023 (en caso de que le vaya bien).

Visto bueno de los gobernadores

Alberto Fernández y Juan manzur, con gobernadores el miércoles en Casa Rosada, cuando le pidieron medidas urgentes al gobierno para calmar a los mercados..jfif
Los gobernadores, el miércoles último con Alberto Fernández en la Casa Rosada. (Foto: oficial)

Los gobernadores, el miércoles último con Alberto Fernández en la Casa Rosada. (Foto: oficial)

Luego del “ultimátum” que le habían puesto a Alberto Fernández la semana pasada, ahora los gobernadores están satisfechos. “En todos hay mucha preocupación por la situación económica, y no hay nadie que esté en contra de lo que se decidió”, confió ante A24.com el colaborador de uno de los mandatarios que estuvo en ese road trip de reuniones.

En los jefes del PJ “hay bastante esperanza en que las cosas mejoren y se estabilicen”, amplió la fuente, que agregó que, en estos momentos, la figura de Massa es definida como la “salida” que tiene el peronismo para que la situación económica se recomponga.

Incluso algunos de ellos tuvieron la posibilidad de hablar con el superministro en las últimas horas, que fueron frenéticas porque, como ya contó este portal, el tigrense está abocado al armado de su equipo, que presentará en los próximos días, y a la definición de las primeras medidas.

¿Cómo lo notaron? “Súper entusiasmado y bien”, dijeron ante este portal desde una de las provincias del norte, donde ratificaron lo obvio para una personalidad como la de Massa: “Está con toda la intención de jugar a todo o nada para que le vaya bien”.

El significado de la llegada de Massa

Más muestras de apoyo para Sergio Massa: la UOCRA se comprometió "a acompañar en esta nueva etapa"
Massa reúne apoyos. (Foto: Télam)

Massa reúne apoyos. (Foto: Télam)

El ingreso de Massa oxigena al Gobierno y abre una suerte de “segundo tiempo” antes de que empiece el tiempo (electoral) de descuento. Por eso muchos dirigentes del PJ del interior se atreven a esbozar críticas que antes callaban.

Ahora que el tigrense tendrá bajo su órbita los ministerios de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Ganadería y Pesca, el peronismo le reprocha a la administración de Alberto que “siempre le faltó una mirada global”.

“Al haber estado todo muy segmentado y fraccionado, y que cada ministerio tuviera 2 ó 3 líneas, era muy complicado llevar adelante políticas más o menos acordadas”, se quejan, con las expectativas renovadas.

Es música para los oídos de los gobernadores que Massa busque “tomar la línea económica y de producción”, dos carteras que antes controlaba el albertismo (con los ya eyectados Martín Guzmán y Matías Kulfas, respectivamente).

Alberto Fernández junto a Sergio Massa se reunieron este viernes en la residencia de Olivos para reorganizar el gabinete nacional..jfif
Alberto, en la primera foto con Massa como designado

Alberto, en la primera foto con Massa como designado "superministro".

También se entusiasman porque saben que el nuevo superministro “va a jugar a todo o nada”. Y lo elogian con nuevas críticas a lo que fue la gestión de la Casa Rosada hasta el momento: “Sergio conoce, sabe, tiene trato con todos los sectores, es serio y va a comunicar bien, todos problemas que el Gobierno se cansó de tener”.

La leyenda de la bala de plata

Ministerio de Economía

Contrariamente a lo que podría pensarse, los gobernadores del PJ no le escapan a las posiciones extremas sobre lo que significa el ingreso de Massa a la posición máxima de poder en Argentina.

“Si fuera la bala de plata, como se dice, es porque acierta, entonces me gustaría que así sea”, admitió un senador nacional de una de las provincias que controla el PJ.

Según esa lectura, “con los tiempos que le quedan al Gobierno, si quiere terminar más o menos honrosamente y tener alguna posibilidad electoral en 2023, le tiene que ir bien. Si no, no va a pasar ninguna de estas dos cosas”. Simple.

“La cosa está horrible, la gente está muy enojada. Hay que controlar la inflación y los precios relativos”: con ese diagnóstico, que no debería sorprender a nadie, los gobernadores se habían presentado la semana pasada ante el Presidente.

La Cámpora prefiere esperar

WhatsApp Image 2022-06-10 at 3.40.33 PM.jpeg
Máximo Kirchner se mantiene en silencio.

Máximo Kirchner se mantiene en silencio.

En el kirchnerismo, más confinado que nunca al poderoso reducto de la provincia de Buenos Aires, prefieren esperar y ver, en lo que a esta altura ya parece un vínculo por necesidad propio de los tiempos de la Guerra Fría.

De todos modos, el Frente de Todos bonaerense había contribuido al operativo clamor de la semana pasada con la manifestación pública de Martín Insaurralde, jefe de Gabinete de Axel Kicillof y aliado de Máximo Kirchner, quien reclamó a viva voz la incorporación del tigrense al Gobierno así como en su momento había pedido el PJ provincial para el jefe de La Cámpora.

Massa e Insaurralde tienen un largo camino juntos: adversarios en las elecciones legislativas de 2013 -uno por el Frente Renovador y el otro por el Frente para la Victoria, respectivamente-, estuvieron luego a punto de sellar una suerte de alianza poskirchnerista. No ocurrió.

Después, en tiempos de María Eugenia Vidal, ambos colaboraron con la gobernabilidad de Cambiemos en la Legislatura.

Máximo Kirchner y Martín Insaurralde
Socios. Máximo Kirchner y Martín Insaurralde.

Socios. Máximo Kirchner y Martín Insaurralde.

Ahora el mapa cambió y las posiciones de cada jugador son más claras. Pero el kirchnerismo duro sigue aferrado a su dogma.

“No hay mucho para decir”, respondieron ante A24.com desde uno de los municipios K de la populosa zona sur del conurbano. Nunca hubo buena relación entre La Cámpora y el Frente Renovador. Es más: hasta el 2019 fueron rivales. Hoy les toca enderezar la economía juntos.

s