Producción

Fiebre aftosa: hay dudas sobre la campaña de vacunación y advierten que la Argentina podría perder exportaciones

Asociaciones veterinarias denuncian una campaña en contra de la vacunación que podría llevar a que la Argentina pierda su status de "país libre de aftosa". ¿Hay un problema de costos?

Fiebre aftosa: La importancia de sostener la vacunación

Fiebre aftosa: La importancia de sostener la vacunación

Productores brasileños decidieron dejar de vacunar contra la aftosa. En la Argentina, una ola de rumores encendió las alarmas cuando algunos productores minoritarios decidieron imitar el ejemplo, aduciendo que las vacunas están muy caras.

Esto generó preocupación en una parte del sector exportador, aduciendo que la vacunación es fundamental para que se pueda seguir exportando carne vacuna argentina. Recordatorio: la Argentina fue declarada país libre de aftosa en 1995 y se dejó de vacunar. Pero en 2001 volvieron a aparecer casos y muchos mercados decidieron prohibir el ingreso de carne argentina.

La recuperación de esos mercados fue lenta: en 2003 abrió la mayoría pero algunos siguieron cerrados 14 años después.

Las cámaras vinculadas al sector volvieron a insistir en que es importante vacunar. Lo mismo hicieron desde la industria veterinaria.

En nuestro país existe un plan nacional de vacunación donde se vacuna dos veces al año a la totalidad del rodeo bovino, pero con una particularidad única en la región y que es un ejemplo a nivel mundial. La vacunación se ejecuta bajo un sistema de fundaciones de productores, entes sanitarios y en menor medida veterinarias; que compran la vacuna a los laboratorios y realizan la aplicación, asegurando en un tiempo acotado una cobertura vacunal muy eficaz, algo que en sanidad es muy importante”, aclararon.

Dudas por los precios de las vacunas

Aftosa.jpg

Una queja frecuente entre los productores (y que sería una de las causas de que algunos piensen en restringir la vacunación) tiene que ver con el precio de esas vacunas. Los laboratorios nacionales se hicieron eco de esta preocupación, y aclararon que esa suba de precios tiene que ver con el contexto de incertidumbre del país.

“La vacuna que hoy se está aplicando en la primera campaña de 2024 fue vendida por los laboratorios mayormente entre noviembre y enero a 550 pesos aproximadamente, con un dólar que para la cobranza (promedio 40 días de plazo) estuvo alrededor de los 850 pesos (USD 0.65); que de ninguna manera es 5 veces más que otros países de la región”, aclaran ante la consulta periodística.

“Lógicamente para asegurar la reposición en un contexto de alta inflación, los entes sanitarios y fundaciones facturan la vacuna con el precio de reposición que los laboratorios anuncian previo al inicio de la campaña”, explican. Como la vacuna la aplican entidades sin fines de lucro, no pueden hacer especulaciones con el dinero ni inversiones financieras.

“Pero de ninguna manera es ese el valor que los laboratorios recibimos por la vacuna que se está aplicando en ese momento”, dicen desde la industria de los laboratorios nacionales. Por otro lado, explicaron que entre enero de 2019 y junio de 2024 se proyecta una inflación del 2892%, mientras que el precio de la vacuna creció 3663% (229 puntos por debajo de la inflación).

Algunas voces gubernamentales advierten sobre la posibilidad de abrir la importación de vacunas para bajar el costo de la vacunación.

También en el Congreso se presentó un proyecto para abrir la vacunación: “El presente proyecto de resolución tiene como objeto solicitar al Poder Ejecutivo Nacional y al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria SENASA a los fines de que hagan cumplir la Ley N°24.305, específicamente su artículo N°11 tendiente a autorizar la importación de vacuna antiaftosa procedente de terceros países”, apunta el texto encabezado por el diputado Martín Ardohain.

Sin embargo, entidades agropecuarias -fundamentalmente de veterinarios- advierten que esto podría poner en jaque la vacunación en la Argentina (solo 30 laboratorios en el mundo fabrican) al ahogar a la industria local.

Un debate que sigue abierto.

Se habló de