Los “hitos” de Luis Barrionuevo, que asumió formalmente como interventor del PJ
PJIntervenido

Los “hitos” de Luis Barrionuevo, que asumió formalmente como interventor del PJ

76 años, jefe del Sindicato de Gastronómicos desde el regreso de la democracia y un hombre sin filtro. Luis Barrionuevo representa el modelo de gremialista a la vieja usanza, que habla sin medir las consecuencias y no le teme a la caricatura. Usa camperas de cuero, se come las “eses” y "atiende" a quien se le presente, desde Jorge Lanata a la memoria de Néstor Kirchner. Sorpresivamente, la jueza María Servini de Cubría lo nombró interventor del PJ y este jueves asumió formalmente sus funciones.

Estos son algunos de los tantos hitos de su larga carrera como político y sindicalista:

“Tenemos que dejar de robar, por lo menos, por dos años”

Era el nacimiento del fervor menemista. En 1990, Barrionuevo fue a Tiempo Nuevo, con Bernardo Neustadt, e hizo una curiosa propuesta para la recuperación del país.

Es que, después de haberse definido como “recontralcahuete de Menem", el hombre había tenido su recompensa: el entonces presidente lo había designado en el Poder Ejecutivo con el cargo de jefe del Instituto Nacional de Obras Sociales (INOS).

La áspera entrevista con Lanata

Tampoco tuvo medias tintas con Jorge Lanata. "Es un puto" y "Te hago el trámite si me das el peaje", algunas de las frases que dejó el cruce antológico de 2002.

Quema de urnas

En 2003, una patota quemó urnas durante la elección a gobernador de Catamarca en repudio al supuesto intento de proscripción de Barrionuevo, que era candidato. Carlos Kunkel se lo recordó hace unos años a su esposa, Graciela Camaño, y no le fue muy bien. "Nunca más jodió", le reconoció el marido.

Contra Néstor Kirchner

Sin haber estado ni un día en el kirchnerismo, tampoco dudó en pasar por su prisma, en 2014, la memoria del ex presidente Néstor Kirchner. "Era un avaro que se cagó muriendo", dijo en radio. Sutil.

La relación con Macri y el triunvirato de la CGT

Con bajo perfil, Barrionuevo forjó una alianza política con Mauricio Macri hasta bien entrado el gobierno de Cambiemos. De hecho, su designación en el PJ agitó los fantasmas de colaboración con el oficialismo. Pero en el Gobierno se desligan de la decisión de Servini.

Por su postura frente al kirchnerismo, además, mantuvo una relación fluctuante con Hugo Moyano y comandó, desde 2008, su propia CGT, la Azul y Blanca. Recién después de que el camionero rompiera con Cristina, los lazos sindicales se juntaron y en 2016 nació el triunvirato cegetista, que ahora volvió a la dispersión.

La cola del león

Sin reparos, en enero de este año hizo una defensa corporativa del gremialismo, después de la detención del jefe de la UOCRA Juan Pablo "Pata" Medina en La Plata. "Ojo cuando se quiere atacar al sindicalismo. Lo han atacado los militares, Alfonsín y De La Rúa. Cuidado, no sigan pisando la cola al león", tiró. Claro como el agua.

El "piberío" del PJ

Sus primeras designaciones para el Consejo Nacional del PJ fueron Julio Bárbaro como "coordinador de equipos políticos" y Carlos Campolongo como "vocero". El trasvasamiento generacional.