Poder Judicial

Mauricio Macri y Maria Eugenia Vidal quedaron en la mira de la justicia por la Causa Gestapo

"Pata" Medina celebra el fallo y el PRO acusa al kirchnerismo de buscar su impunidad. Detalles de los primeros procesamientos y el futuro del caso. ¿Por qué el juez Kreplak rechazó enviar el expediente a Comodoro Py?
Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
Gestapo Bonaerense. Un video que expuso una reunión de la que participaron exfuncionarios del gobierno de Maria Eugenia Vidal

"Gestapo Bonaerense". Un video que expuso una reunión de la que participaron exfuncionarios del gobierno de Maria Eugenia Vidal, de la AFI y empresarios, con el aparente propósito de coordinar acciones para desbaratar una red de corrupción sindical.

Por ahora son 7 los procesados por presunto espionaje ilegal y prevaricato en la causa denominada “Gestapo”. Todos están sospechados de desarrollar tareas de investigación criminal sobre el sindicalista Juan Pablo “Pata” Medina sin que existiera requerimiento judicial, y de diseñar una estrategia para llevarlo a juicio.

En el mismo dictamen, el juez federal de La Plata, Ernesto Kreplak anticipó que continuará poniendo la atención “en los niveles superiores de los gobiernos nacional y provincial y que, asimismo, podrían encontrarse involucrados otros miembros de esos gabinetes”.

De este modo, el magistrado abrió la puerta a profundizar la pesquisa sobre Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, y aclaró que “existen elementos que indican la necesidad de profundizar la investigación respecto de las autoridades superiores de la Agencia Federal de Inteligencia al momento de los hechos” y “las autoridades judiciales y del ministerio público fiscal cuyo obrar ha sido considerado relevante”.

Por su parte, el abogado querellante y defensor de “Pata” Medina, Cesar Albarracin, le dijo a A24.com que el fallo “analiza con claridad los hechos acreditados, y los documentos y registros que muestran el modo en que actuaron para armar la causa contra su cliente”.

Además, celebró que se haya tomado en cuenta el delito de prevaricato, pues para el sindicalista podría ser clave para reclamar que se anule el juicio en su contra por asociación ilícita, lavado de dinero y extorsión.

Desde el PRO de la provincia de Buenos Aires repudiaron el procesamiento a dirigentes de su partido, y opinaron que este fallo demuestra que el kirchnerismo busca la impunidad. Sostuvieron que “a quien durante años paralizó el crecimiento de la Capital provincial con amenazas, extorsiones y pedidos de coimas, lo transforman en víctima, y a los funcionarios que se abocaron a escuchar los problemas de los vecinos, en victimarios”.

Detalles de los primeros procesamientos y el futuro del caso

El juez federal Ernesto Kreplak procesó sin prisión preventiva y trabó embargo por 10 millones de pesos al ex ministro de trabajo bonaerense Marcelo Villegas, al exsubsecretario de justicia provincial Adrián Grassi, al intendente de La Plata Julio Garro, al legislador de Juntos por el Cambio Juan Pablo Allan, y a los exespias Dario Biorci, Juan Sebastian Destefano y Diego Dalmau Pereyra. Sus abogados defensores tienen plazo hasta el martes para apelar esta decisión.

Por otra parte, el magistrado declaró la falta de mérito respecto del ex ministro Roberto Gigante, y los empresarios Marcelo Jaworski, Ricardo Alconada Magliano, Guillermo Moretto, Jorge Oscar Del Río, Fabian Rolando Cusini y Bernardo Zaslascky.

En esta primera etapa del expediente, los procedimientos apuntaron a desentrañar la denuncia formulada por la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia, Cristina Caamaño, quien entregó a la justicia archivos audiovisuales “en los que se observa, en principio, que el día 15 de junio de 2017 se mantuvo una reunión en la que participaron los imputados”.

Se trata del difundido video en donde Villegas expuso que le gustaría contar con una "Gestapo" para perseguir a aquellos sindicalistas con los que los empresarios manifestaban tener problemas.

Según expresa el fallo, durante ese encuentro se instó a los empresarios presentes a que formularan denuncias contra los aprietes de Medina. En los fundamentos describe que “los datos agregados a la causa permiten sostener que durante los primeros meses del año 2017 comenzó a gestarse la decisión, en los niveles superiores de los gobiernos nacional y provincial, de llevar a cabo una estrategia orientada a involucrar en procesos penales a dirigentes de U.O.C.R.A. Seccional La Plata”.

La hipótesis del juez sostiene que la cuestión de la UOCRA ya venía tratándose previamente en Casa Rosada y en la sede de la AFI. Destaca que “el propio imputado Villegas hizo referencia en su descargo –con lujo de detalles- a la reunión llevada a cabo el 4/5/17 en Casa Rosada”, aunque sostuvo que el tratamiento del asunto "no discurrió por senderos delictivos".

El exministro de Vidal detalló que en esa ocasión estuvieron presentes “el propio presidente de la Nación, ingeniero Mauricio Macri, la ministra Patricia Bullrich (Seguridad), el ministro Germán Garavano (Justicia), el ministro Jorge Triaca (Trabajo), el ministro Guillermo Dietrich (Transporte) y el señor Gustavo Arribas (Agencia Federal de Inteligencia)".

El dictamen describe otro encuentro en mayo de ese año mantenido entre Villegas, Gigante y el titular de la U.O.C.R.A., Gerardo Martínez.

También señala que el periodista Hugo Alconada Mon, al declarar como testigo, puntualizó que Gerardo Martinez mantuvo contactos “con la entonces gobernadora, María Eugenia Vidal, y luego con el presidente Maurcio Macri, en los cuales se habría hablado acerca de la posibilidad de “avanzar contra Juan Pablo Medina”.

Para Kreplak “la sucesión de estas reuniones y otras comunicaciones son evidencia del “accionar coordinado en el desarrollo de la estrategia que había sido puesta en marcha, por parte de funcionarios de los gobiernos nacional, provincial y municipal".

Sobre el evento en el Bapro escribió que resulta evidente el carácter secreto que pretendió dársele, “lo que da lugar a suponer que, al menos quienes organizaron el encuentro, sabían del carácter ilícito de algunas de las cuestiones que allí se tratarían”.

El juez menciona que el “personal de la Agencia Federal de Inteligencia, ya se encontraba en el lugar, a la espera de la entrada de los demás convocados, lo que resulta ser un primer indicio en el sentido de que los nombrados oficiaron como anfitriones”.

En un momento, Villegas sacó un papel de su portafolio en el cual – según indicó- obraba un extracto de las situaciones planteadas con distintos actores de la actividad constructiva y resaltó las siguientes palabras “coacción, amenazas, extorsión, apriete, comportamiento delictivo, pérdida de inversión…hostigamiento, violencia y vandalismo”. Posteriormente, indicó: “yo rescaté esas 10 o 12 palabras, o conjunto de palabras que creo que son las que debieran estar en las notas. Ustedes ven cómo las utilizan o en dónde las ponen, pero son las que debieran estar en las notas que ustedes nos presenten”.

En otro apartado el magistrado remarcó que el ingreso de Villegas a la sede de la AFI el 31/7/17, adquiere especial relevancia si se tiene en cuenta que ese día se inició la causa contra Medina en el Juzgado Federal de Quilmes.

La causa por ahora se queda en La Plata

El juez federal Ernesto Kreplac rechazó enviar la causa Gestapo a los Tribunales de Comodoro Py, porque consideró que los hechos que se investigan se enmarcan en presuntas actividades de inteligencia ilegal en la UOCRA platense.

En su dictamen destacó “que no influye que muchos de los funcionarios imputados en el expediente se desempeñaran en Capital Federal, ni que las órdenes hayan surgido de una oficina en sede porteña”.

s