Endeudamiento

Mientras Alberto Fernández está en Roma, Máximo Kirchner habló de la deuda con el FMI

El diputado nacional del Frente de Todos reclamó "el mayor tiempo posible" para que Argentina afronte su deuda con el organismo internacional y criticó a Mauricio Macri.
Mientras el Presidente está en Roma

Mientras el Presidente está en Roma, Máximo Kirchner habló de la deuda con el FMI.

El jefe del bloque del Frente de Todos (FdT) en Diputados, Máximo Kirchner, advirtió que la Argentina necesita "un cambio de mirada del Fondo Monetario" que permita que el país tenga "el mayor tiempo posible" para afrontar su deuda con el organismo, y en paralelo acusó a Mauricio Macri por "habernos devuelto a una discusión que habíamos saldado en 2005".

Kirchner consideró que "es importante que el organismo internacional cambie su mirada y le brinde a los argentinos y argentinas el mayor tiempo posible" para pagar el "enorme" endeudamiento que "contrajo Macri", remarcó el diputado, tras lo cual exhortó a la dirigencia a "dar ese debate con madurez".

En una entrevista concedida a El Destape Radio, el titular de la bancada del FdT enfatizó que, junto a la recuperación del predio de la ESMA, la política de desendeudamiento fue, según su análisis, "la medida más importante" que tomó el Gobierno del expresidente Néstor Kirchner.

Kirchner hizo estas declaraciones mientras el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y otros funcionarios nacionales se encuentran en Roma, Italia, donde tiene lugar la cumbre del G20.

Allí, Fernández y Guzmán se reunieron esta tarde con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en lo que calificaron como un encuentro "bueno" para avanzar en las negociaciones por la deuda externa.

"La política de desendeudamiento que se continuó hasta diciembre de 2015 es muy importante porque es la que permite destinar recursos a nuestros ciudadanos y eso genera, si se gestiona bien, mayor calidad de vida, no sólo materiales sino a la hora de pensar en invertir en educación, vivienda, cloacas, impacta en todo", aseveró Kirchner.

Y agregó que esa política de desendeudamiento, convertida desde entonces en una de las marcas de identidad del kirchnerismo, "permitió que el FMI no fuera más acreedor de Argentina y no tenga más injerencia en sus políticas públicas".

"Ese ha sido uno de los grandes daños del macrismo. Nos ha devuelto a una discusión que habíamos saldado en 2005, que es la de que el FMI no era más acreedor de la Argentina y no tenía más injerencia en sus políticas", enfatizó.

Por ello, añadió, "la Argentina necesita tiempo para afrontar la enorme deuda que contrajo Macri y que, además, dilapidó".

"Necesitamos un cambio de mirada del Fondo Monetario para contar con la mayor cantidad de tiempo posible, y que pueden alejarse un poco de las reglas, porque a la hora de prestar no cumplieron con las mismas", argumentó Kirchner.

De ese modo se refirió al incumplimiento de sus propias reglas por parte del organismo, que en junio de 2018 desatendió algunos de sus criterios para responder con una cifra récord al pedido de auxilio financiero solicitado por el Gobierno de Macri.

"Entonces, cuando se ponen tan reglamentistas, uno piensa que hubiera sido bueno que lo hicieran a la hora de prestarle fueron ellos los que tomaron esta deuda", exigió.

Se habló de
s