icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Las mil caras del peronismo en el acto de Alberto y Cristina por el 17 de octubre (con algunas ausencias)

Las mil caras del peronismo en el acto de Alberto y Cristina por el 17 de octubre (con algunas ausencias)
PJ_acto_La_Pampa

En la recta final para las elecciones, Alberto Fernández y Cristina Kirchner tuvieron su acto del peronismo reunificado por el 17 de Octubre. A diferencia de años anteriores, esta vez sí tenían motivos para festejar. El primero: la "unidad", una consigna que de tan declamada se había vuelto vacía, esta vez es real; y, cómo obviarlo, el caudal de votos obtenidos en las PASO, esa sustancia que mantiene el engranaje del (nuevo) peronismo y que podría incluso incrementarse el domingo 27.

Como lo físico tiene tanto peso como lo simbólico, un breve repaso de lo que significó cada presencia (y ausencia) en La Pampa:

Alberto Fernández. Llegó sobre la hora, como una estrella de rock. Arribó al aeropuerto de Santa Rosa cerca de las 16, cuando la primera plana peronista ya lo esperaba en el predio Laguna Don Tomás, donde se hizo el acto. Bajó en el hangar del aeropuerto, acompañado por Axel Kicillof y Felipe Solá, que se sumaron a su troupe habitual. Fue recibido por Sergio Ziliotto, el gobernador electo. Aunque tenía una agenda armada para ese día, canceló todo y apareció sobre la hora.

Cristina Kirchner. Había llegado la noche anterior y se alojó en el hotel Mercure. Fue recibida por el gobernador Carlos Verna; el intendente electo de Santa Rosa, Luciano Di Napoli, y la camporista María Luz Alonso. Hasta el momento del acto estuvo encerrada en su hotel, donde el peronismo montó una suerte de "previa" en el hall con gobernadores, dirigentes y sindicalistas (y periodistas).

Sergio Massa. Estuvo "ausente con aviso", como él mismo reconoció. No viajó para acompañar la recuperación de su esposa Malena.

Carlos Verna. Fue el anfitrión. Es el gobernador saliente pero conserva su ascendencia sobre el peronismo. Antes del acto encabezó un ágape en la Casa de Gobierno con sus pares que iban llegando, además de diputados y referentes. En su discurso, recordó el proceso de unidad de La Pampa, que en el kirchnerismo es visto como el fenómeno que dio el "puntapie inicial" para la unidad mayor. Fue en febrero, en la primera de las elecciones desdobladas del año electoral.

Sergio Ziliotto. Mandatario electo, está más cerca de Alberto que de Cristina. Ofició de "embajador" para los visitantes y se prepara para compartir responsabilidades con Alberto Fernández.

Axel Kicillof. Viajó con Alberto Fernández. No le tocó ser orador, así que mantuvo un perfil bajo. Pero no pudo contener a las seguidoras que lo buscan permanentemente para saludarlo y sacarse fotos.

Felipe Solá. Si Ziliotto es el representante de La Pampa en el peronismo reunificado, Solá ya se mueve a todos lados con Alberto como el potencial canciller. Bajó del avión con él y atiende distintas demandas.

José Luis Gioja. Considerado uno de los factotums de la unidad como presidente del PJ.

Alberto Rodríguez Saá. Ídem. Al gobernador puntano le hicieron una mención especial en el acto. Fue uno de los primeros que el año pasado agitó la proclama del "Hay 2019", cuando lo que no había era unidad.

Juan Manzur. Fue como gobernador de Tucumán y como pieza clave del armado que piensa el candidato presidencial.

Sergio Uñac. El gobernador de San Juan mantuvo un considerable perfil bajo. Otro que está más cerca de Alberto que de Cristina.

Sergio Casas. El mandatario riojano fue por convicción pero también porque podría necesitar ayuda. Tiene la elección abierta en su provincia (son el 27) y no todas las chances de victoria para su candidato, Ricardo Quintela.

Daniel Scioli. Es el nuevo "invitado de honor" de Alberto a partir de la reivindicación del debate de 2015.

Mariano Arcioni. El madamás chiubutense también necesita un espaldarazo por la situación en su provincia. Cuando mencionaron su nombre hubo abucheos.

Pablo González. El vice de Santa Cruz fue en representación de Alicia Kirchner.

Héctor Daer. El sindicalista que más chance tiene de convertirse en ministro de Trabajo. Si no, será el enlace del nuevo gobierno con el movimiento obrero.

Carlos Caserio. Es el engranaje que sostiene el apoyo de (parte) del peronismo cordobés a la fórmula Fernández-Fernández. Algunos en el PJ dicen que no hace nada sin el aval de Juan Schiaretti.

Anabel Fernández Sagasti. Después de la derrota en Mendoza, la senadora fue reivindicada por la primera plana del Frente de Todos.

Víctor Santamaría: Se fue antes de que empezara el acto.

Verónica Magario. No fue por las inundaciones en La Matanza. Lo mismo que Fernando Espinoza.

La organización. Deficiente. Sin conectividad ni instalaciones para que los periodistas pudieran trabajar. "Como todo lo que organiza La Cámpora", deslizó, por lo bajo, un peronista que prefiere mudarse de vereda.

por Nicolás Poggi @PoggiNico
En esta nota:
SUBIR

NWS

Ovación

Show