Lavado de dinero

Pandora Papers: la plata negra de la familia Grondona en la mira

La investigación por el FIFAGate ya había anticipado la trama secreta del dinero de los Grondona. Ahora los Pandora Papers muestra una sociedad familiar en Belice para recibir la herencia de su padre. Qué pasa con la investigación en Argentina.
Facundo Pastor
por Facundo Pastor |
Julio Grondona

Julio Grondona, investigado por las coimas del FIFA Gate. Ahora su hijo también figura en los Pandora Papers.

El reciente escándalo de los Pandora Papers vuelve a poner en el centro de la escena a personajes ligados a entramados financieros opacos con dinero de difícil justificación. Uno de ellos es Humberto Grondona, más conocido en el mundo del fútbol como “Humbertito”.

El hijo mayor de quien fuera presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) durante 35 años, Julio Grondona, aparece en el listado del escándalo. Su nombre y apellido figura entre los investigados por un grupo de periodistas nucleados en el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Grondona surge como único beneficiario de una sociedad creada en Belice para recibir dinero de la herencia de su padre y de “negocios familiares”. La empresa fue inscrita en diciembre de 2014, seis meses después de la muerte del dirigente argentino. La fortuna del expresidente de la AFA y exvicepresidente de la FIFA sigue bajo la lupa tanto de la justicia argentina como de Estados Unidos, en el marco del llamado FIFAgate.

Qué pasa con la investigación de los Pandora Papers en Argentina

En las últimas horas, la AFIP confirmó que evaluará si los mencionados en el capítulo argentino de los Pandora Papers utilizaron estructuras offshore para eludir o evadir impuestos. El comunicado, al que tuvo acceso A24.com, indica que: “las áreas de fiscalización analizarán la información sobre los entramados societarios reportados por distintos medios de comunicación, que tendrían como beneficiarios finales a residentes argentinos, con el objetivo de evaluar si dichas estructuras fueron utilizadas como vehículos para eludir regulaciones, ocultar información y/o evadir el pago de impuestos”.

En 2018, en el libro “El gran Arrepentido de la mafia del fútbol”, revelé detalles jamás contados del dinero que se le pagó a Grondona cuando estaba en la cresta del poder.

Vale repasar algunos fragmentos:

  • “El titular de la AFA fue beneficiado con pagos clandestinos 'desde 2005 hasta su fallecimiento en julio de 2014'. Cobraba sobornos por todo concepto: 'los partidos amistosos de la Selección argentina, los de Eliminatorias para los Mundiales, los de la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana'. Siempre para garantizar la exclusividad de los derechos de Torneos ante la Conmebol y la FIFA, tarea que se cumplía a la perfección”.
  • “Un año antes de la muerte de Grondona sucedió algo extraordinario. La cifra de los pagos secretos se incrementó sin motivo alguno. Y esas coimas anuales pasaron a ser montos extravagantes. En el año 2013, según el 'diario de coimas' de Eladio, Grondona recibió 4.575.000 dólares. Después de coordinar la entrega billete por billete, Eladio escribió en sus apuntes clandestinos los detalles de la operación.
  • "Entrega en efectivo al 'Papa'".
  • “Para enmascarar las coimas y que nadie relacione esa operación con Grondona, creó una empresa fantasma llamada FPT Sports S.A. Primero operó con el banco Credit Suisse, y más tarde, como una suerte de resguardo, movió todo el dinero depositado hacia el Julius Baer, el banco donde Arzuaga trabajó hasta el año 2015.
  • Las transferencias que hacían a esas cuentas se escondían como ´servicios de consultoría´, y cada mes el titular de la AFA exigía un reporte de los movimientos bancarios. Así Arzuaga llevaba un registro de cada pago ilegal y asentaba cada paso con palabras que pocos lograban decodificar: ´Banco Julius Cta. Nro. 2 de FPT (papa)´”.

Por nuestro país, en la investigación de los Pandora Papers participaron Hugo Alconada Mon y Maia Jastreblansky (La Nación), Iván Ruiz, Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli (Infobae) y Emilia Delfino (elDiarioAr).

Se habló de
s