Emprendedores

Agua o piedra: cómo las PyMES deben tomar sus decisiones

Hoy es tiempo de agilidad, no se necesitan estructuras duras. Los empresarios deberían dejar fluir y navegar en ríos llenos de desafíos por superar.
German Visciarelli
por German Visciarelli |
Los empresrios PyMES deben pensar con fluidez. Tomar decisiones estratégicas y evitar imponer decisiones por la fuerza.

Los empresrios PyMES deben pensar con fluidez. Tomar decisiones estratégicas y evitar imponer decisiones por la fuerza.

Leyendo el libro AltaNeraNegra de Evelina Cabrera, casi en el tramo final, me encontré con este concepto que me parece interesante compartir con los empresarios PyMES:

Hay lugares a los que no hay que lanzarse como una piedra, hay que entrar como el agua. La piedra cae y se queda sola, en el mismo lugar. Es una piedra más. Tal vez hasta se rompa en la caída. El agua se mete en todos lados, se filtra en lugares imposibles, entra por las fisuras. Aunque sea un hilito, el agua ocupa cada hueco hasta que un día está en todas partes, y ¡crac!, rompe estructuras que parecían muy fuertes, inamovibles. Ya no le tengo miedo al agua. Soy el agua”.

Esto, que puede ser una frase al pasar, me hizo pensar en la fluidez de las PyMES y en cómo se toman las decisiones: con estrategia o con fuerza.

La fuerza a veces es como los enojos, y el que se enoja pierde. En cambio, el que persevera, gota a gota, logra lo que busca.

Es la perseverancia y el no quedarnos quietos lo que nos lleva a conseguir logros.

Dicen que el tiempo todo lo logra, y tomo al agua como un claro ejemplo sobre cómo generar un abrazo a un objetivo, de empaparnos para lograr algo. Hoy es tiempo de agilidad y no puedo evitar hacer un paralelismo entre el agua y ser ágil o quedar estancado, como las piedras que con el tiempo se erosionan (y se vuelven obsoletas).

Dejemos atrás las organizaciones duras y empapémonos de todo lo que pasa en nuestras empresas para transformarlas y navegar en ríos llenos de desafíos.

Los invito a pensar hacia dónde quieren ir y fluir. Después de todo, el sol seca el agua y nos deja listos para seguir.

-

Últimas Noticias