Casos de éxito

Emprendedores: la historia Marcos Aldazabal: cómo creó "Emplatame" y "Palta", sus dos franquicias más exitosas

El emprendedor gastronómico que se focalizó en comercializar alimentos gourmet explicó cómo nacieron sus proyectos. Cuánto se necesita de inversión inicial y en cuánto tiempo se recupera.

Emprendedor: Nuestro objetivo es brindar a los clientes un alimento rico y rápido. Vendemos tiempo para generar momentos únicos

Emprendedor: "Nuestro objetivo es brindar a los clientes un alimento rico y rápido. Vendemos tiempo para generar momentos únicos", contó Marcos Aldazabal. (Foto M. A. Emplatame)

En 2020, mientras la humanidad sufría las primeras consecuencias de una pandemia que duraría dos años, Marcos Aldazabal vio una oportunidad para satisfacer las demandas de sus clientes y crear una solución superadora en el mundo de la gastronomía.

En ese momento, el emprendedor generó un negocio que redundó en la puesta en marcha de dos franquicias: Emplatame y Palta, con las cuales se centró en la comercialización de alimentos gourmet listos para cocinar.

De esa manera, Emplatame logró llevar la experiencia de la cadena de restaurantes Somos Palta, creada casi una década atrás, a la casa de las personas, durante la emergencia sanitaria por el COVID-19.

"Nos dedicamos a innovar y aprovechar la oportunidad del momento difícil, para girar nuestro rumbo, desafiar lo conocido y salir de la zona de confort. Buscamos estandarizar nuestra producción de manera eficiente, segura, práctica y saludable", contó el creador de la propuesta.

Así nació Emplatame, “una marca que logra una experiencia culinaria e innovadora de excelente calidad con ese sabor que enamora nuestros paladares. Con la técnica sous vide, ofrecemos una mejora saludable, práctica y eficiente", explicó.

Emprendimientos: de la idea a las franquicias

Eventualmente, relató el emprendedor gastronómico, la marca se convirtió en franquicia con locales desde 40 m², con un contrato de 5 años para los franquiciantes y una inversión inicial desde 21.000 dólares, con una facturación anual promedio de $70.000.000.

Asimismo, mencionó, existe Palta, un espacio gastronómico diseñado para que los clientes disfruten intensamente de sus momentos, ya sean de trabajo, amistad, descanso o en familia, en un destino seguro, donde el cliente sabe qué comer, qué clima encontrará, y cómo lo atenderán.

La marca cuenta con 6 locales propios. En Nordelta: Euskal Herria Plaza y Remeros Plaza, Pacheco: En Tortugas Open Mall y Arena Golf, Pilar: Parque Empresarial Austral y Escobar: Temaiken. Mientras que “Emplatame” tiene sus 3 Locales en CABA (Rodríguez Peña y Juncal; Pueyrredón y Arenales; y Juramento y Amenábar).

Cómo surgió la idea de Emplatame

"Emplatame nace en la pandemia como una búsqueda de repetir la experiencia del restaurante en la casa de cada uno de nuestros clientes, un ingrediente principal de nuestra marca que no podíamos disfrutar en ese momento", describió Aldazabal.

"Trabajamos en el cambio y decidimos invertir en la transformación de nuestras cocinas al sistema sous vide, toda una técnica sobre la cual ya veníamos capacitándonos", agregó.

Sobre la pandemia, el emprendedor contó: "La situación nos motivó a aplicar un cambio al 100%, logrando replicar nuestros platos, de forma segura y sin aditivos, para que puedan ser regenerados en tan solo 15 minutos en donde sea".

Además, recordó, "luego de muchas pruebas y trabajo se logró certificar los primeros platos y así comenzamos con la venta online de los productos, empezando a promocionar que se podía comer afuera, pero en casa". Y puntualizó: "Así nació Emplatame, un producto rico y rápido".

El paso de la venta online y el delivery, a tener locales

"Las restricciones en pandemia nos obligaron a incursionar en la venta online; el restaurante tenía que ir a cada casa. Ya no podían visitarnos nuestros clientes. Así que fue todo un desafío superado", dijo Aldazabal.

"Pasada la pandemia, y con esa actitud que nos caracteriza a las PyMEs en búsqueda de la mejora continua, doblamos la apuesta e incorporamos a nuestro menú marcas de primer nivel con las que compartimos la cultura del bajo 0° y que es la mejor forma de conservar alimentos frescos", remarcó.

Y expresó: "Así fue como salimos en búsqueda de puntos de venta donde podíamos mostrar y vender toda la línea de productos que te facilitan la cocina diaria".

En Emplatame, agregó, "encontrarás hasta verduras limpias cortadas para preparar el plato que quieras, logrando ser un aliado de todos a los que nos gusta disfrutar de la buena cocina". En ese sentido, cada local es muy fácil de gestionar, con una inversión inicial de 30 mil dólares y pocos recursos humanos.

"Se recupera la inversión en 14/16 meses, ya que logramos establecer un negocio seguro, rentable y sin riesgos. Hoy un local factura 6.8 millones mensuales con una rentabilidad del 18/20%", aseguró el emprendedor.

La clave que distingue al proyecto gastronómico

Emplatame funciona con el sistema de envasado al vacío con comidas de calidad. "Diría que la diferencia fundamental es lo práctico de nuestro sistema", subrayó el especialista gastronómico.

A su vez, reconoció, "podemos lograr los mismos platos de nuestros restaurantes, suspendiendo la cocción, abatiendo el producto y envasándolo al vacío; para trasladarlo sin conservantes, con el mismo sabor y la práctica regeneración".

Por último, Aldazabal puntualizó que “nuestro objetivo es brindar a los clientes un alimento rico y rápido. Vendemos tiempo para generar momentos únicos".

-

Últimas Noticias