Emprendedores

Hay un enemigo invisible que ataca a las PyMES

No lo ves, pero está ahí. Agazapado, esperando el momento justo para entorpecer el trabajo, generar conflictos y hacerle perder el tiempo a todos. Lo peor no es su invisibilidad, es que tenés que resolverlo urgente.
Gonzalo Otalora
por Gonzalo Otalora |
Uno de los principales desafíos que deben resolver las empresas PyMES son los problemas de comunicación. 

Uno de los principales desafíos que deben resolver las empresas PyMES son los problemas de comunicación. 

Malos entendidos. Están ahí, acechando, tratando de entorpecer el trabajo y generando un clima hostil. Cuidado, porque este enemigo silencioso está erosionando uno de los activos más valiosos que puede tener una empresa: el equipo.

Tengo un caso. El jefe pide un informe al gerente de producción. El informe se elabora. Pasan los días y el informe no llega. El jefe hace el reclamo a la secretaria. La secretaria llama al gerente de producción, éste le envía el informe. Al jefe no le gusta porque tiene un error de diseño. Pide un cambio. La secretaria no encuentra al gerente, para ser más expeditiva, llama a la diseñadora. Se hace el cambio y la diseñadora se lo manda directo al jefe. El jefe hace la devolución y se lo manda a la diseñadora y dice. Está ok.

La diseñadora envía el informe aprobado por el jefe al gerente de producción pero cuando lo ve, dice, este no es el informe.

El gerente de producción llama a la secretaria y ella confundida le pregunta a la diseñadora que, para sacarse las dudas, le pregunta al jefe y el jefe manda un audio: “Me están volviendo loco, pónganse de acuerdo”.

Y así continúa la mañana.

Muchas PyMES y emprendedores atraviesan sus días sin protocolos de comunicación interna. No hay centralización de información, entonces el jefe recibe todos los llamados y se va sacando las cosas de encima.

Sí, el primer problema es el jefe que no sabe decir que no.

En segundo lugar, no tiene un sistema de gestión para vehiculizar y centralizar la comunicación.

Esto genera pérdida de tiempo, malestar en el equipo. El jefe se ofusca, pierde los modos, la gente se ofende y el clima laboral se arruina por un simple problema de comunicación.

Cómo resolver este inconveniente

Mi consejo: si te sentís identificado con esta cadena de errores y malos entendidos, ocupate urgente.

¿Cómo?

Primero: crear un sistema de flujo de información donde se planifique un camino y todos tengan claro en qué instancia participar.

Segundo: sé fiel. Si determinas que una persona haga un tema, seguilo con esa persona y, si otro te pregunta, simplemente responde “eso, seguilo con Roberto”.

¿Por qué es urgente resolver los malos entendidos? Estos micro conflictos, son el anticipo de conflictos más grandes en el equipo.

Es como no ponerle lubricante a los motores, en algún momento se te va a estancar.

Resulta imposible evitar los malos entendidos, lo que sí es necesario evitar es que sea rutina y costumbre trabajar alrededor de confusiones e idas y vueltas innecesarias. Ocupate antes que el enemigo crezca y te coma el día a día de la empresa.

-

Últimas Noticias

s