Mes de la Mujer

La automatización como impulsora de la inclusión financiera de las mujeres en Latinoamérica

Este año, el lema del Día Internacional de la Mujer según la ONU fue “Financiar los derechos de las mujeres para acelerar la igualdad”. Por qué la transformación tecnológica de las instituciones financieras es un paso crucial para un ecosistema más inclusivo y equitativo.

La implementación de tecnología

La implementación de tecnología, políticas de Estado y educación financiera para sectores no bancarizados, pueden allanar el camino de oportunidades para las mujeres. (Foto de Anna Tarazevich - Pexels)

Según estimaciones recientes, el 75% de los países mantendrán los recortes en el gasto público en 2025 debido a los conflictos y al alza de los precios de los combustibles y los alimentos. Esta austeridad repercute negativamente en las mujeres, ya que reduce el gasto público en servicios esenciales, políticas de cuidados y protección social.

La inclusión financiera, como el acceso equitativo a servicios como ahorro, crédito, seguros y pagos, es un factor clave para el empoderamiento social y económico de las personas, porque les proporciona herramientas esenciales para acumular activos, generar ingresos y gestionar riesgos.

Según el Banco Central de la República Argentina (BCRA), en 2023, sólo el 36,4% de las mujeres en Argentina accedió a este tipo de servicios, dejando en evidencia la brecha de género y, por ende, la menor capacidad de independencia económica en comparación con los hombres. Esta brecha representa un costo de oportunidad en el mercado financiero, ya que según un informe de Ernst & Young, para 2028 las mujeres controlarían el 75% del gasto discrecional de los consumidores en todo el mundo.

"Bajo ese panorama, la tecnología en general, y la automatización en particular, son piezas fundamentales a la hora de impulsar la evolución financiera de las mujeres en Argentina y la región, ya que eliminan barreras y agilizan procesos al momento de la evaluación crediticia, proporcionando un acceso al crédito sin subjetividades humanas y con mayor rapidez”, explicó Marina Mero, CMO de SIISA, compañía nacional de tecnología aplicada al mercado financiero.

La tecnología como facilitadora de la inclusión financiera

En este sentido, remarcó la especialista, “la tecnología se presenta como facilitadora de los recursos necesarios para fortalecer la independencia económica de los segmentos no bancarizados, y habilita no solo la inclusión, sino la capacidad de lograr evolucionar en el sistema financiero".

Asimismo, agregó Mero, "la tecnología no sólo facilita, sino que también cataliza el cambio. La transformación tecnológica de las instituciones financieras es un paso crucial para construir un ecosistema más inclusivo y equitativo, ya que puede motivar a la incorporación de políticas de género al ver oportunidades de negocios donde antes no se prestaba atención, por no contar con las herramientas suficientes para incluir clientes de segmentos no bancarizados”.

Productos financieros, tecnologías y trabajo informal

De acuerdo con un informe de la CEPAL, que reporta datos obtenidos en una encuesta realizada en el último trimestre del 2022, el 63,7% de los trabajadores informales solicitaron algún tipo de financiamiento.

Ante esta tendencia, queda claro que existe una demanda de acceso a productos financieros por parte de un sector que suele cumplir con los pagos de préstamos o tarjetas no bancarias. Sin embargo, no posee historial crediticio en el universo de los bancos por diversos motivos, sobre todo por el trabajo informal que no permite la demostración de ingresos.

Al emplear análisis de datos alternativos, implementar motores de automatización de decisiones, y modelos de inteligencia artificial, las empresas financieras pueden evaluar la solvencia crediticia de mujeres sin historial crediticio formal de manera más ágil y sin subjetividad humana.

Además, se vuelve posible crear productos financieros personalizados adaptados a las necesidades específicas de las mujeres, representando más oportunidades de negocios para el mercado financiero.

"Los motores de decisiones ofrecen una oportunidad única para transformar el panorama de la inclusión financiera en Argentina, permitiendo a las instituciones financieras automatizar y hacer más eficientes y rápidos sus procesos de evaluación crediticia”, puntualizó Marina Mero.

En definitiva, disminuir la brecha de género en la inclusión financiera es esencial no solo para lograr la equidad de género, sino también para impulsar un desarrollo económico sostenible.

La implementación efectiva de tecnología, acompañada de políticas de Estado y del sector privado, tales como programas de educación financiera y oportunidades de crédito para sectores no bancarizados, puede allanar el camino hacia un futuro donde las mujeres tengan más oportunidades para liderar y contribuir significativamente al crecimiento económico de la región.

-

Últimas Noticias