Comercio exterior

Por qué la caída de las exportaciones uruguayas puede afectar a las PyMEs argentinas

Reducción de precios en varios productos, causada por una disminución en la demanda de China y un escenario económico desfavorable en las principales economías a nivel mundial. Qué escenario se viene.
Lionel Paredes
por Lionel Paredes |
Puerto de Montevideo

Puerto de Montevideo, Uruguay. (Foto: Archivo)

Las ventas al exterior de bienes en Uruguay durante septiembre ascendieron a 938 millones de dólares, reflejando una disminución del 9% con respecto al mismo mes del año anterior, según datos presentados recientemente.

En el transcurso del año, las exportaciones totalizaron 8.519 millones de dólares, marcando una caída del 18% en comparación con el mismo período de 2022.

Esta disminución en las exportaciones se atribuye principalmente a la reducción de precios en varios productos, causada por una disminución en la demanda de China y un escenario económico desfavorable en las principales economías a nivel mundial.

Además, la reciente sequía impactó negativamente en la producción de soja, uno de los principales bienes exportados. Curiosamente, el arroz ha superado a la soja en el monto total exportado, mostrando un escenario comercial más positivo en este rubro.

En los sectores clave como la soja, la carne vacuna y la celulosa, los precios están en declive, siendo China una fuente de preocupación importante debido a dificultades económicas y la devaluación de su moneda frente al dólar estadounidense.

El fortalecimiento del dólar en el ámbito global también ha ejercido presión sobre los precios internacionales de muchos productos comerciados globalmente.

Exportaciones: el protagonismo de Brasil

En este contexto, Brasil ha emergido como el principal destino de las exportaciones recientemente, aunque China sigue siendo el principal mercado en el acumulado anual.

Sin embargo, si la situación persiste, Brasil y China podrían competir por el primer lugar como destino en un contexto de disminución de exportaciones.

En general, el sector de los agronegocios sigue siendo el líder en exportaciones, con productos lácteos mostrando una resistencia notable, a pesar de una disminución del 7% en la cifra acumulada.

El destino clave para este rubro es Brasil. Asimismo, las exportaciones de vehículos han tenido un buen desempeño en septiembre, aunque muestran una caída del 5% en el acumulado anual.

Es fundamental considerar tanto bienes como servicios al evaluar el desempeño comercial, además de la dinámica de las importaciones, para obtener una imagen completa de la balanza comercial de la región.

En este sentido, el saldo en bienes ha registrado un déficit este año, mientras que en servicios es positivo y mayor que en 2022. En el acumulado de ambos sectores, la balanza comercial se mantiene casi en equilibrio.

A continuación, algunas posibles formas en que esto puede influir en las PyMEs argentinas:

  • Reducción de demanda para productos argentinos: Si las exportaciones uruguayas disminuyen, podría haber una reducción en la demanda de productos argentinos en Uruguay. Las PyMEs argentinas que exportan sus productos a Uruguay pueden experimentar una disminución en sus ventas y, por lo tanto, una reducción en sus ingresos y rentabilidad.
  • Competencia con otros mercados: Con la disminución de las exportaciones uruguayas, es posible que otros países, incluida Argentina, intenten llenar el vacío dejado en el mercado uruguayo. Esto podría aumentar la competencia entre las PyMEs argentinas y las de otros países que buscan aprovechar esta oportunidad.
  • Impacto en precios y competencia global: La baja en los precios de productos clave de exportación uruguaya, como la soja y la carne vacuna, puede afectar los precios globales de estos productos. Si los precios disminuyen, las PyMEs argentinas que producen y exportan productos similares pueden enfrentar presiones para reducir sus precios para mantenerse competitivas en los mercados internacionales.
  • Cambios en destinos de exportación: Si Uruguay redirige sus exportaciones hacia otros destinos, como Brasil, las PyMEs argentinas que exportan productos similares a esos destinos podrían enfrentar una mayor competencia en esos mercados y posiblemente una disminución en su participación en ellos.
  • Impacto en el tipo de cambio y costos de importación: El fortalecimiento del dólar puede afectar los costos de importación para las PyMEs argentinas, que dependen de insumos o componentes importados para su producción. Un dólar fuerte puede aumentar los costos de importación y afectar la rentabilidad de las pymes.

En resumen, la caída de las exportaciones uruguayas puede tener implicaciones directas e indirectas en las PyMEs argentinas, desde cambios en la demanda de sus productos hasta competencia global y presiones en los precios. Las PyMEs necesitarán adaptarse y gestionar cuidadosamente su estrategia comercial y financiera en respuesta a estos cambios en el entorno comercial.

-

Últimas Noticias