Virales

Milagro animal: estuvo 12 horas perdidos en el mar y lo salvaron los delfines

Ruairí McSorely, de 24 años, decidió nadar hasta el faro de la playa, el cual estaba a 9 kilómetros de la costa. Llegó a su destino, pero al regreso tuvo hipotermia y sintió que se desvanecía.
Faltaban todavía unos dos kilómetros cuando se sintió desvanecerse

Faltaban todavía unos dos kilómetros cuando se sintió desvanecerse, pero para su sorpresa apareció una ayuda inesperada: los delfines. Así es, los animales comenzaron a nadar en círculos, de manera que los rescatistas pudieron localizar a Ruairí.

Un hombre de Irlanda decidió entrar a nadar en la playa de Castlegregory, cerca de las 8 de la mañana, pero lo que menos se esperaba es que pasara 12 horas perdido en el mar y que recibiría una ayuda inesperada.

Ruairí McSorely, de 24 años, decidió nadar hasta el faro de la playa, el cual estaba a 9 kilómetros de la costa. Fue así que dejó sus pertenencias en la arena y saltó al agua, sin avisarle a nadie de su idea, contó al diario Irish Independent. "Nadé, nadé y nadé. Pensé que sería una buena manera de desafiarme a mí mismo", relató en otra conversación con The Sun.

Seguido a eso, ya para las 11 de la mañana, un turista que estaba en la playa encontró las pertenencias de McSorely e intuyó que algo malo había pasado, ya que las cosas estaban solas y abandonadas en el lugar, mientras que no se veía a nadie en el lugar.

Delfines.jpg
En algún momento de la travesía, McSorely logró llegar al faro: "Cuando llegué, lo celebré durante unos 20 minutos y después comencé a nadar de regreso", explicó. Durante la vuelta, comenzó a sentirse cada vez más débil, exhausto y con hipotermia.

En algún momento de la travesía, McSorely logró llegar al faro: "Cuando llegué, lo celebré durante unos 20 minutos y después comencé a nadar de regreso", explicó. Durante la vuelta, comenzó a sentirse cada vez más débil, exhausto y con hipotermia.

Esta persona alertó a las autoridades policiales que comenzaron un operativo de búsqueda. Los rescatistas estaban preocupados por las condiciones de luz, debido a la caída de la noche se les complicaría la búsqueda del hombre y el tiempo corría en su contra.

En algún momento de la travesía, McSorely logró llegar al faro: "Cuando llegué, lo celebré durante unos 20 minutos y después comencé a nadar de regreso", explicó. Durante la vuelta, comenzó a sentirse cada vez más débil, exhausto y con hipotermia.

Faltaban todavía unos dos kilómetros cuando se sintió desvanecerse, pero para su sorpresa apareció una ayuda inesperada: los delfines. Así es, los animales comenzaron a nadar en círculos, de manera que los rescatistas pudieron localizar a Ruairí.

Delfines 3.jpg
"Nadé, nadé y nadé. Pensé que sería una buena manera de desafiarme a mí mismo", relató el joven en conversación con The Sun.

"Nadé, nadé y nadé. Pensé que sería una buena manera de desafiarme a mí mismo", relató el joven en conversación con The Sun.

"Tuvo mucha, mucha suerte. No hay duda de ello. Otra media hora más, y habría muerto. Ninguno de nosotros o los médicos pueden creer que sobreviviera", declaró Finbarr O'Connell, jefe del operativo, a Irish Independent.

Se habló de
s