Vacunas COVID-19: ¿Qué son las vacunas ARN?

Las vacunas ARNm son una de las vacunas COVID-19 cuyo uso está más extendido y basan su tecnología en en el ARN mensajero.
23 de abril de 2021 - 18:29
Moderna es una de las vacunas COVID-19 que usa el ARNm

Moderna es una de las vacunas COVID-19 que usa el ARNm

Las vacunas ARNm son de las vacunas COVID-19 más populares que hay en el mercado de vacunas COVID-19. Las vacunas basadas en la tecnología del genoma humano para brindar protección a sus usuarios son la Pfizer/BioNTech y Moderna.

Durante 2020 desarrollaron al menos cuatro vacunas COVID-19 que buscan paliar los efectos de la pandemia. Entre ellas dos basadas en la tecnología del ARNm, un tipo de vacuna que usa la nanotecnología para inmunizar al paciente a través de las células.

El ARN mensajero tiene instrucciones para producir la proteína que es necesaria para que el virus entre en las células, las células lean las instrucciones de cómo actuar y reproduzcan la proteína que hará que el virus se reproduzca de forma controlada en el cuerpo y al cuerpo tenga oportunidad de activar el sistema inmune y reducir el virus.

Este es el tipo de vacunas COVID-19 que implementaron Pfizer y Moderna cuya efectividad ronda el 95 %. Según Pfizer su vacuna es tan eficaz que protege incluso desde la primera dosis, pero recién han dicho que es necesario el refuerzo de la tercera dosis —aproximadamente 6 meses después de la primera inmunización para lograr la inmunidad.

¿Cómo funcionan estas vacunas COVID-19?

La vacuna se administra en el brazo, y es allí donde se produce la fusión de las nanopartículas lipídicas, que son minúsculas unidades mensajeras que se mueven dentro de las células y los órganos, y liberan las cadenas de ARNm. Una vez allí, las células se encargan de sintetizar la proteína S del virus. El ARNm que contiene la vacuna es el encargado de “explicarle a las células” cómo tienen que actuar ante la presencia de esta proteína y así se genera la respuesta que combatirá el virus en el cuerpo.

Estas vacunas tienen tendencia a reaccionar mejor y continuar produciendo los anticuerpos neutralizantes del COVID-19, pues al tener la información, las células saben cómo reaccionar ante cualquier agente vinculado al COVID-19.

Las dos vacunas aprobadas en la UE, han mostrado una alta eficacia. Y los estudios así lo han demostrado. La vacuna Comirnaty tiene un 95 por ciento de eficacia, mientras que la vacuna de Moderna tiene un 94,1 por ciento.

Sin embargo, las vacunas que usan el ARNm también producen efectos secundarios que pueden ser de moderados a leves. Aunque no existe evidencia concluyente que pueda afirmar que puedan producir reacciones adversas de alta intensidad.

No obstante, aunque son más eficaces que otro tipo de vacunas —como la Sputnik V que usa el virus de la gripe como base— es importante la vacunación con cualquiera de los viales que estén disponibles en tu región pues a medida que se van inmunizando las personas se detiene el avance de la pandemia.