vivencias

Armó un emprendimiento que hace la versión en miniatura y de cerámica de tu mascota

Magali Huarte
por Magali Huarte |
Armó un emprendimiento que hace la versión en miniatura y de cerámica de tu mascota

Aww Minijardines es un emprendimiento que hace animales y jardines en miniaturas de cerámica. Pero, sin dudas, sus productos destacados son las piezas personalizadas. Así como mucha gente se tatúa a su mascota, ahora es posible replicarlas como pequeñas piezas decorativas de cerámica, al estilo del que tenían nuestras abuelas, ya que este proyecto hace posible que tengas a tu propia mascota en miniatura.

Quién está atrás. Carolina Platas tiene 33 años y hace 9 que es diseñadora gráfica. Si bien el diseño es su trabajo principal, poco a poco otra actividad está tomando más terreno en su vida.

Sus comienzos. “Empecé con Aww Minijardines aproximadamente hace 4 años y medio. Desde siempre me gustó mucho modelar y construir cosas, y siempre que en el colegio nos hacían trabajar con Crealina, me volvía loca. Ya más de grande busqué algún material que pudiera perdurar un poco más en el tiempo y empecé a modelar figuras en masilla”, cuenta Carolina. La piezas tenían formas un poco monstruosas y coloridas y por eso le encantaban.

“Las dejaba en macetitas y se las regalaba a mis amigos. Una vez estaba mi novio en mi casa y vio que había pintado unas macetas con muchos colores y tenían a estos personajes en miniatura como en una especie de ‘minijardín’.” A él le parecieron tan lindas que la alentó para que empezara a venderlas. Fue entonces que Caro, apelando a su costado de diseñadora, armó toda la página de Facebook; banner, posteos, logo y fotos cuidadas.

 Embed      
1ETWK1p00EZ4-QaX2dJIWzA-2
1ETWK1p00EZ4-QaX2dJIWzA-2

“Arranqué vendiendo algunas en mi trabajo de ese momento y saltaba de emoción cada vez que alguien le daba like a la página o me preguntaba cuánto salían. Ahí me di cuenta que, como las hacía a pedido, la gente se copaba mucho personalizándolas: podían elegir el modelo, los colores, el tipo de piedritas, si querían un cactus o una suculenta, además del moldeo de la persona o animalito que querían que viviera ahí adentro”. “Arranqué vendiendo algunas en mi trabajo de ese momento y saltaba de emoción cada vez que alguien le daba like a la página o me preguntaba cuánto salían. Ahí me di cuenta que, como las hacía a pedido, la gente se copaba mucho personalizándolas: podían elegir el modelo, los colores, el tipo de piedritas, si querían un cactus o una suculenta, además del moldeo de la persona o animalito que querían que viviera ahí adentro”.

Los altibajos del proyecto. Con su trabajo full time, Carolina no tenía el tiempo suficiente para dedicarle a Aww Minijardines y por eso decidió dejarlo por un tiempo; aproximadamente un año. Sin embargo, no bajó los brazos: “El año pasado me puse en mente un objetivo concreto que era hacer un taller de cerámica, pero como no había mucha plata decidí reactivar mi emprendimiento y me propuse juntar con eso la plata que necesitaba para que el taller no fuera un gasto en mi vida”.

“Yo en ese tiempo había mejorado mucho mis habilidades para moldear y pintar, y todo fluyó muy bien porque las piecitas volvieron a ser un éxito e Instagram ayudó muchísimo como vidriera virtual”, aclara la emprendedora. “La cerámica me cambió la vida y sumé mucho valor con todas las piezas nuevas. Inesperadamente, también gustaron muchísimo las piezas no personalizadas y eso es lo que más alegría me trae, porque por primera vez a las personas les gustaba mi estilo y mis creaciones más allá de que se parecieran o no a sus mascotas”.

 Embed      
1V6oOXy7glqiVc4DeQawu9w-2
1V6oOXy7glqiVc4DeQawu9w-2

“Suena trillado lo de la pasión, pero en mi caso la única manera de estar en donde estoy fue tener una constante obsesión por aprender, hacer y tener todo el tiempo en la cabeza mi proyecto”. “Suena trillado lo de la pasión, pero en mi caso la única manera de estar en donde estoy fue tener una constante obsesión por aprender, hacer y tener todo el tiempo en la cabeza mi proyecto”.

Acerca de su inspiración, comenta: “Viene de todos lados, pero por sobre todo de la naturaleza. Me gustan mucho los dinosaurios y los animales raros, adoro buscar imágenes sobre animales desconocidos y locos. El estilo es un rejunte de elementos diferentes, de diferentes culturas y un poco de los recursos con los que me manejo de forma más cómoda. Siempre estoy ideando piezas nuevas, eso está todo el tiempo en mi cabeza. A veces se disparan por mirar algo y pensarlo de una manera diferente; muchas surgen de conversaciones y otras de tratar de hacer un objeto, pieza o animal que me gustan, pero a mi manera”.

 Embed      
1mdz89iviTfyja5e4S5E0kg-2
1mdz89iviTfyja5e4S5E0kg-2

En el caso de las piezas personalizadas, que según su sitio web cobra $ 500 cada una, agrega: “El proceso comienza a partir de las fotos que me envían, junto con un formulario donde pido que destaquen y describan determinados detalles. Antes de arrancar trato de reconocer bien las formas y las proporciones, que son lo más importante a la hora de modelar. Es lo que termina de definir el parecido de la mascota”.

 Embed      
1CDhL5IZMlxcSs5Q7vvPvtA-2
1CDhL5IZMlxcSs5Q7vvPvtA-2

Su diferencial. Hoy en día tener un emprendimiento no es tarea fácil y ella lo sabe. “Es difícil, no sé bien en qué tipo de todos los que existen estoy enmarcada. A veces creo que mi falta de “estructura” oficial hace que lo que hago sea un trabajo más artístico que de emprendedora, sobre todo porque es algo que desarrollé a mi manera y no siento que en este punto pudiera ser sistematizable. Es decir, en este momento no tengo una pieza que pudiera “tercerizar” para desligarme, todo pasa por mí y todas las piezas que hago son distintas entre sí o personalizadas”.

Carolina publica la mayoría de sus obras en el Instagram de Aww Minijardines.

s