icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

Nueva reglamentación para el cannabis medicinal: ¿qué cambia a partir de ahora y por qué es importante seguir avanzando?

Nueva reglamentación para el cannabis medicinal: ¿qué cambia a partir de ahora y por qué es importante seguir avanzando?
La flor del cannabis, con la que se obtiene el aceite medicinal (Foto: archivo)

Como tantos otros jóvenes de 30, Adrián Agasi vive solo, trabaja como administrativo y estudió en la universidad. A Adrián lo recorre una marca. A los 27, un accidente de tránsito le dejó una fractura expuesta en un pie. Entró 22 veces al quirófano en 15 meses. Su vida empezó a funcionar en torno a la huella de dolor del momento. Si se levantaba o no de la cama, si salía o no a la calle. Se quedó sin trabajo y tuvo que dejar la facultad.

Adrián Agasi trata con cannabis su dolor producto de un accidente.
Adrián Agasi trata con cannabis su dolor producto de un accidente. "Cultivo mi propia medicina", dice.

Los médicos le advirtieron que tendría que tomar pastillas de por vida. “Si ahora arranco con derivados de opiáceos, a los 40 tomaré morfina pura”, pensaba. Tiempo antes, su madre había sufrido alucinaciones y otros efectos adversos durante un tratamiento con ese tipo de medicación. “La medicación convencional me traía otros problemas”, recuerda.

“Me acercaron un frasquito”, cuenta a A24.com. “Fue un familiar que tiene una hija con autismo”. A partir de entonces probó con aceites homologados, los que permite usar la ley de cannabis medicinal vigente para una patología que no es la suya. “En ese momento costaban $2.500. Como me había quedado sin ingresos no los podía pagar”.

En los talleres los pacientes y sus familias aprenden a extraer los cannabinoides (Foto: Mamá Cultiva)
En los talleres los pacientes y sus familias aprenden a extraer los cannabinoides (Foto: Mamá Cultiva)

Adrián se volvió un experto en el registro de su cuerpo y lo supo: aceptaba mejor los aceites. “Cada vez necesitaba menos pastillas. Pero los médicos no sabían nada sobre cannabis”. Entonces se acercó a la ONG Mamá Cultiva. “Me enseñaron a hacer mi aceite, a cultivar mis plantas. Me empecé a capacitar”. Se le abrió un mundo nuevo.

La ley sancionada en 2017 fue un paso muy importante para las personas con que -como Adrián- necesitan el cannabis medicinal como tratamiento alternativo a los medicamentos alopáticos. Pero aún faltaba un camino largo.

En el Boletín oficial de hoy, Alberto Fernández firmó el decreto de la nueva reglamentación que permite el cultivo personal y en red, la producción pública de aceite como su venta en farmacias y la creación de un nuevo registro de pacientes.

Fue un trabajo conjunto: en marzo la Red Argentina de cannabis Medicinal (RACME) -un núcleo de investigadores, jueces, agricultores, legisladores y ONGs- presentó ante el Ministro de Salud, Ginés Gonzáles García y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizotti, un documento con sus necesidades más urgentes. Desde esa cartera redactaron la nueva reglamentación que facilita muchas de las prácticas penalizadas hasta hoy.

Mamá acompaña, la ciencia también

Plantines de cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)
Plantines de cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)

Con las reglamentaciones que se dieron a la ley vigente para consumo de cannabis medicinal (27.350), “quien quería usarlo como alternativa a la medicina alopática no podía”, dice Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva. Sólo quienes padecen epilepsia refractaria -una patología pediátrica severa- tenían acceso al aceite autorizado, que se importa.

Hasta el decreto de hoy, el resto compraba de forma clandestina productos sin garantías. “Las familias no podían cultivar la marihuana para producir su propio aceite, que es lo más seguro”, agrega. Valeria creó la asociación luego de los avances que obtuvo con el uso de cannabis en su hijo Emiliano, diagnosticado primero con epilepsia y luego con autismo. Hasta entonces tomaba medicamentos que lo desconectaban de la realidad.

Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva (Foto: Mamá Cultiva)
Valeria Salech, fundadora de Mamá Cultiva (Foto: Mamá Cultiva)

Los talleres de Mamá Cultiva formaron más de 11.000 personas, capacitaron unos 200 profesionales y armaron plantaciones comunitarias. Universidades públicas –las de La Plata, Rosario y la UBA- analizaron sus extractos. “Ahora es el momento de que una ley que le ponga marco a esa red”, dice Valeria, que tiene sus plantas de cannabis en el patio del PH donde vive con sus dos chicos.

De cada ejemplar cuelga un cartelito con un nombre: “Esta se llama Sister, es la última que queda de la temporada, porque coseché todas las otras para poner la pelopincho”.

Egresados de los talleres sobre cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)
Egresados de los talleres sobre cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)

La doctora Silvia Kochen es investigadora principal del Conicet, organismo a cargo de la implementación de la ley vigente. “Hay evidencia sobre la eficacia del uso del cannabis medicinal en muchas patologías. Sobre todo en epilepsia refractaria”, dice la profesional que además dirige de los centros de epilepsia de dos hospitales y es docente de Neurología en la Facultad de Medicina de la UBA.

“También hay reportes bibliográficos en autismo, rigideces. En tratamientos contra el dolor tiene un papel importantísimo. Y se investiga en muchas otras patologías”. Desde diciembre, Kochen coordina la Red de Cannabis (RACME), que antes se reunía de manera informal.

La 27.350 también limita a los científicos. Según Kochen “hasta hoy, que se firmó el DNU, había un gris, los investigadores trabajaban con un producto prohibido. Por eso se hacía difícil conseguir la materia prima, los reactivos, se complicaba el diseño de los ensayos clínicos”.

Además, el decreto “quita de la ilegalidad a los productores, a todos los que estamos involucrados en el tema. Permite el desarrollo de la investigación local tanto básica, es decir con modelos experimentales, como clínica, con pacientes”, agrega Kochen.

Existen más de 400 tipos de plantas de cannabis. Con las flores de la planta hembra se extrae la resina para aceites, ungüentos o cremas
Existen más de 400 tipos de plantas de cannabis. Con las flores de la planta hembra se extrae la resina para aceites, ungüentos o cremas

Desde la primera ley la demanda de tratamientos cannábicos aumentó muchísimo. Mamá Cultiva contuvo y orientó a cientos de familias en aspectos legales, de derechos y hasta de diversidad de género. “La mayoría de quienes se acercan son mujeres que cuidan”, cuenta Valeria. Ahora desde la RACME buscan un nuevo proyecto de ley integral que permita desde el autocultivo, a la producción nacional y la venta de semillas.

Razones para una nueva ley

La ley actual “es de investigación, no una ley de uso. Un auto sin volante, porque no conduce a nada”, resume Valeria. Sin embargo, el DNU fue un gran avance.

- ¿Qué pasaba hasta hoy si te encontraban con una planta en tu casa aunque puedas demostrar que es para consumo medicinal?

-“Nos correspondían entre de 4 a 15 años de prisión por cultivar, distribuir o tenencia. Tenía para tres vidas, porque hago todo. Doy cursos: eso se consideraba ‘apología’”.

"Mi familia atravesó el proceso de mi rehabilitación, creo que sintieron mi dolor", recuerda Adrián. "'Si puede ayudar, dale para adelante, me dijeron'". Ahora cuida a diario de sus 8 plantas. En invierno las tiene en un armario que controla la temperatura, "con el calor las paso al patio", cuenta el joven que finalmente se recibió de psicólogo. Ya no tendrá que ocultarlas de vecinos que lo pudieran denunciar.

Talleres informativos sobre tratamientos con cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)
Talleres informativos sobre tratamientos con cannabis medicinal (Foto: Mamá Cultiva)

Con el asesoramiento de estas organizaciones, la diputada del Frente de Todos, Carolina Gaillard, presentó un proyecto que va más allá del acompañamiento terapéutico. En sus páginas se explica: “Busca un marco regulatorio integral para el desarrollo del cultivo, la producción, comercialización, importación y exportación del cannabis, sus semillas, y derivados para uso medicinal”.

Así, “incluso se convierte en un potencial recurso económico para el país. En Estados Unidos o Canadá el cannabis medicinal cotiza en Bolsa”, dice Valeria. El proyecto incluye, además, la promoción científica y tecnológica de la industria del cannabis para la salud.

"La nueva ley contemplaría aspectos que con esto aún no se terminan de resolver como la venta y la producción a otra escala", dice Kochen.

por Luciana Arias
SUBIR

Poder

Ovación

Show