Historias

Día del Bombero Voluntario: cómo es sobrevivir al fuego para contarlo

En el día que se los homenajea en todo el país, tres bomberos cuentan sus experiencias en las tragedias de Cromañón, Iron Mountain y el incendio de 1994 en Puerto Madryn.
Ayelén Bonino
por Ayelén Bonino |
El Cuerpo 1 de Bomberos de La Boca se prepara en el cuartel. 

El Cuerpo 1 de Bomberos de La Boca se prepara en el cuartel. 

En nuestro país hay 43 mil bomberos y bomberas que se distribuyen en 1024 cuarteles a lo largo de todo el territorio. Son hombres y mujeres que, sin ningún tipo de contraprestación y con un alto grado de capacitación, donan su tiempo y esfuerzo para actuar en tragedias que van desde un accidente de tránsito, hasta un incendio o un terremoto. En el marco del Día Nacional del Bombero Voluntario, tres hombres cuentan su experiencia y los momentos más duros que les tocó superar.

Sobrevivir a Cromañón

Marcelo Medina tiene 55 años y trabaja desde los 14 en el Cuerpo 1 de Bomberos de La Boca. La institución fue creada hace 136 años por inmigrantes italianos y es la primera integrada por voluntarios en la Argentina. A lo largo de su vida, este comandante general pasó por muchos incendios y tragedias, tanto en la ciudad de Buenos Aires como en diferentes puntos del país y hasta en el extranjero, en catástrofes como el terremoto de México en 2017.

Hay un hecho que Marcelo recuerda con particularidad. Ocurrió el 30 de diciembre de 2004 en el boliche de Cromañón. “Ese día, estaba en el cuartel y recibo un llamado del área de Protección Civil. Fui con mi vehículo y cuando llego no se veía nada. Pensé que, como en cualquier incendio, se iban a ver llamas, pero no había nada”, detalla en declaraciones a A24.com.

“Me reúno con mi equipo en un punto determinado y cuando estoy pasando por la puerta de Cromañón, un chico me agarra del brazo y me dice ‘mi hermano está ahí’ y me lleva para adentro. Cuando ingreso, era la oscuridad total, no se veía nada. El chico me lleva de la mano. Con mi linterna avanzamos un poquito y comienzo a toser. Alumbro una escalera y veo gente caída. No se podía respirar así que agarro al chico y lo saco para afuera”, relata.

bombero la boca.jpg
El comandante general y jefe del Cuerpo 1 de La Boca, Marcelo Medina.

El comandante general y jefe del Cuerpo 1 de La Boca, Marcelo Medina.

Marcelo cuenta que una vez fuera del boliche, se colocó su equipo y entró de nuevo. “Fue ver esa imagen, que te mata. Intenté cumplir con todos los protocolos que había aprendido toda mi vida y a buscar signos de vida”, detalla. “Empecé a cargar gente y llevarla a la puerta para que los reciba otro bombero o un policía”. Tras el hecho, Marcelo estuvo cinco años sin hablar de lo que había visto esa noche. “Con mi familia sí, muy por abajo. Fue muy difícil”, recalca.

Según explica, en ese momento desde su cuerpo de bomberos no tenían noción de los efectos post traumáticos de estos hechos. “Estábamos en una intervención y después cada uno se las rebuscaba como podía. A mí, lo de Cromañón me llevó a alejarme de mis afectos, de mi familia y de las personas que realmente me importaban. Ahora, tenemos un equipo que maneja grupos de primeros auxilios emocionales. Trabajan con nosotros y con la gente víctima de emergencias. Nos ayuda mucho para poder ir largando lo que tenemos dentro”, asegura.

Bomberos voluntarios: Superar Iron Mountain

En la mañana del 5 de febrero de 2014 se produjo un incendio en el depósito de la firma Iron Mountain, ubicada en la calle Azara 1245 en el barrio de Barracas. La propagación del fuego provocó que las columnas metálicas que sostenían el techo del lugar comenzaran a ceder ante la alta temperatura y derrumbara la pared ubicada en la calle Jovellanos.

Santiago Markin tiene 38 años y 16 de experiencia como bombero. En declaraciones a A24.com, cuenta cómo vivió ese día como voluntario del Cuerpo 1 de La Boca. “Arrancamos la mañana como cualquier otro día y de repente salta un aviso de fuego en un depósito por Barracas, que en esa zona es común que pasen. Yo estaba haciendo un curso y, cuando llego al cuartel, me entero que en ese momento se cae una pared del lugar. Salimos con la unidad y un compañero médico directo al derrumbe”, recuerda.

bombero La Boca.jpg
A la derecha, el bombero voluntario Santiago Markin junto a un compañero.

A la derecha, el bombero voluntario Santiago Markin junto a un compañero.

La escena con la que se encontró cuando llegó fue demoledora. “Ver a compañeros y conocidos en esa situación… bajo los escombros… fue un momento duro. Además tuvimos que trabajar en el rescate con toda la estructura inestable. A medida que seguíamos, se caía el resto de las paredes. Era un caos generalizado. Estuvimos 20 días así. Era estar en el mismo lugar tirando agua para apagar el fuego. Fueron 20 días de pensar lo que había pasado”, explica.

Ese día, como consecuencia del incendio fallecieron los bomberos voluntarios Sebastián Ezequiel Campos y Facundo Ricardo Ambrosi, del cuartel Vuelta de Rocha, y Juan Matías Monticelli, del Cuartel I de Bomberos de la Policía Federal. Además perdieron la vida efectivos policiales y trabajadores de Defensa Civil.

Entre las víctimas, Santiago tenía conocidos. Uno de ellos era compañero de su trabajo, fuera del cuartel. “En nuestra jurisdicción responden tres cuarteles, nos cruzábamos y nos conocíamos todos”, agrega, y recalca: “Emocionalmente se complica seguir después de que pasan este tipo de cosas”. Y sobre cómo recuerda hoy a las víctimas, afirma: “Los chicos nuevos preguntan y este tipo de cosas se cuenta con orgullo porque fueron compañeros que cayeron en acto de servicio”.

El recuerdo de los bomberitos de Puerto Madryn

La ciudad de Puerto Madryn, provincia de Chubut, vivió una de sus peores tragedias el 21 de enero de 1994. Ese día, 25 bomberos se acercaron en tres móviles a apagar un incendio en un campo lindante con la ruta 3, a 15 kilómetros de la rotonda de acceso sur. Con un equipo de protección precario, caminaron en dirección al fuego. Cerca de las 17 de ese día, la velocidad del viento avivó las llamas y los presentes quedaron atrapados.

El incendio se cobró la vida de la totalidad de las dotaciones que actuaban en el lugar. Debido a la poca regulación de la época, once de los que trabajaban allí eran menores de edad y soñaban con ser bomberos. El más chico tenía 9 años. Pese a los esfuerzos de rescate, el incendio tardó 40 horas en ser extinguido y los cuerpos fueron encontrados a la mañana siguiente.

bomberos puerto madryn.jpg
Los bomberos de Puerto Madryn hoy.

Los bomberos de Puerto Madryn hoy.

“Siempre están en la memoria de todos”, dice Marcelo Do Pazo, jefe del cuerpo de la Asociación Bomberos Voluntarios de Puerto Madryn. "Esta tragedia sucedió con menores incluidos porque no se respetaron las reglamentaciones. Las técnicas en ese momento eran muy rudimentarias y a pulmón, con una capacitación muy escueta”, sostiene, y agrega que con los años las formas de trabajo "fueron evolucionando tras la tragedia".

Este miércoles, los bomberos voluntarios de Puerto Madryn recordarán a las víctimas en el cuartel con una formación reducida, debido a la pandemia. Izarán la bandera y harán un minuto de silencio, mientras sonará una sirena que se escuchará en toda la ciudad.

Por qué cada 2 de junio es el Día Nacional del Bombero Voluntario

A raíz de un incendio en 1883 sobre la ribera del Riachuelo un grupo de vecinos convocó una reunión para organizarse. Fue el domingo 2 de junio de 1884. Ese día, aprobaron las bases para la "Asociación Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca". Fue la primera de este tipo en el país.