Emocionante

La historia de una epopeya: a 65 años del día en que Perón y Evita subieron (y bajaron) del Aconcagua

Diego Geddes
por Diego Geddes |
La historia de una epopeya: a 65 años del día en que Perón y Evita subieron (y bajaron) del Aconcagua

Esta es una historia que sirve para contar la Argentina. Incluye al peronismo, hay monumentos y grandilocuencia, pero también hazañas físicas impensadas y decisiones que solo tienen por objetivo destruir lo que se hizo antes.

En febrero de 1954, un grupo de 20 oficiales del ejército subió a la cima del Aconcagua para dejar un busto de Perón y otro de Evita. Fue una verdadera hazaña, en términos de la logística y el equipamiento necesarios para instalar los bustos, de 50 kilos, enfrentando temperaturas de 20 grados bajo cero y sin tubos de oxígeno.

Y, sobre todo, teniendo en cuenta que escalar el Aconcagua a mediados de los años 50 no era para cualquiera. El primer ascenso argentino había sido 20 años antes y, aún hoy, sigue siendo una de las montañas con más índice de mortalidad.

Los bustos estaban acompañados por una placa conmemorativa:

Pero pasaron cosas. En 1955, la Revolución Libertadora derrocó al general Perón y prohibió todo tipo de manifestaciones públicas sobre el peronismo. Cambiaron nombres de calles, derribaron estatuas y simbología que pudiera asociarse con el movimiento.

Y para ser coherentes con ese mandato, Aramburu se vio en la obligación de organizar la improbable tarea de bajar los bustos que estaban en el pico más alto de América.

Lo que iba a durar por "los siglos de los siglos" duró apenas dos años.

Un hombre, una misión

Fue Andrés López, custodio de Perón durante siete años (1948-1955), el que tuvo la idea de llevarlo al Aconcagua. Según contó en muchas entrevistas, era un homenaje necesario para el "más alto genio político del continente", como decía la placa que llevaron.

"Al General Perón, dedican los Suboficiales del Ejército Argentino este esfuerzo para que la cumbre más alta de América sirva de pedestal al más alto genio político del continente. Este busto no debe ser retirado sino que debe permanecer en esta cima por los siglos de los siglos, para que el espíritu y las ideas del constructor de la Nueva Argentina, hermane a los pueblos de América." "Al General Perón, dedican los Suboficiales del Ejército Argentino este esfuerzo para que la cumbre más alta de América sirva de pedestal al más alto genio político del continente. Este busto no debe ser retirado sino que debe permanecer en esta cima por los siglos de los siglos, para que el espíritu y las ideas del constructor de la Nueva Argentina, hermane a los pueblos de América."

"A nuestra compañera Evita, Jefa Espiritual de la Nación, para que sea la cumbre del Aconcagua el altar intermedio entre nuestras plegarias de agradecimiento y el lugar de su eterno descanso. Este busto no debe ser retirado sino que debe permanecer en esta cima por los siglos de los siglos, para que el intenso amor que la Mártir del Trabajo profeso por la Humanidad se expanda por todos los pueblos del orbe." "A nuestra compañera Evita, Jefa Espiritual de la Nación, para que sea la cumbre del Aconcagua el altar intermedio entre nuestras plegarias de agradecimiento y el lugar de su eterno descanso. Este busto no debe ser retirado sino que debe permanecer en esta cima por los siglos de los siglos, para que el intenso amor que la Mártir del Trabajo profeso por la Humanidad se expanda por todos los pueblos del orbe."

Siempre según el relato de López, Perón no estaba al tanto de la idea. Y cuando se lo contaron, el proyecto ya estaba en marcha. "Ustedes están locos", les dijo.

López había viajado a Uspallata para contactarse con Felipe Aparicio, uno de los primeros expertos argentinos en el Aconcagua. Aparicio ya tenía siete ascensos y había instalado los primeros refugios permanentes (uno de ellos el Plantamura, en honor a Nicolás Plantamura, primer argentino que hizo cumbre). Esos refugios que todavía se siguen usando para la aclimatación a la altura.

De los monumentos se encargó Raúl Apold, histórico secretario de prensa del Peronismo: pesaban 50 kilos y eran desmontables, para poder distribuirlos en tres mochilas. Fueron construidos por la casa de platería y bronce que se encargaba de desarrollar monumentos, medallas y todo lo relacionado con el movimiento.

Embed
Bustos Peron Evita vert
Bustos Peron Evita vert

Del traslado del busto de Evita hacia la cima se ocupó personalmente Marcelino Severo Arballo, un hombre que sería clave en esta historia, el antihéroe necesario de toda novela.

El ascenso se hizo en dos grupos: el primero se ocupó de llevar los bustos y dejarlos en la cima. Un segundo grupo tenía la tarea de armarlos, a más de 6900 metros de altura.

En una entrevista con Tiempo Argentino, López, que por entonces tenía 90 años y seguía soñando con la idea de volver a llevar los monumentos, contó cómo estaba vestido:

"No teníamos tanques de oxígeno ni nada de lo que hay ahora. Yo llevaba tres calzoncillos de frisa, dos camisetas, tres pares de guantes, diario en el pecho, diario en los zapatos". "No teníamos tanques de oxígeno ni nada de lo que hay ahora. Yo llevaba tres calzoncillos de frisa, dos camisetas, tres pares de guantes, diario en el pecho, diario en los zapatos".

El primer ascenso se concretó el 3 de febrero. Tres días después subió el grupo que tenía que hacer la instalación definitiva. Hay, entonces, un momento casi cinematográfico: las cabezas de Perón y la de Evita abandonadas en la cima de la montaña.

Tres días de silencio, viento, nieve y soledad, a la espera de un grupo de expedicionarios seguramente extenuados por el ascenso, vacilantes por el Mal de alturas, con la segura contradicción que supone concretar una locura de estas características.

"Llevaba seis clavos de acero, pero dos no los pudimos meter. Cada mazazo que pega usted ahí arriba, es un mazazo en la cabeza" "Llevaba seis clavos de acero, pero dos no los pudimos meter. Cada mazazo que pega usted ahí arriba, es un mazazo en la cabeza"

La expedición fue un éxito, sin heridos ni consecuencias graves, a pesar de que algunos de los oficiales sufrieron congelamiento de pies y manos. A la vuelta, fueron recibidos por Perón, recibieron medallas de condecoración y también, para los mendocinos, la posibilidad de disfrutar de una estadía de una semana en Buenos Aires.

Volver al Aconcagua

De los 20 montañistas de la proeza original, solo dos volvieron a la cima para retirar el monumento. Uno de ellos fue Marcelino Severo Arballo.

En una nota en BigBang News, Daila Prado, autora de "Los vencedores del Aconcagua", un libro de no ficción sobre el tema, intentó explicar las razones de este hombre que admiraba a Evita y que, a la vez, fue considerado por muchos como un traidor:

"Era un deportista y sobre todo, montañista nato. Quería subir otra vez al Aconcagua como demostración de esfuerzo y exigencia física y mental. Aunque también hay que decir que pidió llevar él solo y sin relevo el busto de Eva; los bustos pesaban mucho y estaban divididos en tres partes que luego se encastraban". "Era un deportista y sobre todo, montañista nato. Quería subir otra vez al Aconcagua como demostración de esfuerzo y exigencia física y mental. Aunque también hay que decir que pidió llevar él solo y sin relevo el busto de Eva; los bustos pesaban mucho y estaban divididos en tres partes que luego se encastraban".

Curiosamente, Arballo y López fueron los dos expedicionarios más longevos. Murieron a los 93 y 90 años, respectivamente, y la historia del Aconcagua los acompañó hasta el último de sus días.

Las tareas para remover los bustos fueron más complicadas de lo esperado. Diciembre y enero fueron meses muy duros desde lo climático, que no permitieron el ascenso. Se terminó haciendo en febrero, casi en las últimas fechas disponibles para subir a lo más alto.

Igual que lo había hecho dos años antes, Arballo se ocupó de bajar el busto de Evita personalmente y, a su vuelta, recibió una condecoración del General Aramburu.

No hay demasiados registros de qué fue lo que pasó con los monumentos, aunque una versión de López indica que de Mendoza fueron trasladados directamente a la Quinta de Olivos.

"Marcelino fue un buen compañero, y un gran andinista, pero cometió un error. Fue un momento de debilidad. Arballo dijo que los bustos los llevaron a la Quinta de Olivos, y que se los llevó arrastrando un ordenanza para tirarlos vaya a saber dónde." "Marcelino fue un buen compañero, y un gran andinista, pero cometió un error. Fue un momento de debilidad. Arballo dijo que los bustos los llevaron a la Quinta de Olivos, y que se los llevó arrastrando un ordenanza para tirarlos vaya a saber dónde."

López nunca se dio por vencido. En el 73, con la vuelta de Perón, intentó reflotar la idea, pero el General le bajó el proyecto: "Dígale a Lopecito que está loco. Ya está viejo, cachuzo, que se deje de joder", le dijo Perón. Pero López, aún viejo y cachuzo, siguió insistiendo e incluso aseguró haber obtenido la venia del general Bendini, jefe del Ejército en 2008, para intentar otro ascenso.

López murió en 2016 sin poder cumplir su sueño. Pero en Argentina pareciera que la historia siempre está a punto de volver a escribirse...

s