Qué pasó. Ante el incumplimiento de las metas para reducir de forma progresiva el volumen de residuos urbanos que se entierran, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó en la Legislatura un proyecto que impulsa volver a incinerar los residuos del área metropolitana. Sería a través de la implementación de plantas de termovalorización que transforman la basura en energía eléctrica. Pero los organismos y los ambientalistas están en contra de esta medida. 

En 2005 se votó la Ley de Basura Cero, en la que quedó prohibido incinerar los residuos. Con este nuevo proyecto, el gobierno porteño busca cambiar seis artículos entre los que buscará revertir la quema de basura.

Desde Greenpace, Lionel Mingo -Coordinador de campañas- explica la razones por las que están en contra de este proyecto:

  • La Ley Basura cero. "Está ley es de vanguardia mundial, es excelente solo que fue mal implementada durante 10 años. La Ley establece límites, por ejemplo, para 2010 la reducción de basura enterrada debería haber sido del 30% y hoy solo se redujo el 26%: el año pasado se enterraron 357 mil toneladas de basura, tres veces más de lo que planteaba la Ley".
  • Salud: quemar basura mata. “Un informe de la Organización Mundial de la Salud reveló que más de 7 millones de personas mueren al año por razones de contaminación del aire. Entre ellas están la quema de restos fósiles pero también figura la basura”.
  • Es muy cara y tecnológicamente ya se demostró que no sirve. "La energía que proponen que se generaría es la más costosa de todas. Ellos quieren implementar 7 plantas que solo de construcción valdrían entre 500 y 800 millones de dólares, más los costos de recolección y tratamiento. En un país con crisis energética y déficit de energía es una locura".
  • Verdad a medias: "Es cierto lo que dice el Gobierno de que aún hay ciudades que incineran basura. Sin embargo, desde la Unión Europea instaron a los países que lo hacen a que pongan una fecha de cese y a los que no lo tienen recomendaron que no lo hagan porque quemar basura atenta contra el reciclaje".
  • Puestos de trabajo en peligro: "No estamos solos en esta lucha sino que nos acompañan un montón de organizaciones. De implementarse este nuevo proyecto se ponen en riesgo los puestos de trabajo de 6 mil personas registradas en el sistema de reciclado, como los cartoneros. Además, hay mucha gente fuera de los registros oficiales que tienen esta actividad como su sustento".

Adorable o difícil. El Gobierno hizo un listado de periodistas dedicados al medio ambiente y de legisladores con la intención de hacerlos cambiar de parecer sobre la incineración.

Luego de una descripción breve de cada caso, los calificó de “adorable”, “difícil” o “amigo de la casa”, e incluso contemplan hacerlos revertir su postura “a cambio de algún acuerdo de pauta para sus medios”. Desde Greenpeace aseguran que esta práctica es “una estrategia maquiavélica”.