Pity Álvarez: los antecedentes de un ídolo del rock under en decadencia
Layer 1
PityÁlvarez

Pity Álvarez: los antecedentes de un ídolo del rock under en decadencia

Qué pasó. No es la primera vez que Pity Álvarez es noticia por sus problemas con la Ley. El cantante de Viejas locas e Intoxicados tiene un pasado repleto de hechos polémicos, mediáticos, delictivos, bizarros y violentos casi todos causados por sus adicciones a las drogas, de las que intentó recuperarse y hasta fue obligado por la Justicia, todas sin éxito.

Sus roces con la ley comenzaron en 2006, cuando fue acusado de robar un remis en Concordia para llegar a un recital. La situación fue aclarada por el chofer que explicó que le había prestado el auto al cantante sin decirle al dueño del vehículo.

Ese año fue la propia madre del cantante, Cristina Congui , quien apareció públicamente para pedir ayuda para su hijo. “A mi hijo lo veo en un peligro inminente. Porque, cuando consume, se quiere aislar, quiere estar solo y tengo miedo de que se caiga, que deje el gas abierto o una hornalla encendida. En esos momentos, él no toma conciencia del tiempo que pasa”, dijo Cristina advirtiendo el consumo descontrolado de paco, pasta base, del músico.

En 2009, debido a su adicción, Pity fue internado de urgencia en el Hospital Güemes a donde llegó muy intoxicado con sustancias que no pudieron determinar. Esto le produjo una erección de casi 24 horas y los médicos debieron drenarlo para evitar una necrosis muscular y tener que amputarle el pene.

Al año siguiente fue el primer hecho conocido de Pity con el manejo de armas. La historia fue algo engorrosa y nunca se determinó bien qué sucedió. Todo pasó durante una reunión con su manager de aquel entonces, Alejandro Novara. Allí Pity le disparó un tiro a la pierna. Alejandro nunca hizo la denuncia y más tarde explicaron que el disparo fue “accidental”, el músico solo fue procesado por tenencia ilegítima de armas.

Poco tiempo después tuvo otro roce con armas, esta vez amenazó a una fan. La chica lo vio bajar de un auto y se le acercó a pedir un autógrafo. Ella relató que al principio Pity se mostró amable pero cuando se iban a tomar una foto, Álvarez le arrebató el celular y se lo tiró al piso. La madre de la fan quiso intervenir y este sacó un arma, la apuntó y le dijo que no tenía problemas en “pegarle dos tiros”.  Pity fue detenido y liberado al día siguiente.

Las cosas no mejoraron ese año, fue acusado de robar una cámara y las llaves del auto de un camarógrafo de A24 que tomaba imágenes de su departamento de Villa Lugano, de donde los vecinos juntaban firmas para echar. También fue detenido.

En 2011, a partir de todo esto, el  juez Conlazo Zavalía le impuso un tratamiento de desintoxicación en la clínica Dharma. En ese lugar estuvo internado casi un año y según la gente que lo rodeaba “había bajado algunos cambios”.

Pero la calma poco duró. En 2012 Pity sufrió varios accidentes de tránsito y una caída desde una escalera en el que se fracturó la pierna, otro hecho dudoso. El músico debió ser internado en el Sanatorio Dupuytren de Almagro y desde el sanatorio se filtraron imágenes de él visiblemente intoxicado. Pity denunció a la Clínica al sanatorio por violación de privacidad.

En 2014 se vio obligado a aceptar la resolución de la Justicia para no ser condenado por tenencia de armas y violencia doméstica a dar clases de guitarra a niños en un centro comunitario.

En 2015 tuvo problemas en un recital organizado en La Plata. Allí fue detenido tras escupir fuego desde el escenario, la carátula del episodio fue “Tentativa de estrago",  y fue liberado.

Al año siguiente fue acusado de violencia de género por dos mujeres. Una de ellas era Marcela Crespo, ex pareja y manager, ellas denunciaron que al querer cobrar la producción de un show el músico las golpeó y las encerró bajo llave durante casi seis horas, hasta habría filmado la agresión. Las imágenes nunca se conocieron.

El año pasado de nuevo fue noticia por un accidente que protagonizó con su moto en la autopista 25 de mayo, en ese accidente se fracturó la cadera y el tobillo.

Este año en Tucumán las cosas se pusieron complicadas cuando tardó ocho horas en salir a escena en un recital. Los fans lo esperaron hasta que, enojados, prendieron fuego el escenario se subieron al escenario, robaron instrumentos y lo prendieron fuego. Lo llamativo del caso es que el músico se encontraba en los camarines, nunca explicó porque no brindó el show.

Ahora, las noticias no son nada buenas. Pity está siendo buscado por la policía, acusado de haber matado a un hombre que no quiso venderle drogas en Villa Lugano.