Sputnik V: ¿Cuál es la tasa de efectividad de esta vacuna?

Sputnik V, la vacuna de origen ruso, tiene actualmente una de las mejores tasas de efectividad entre las opciones de vacunas. Descubrí cuál es efectividad.
15 de marzo de 2021 - 21:28
La vacuna Sputnik V ganó fama gracias a su efectividad

La vacuna Sputnik V ganó fama gracias a su efectividad

Desde su salida en noviembre de 2020, la vacuna rusa Sputnik V ha sido blanco de críticas y comentarios sobre su real efectividad en prevenir el contagio de COVID-19. En Europa la vacuna fue recibida con total escepticismo, de hecho, casi todos los países de la Unión Europea se decantaron por la vacuna COVID-19 de Astrazeneca pese a la existencia de más de 3 vacunas COVID-19. La vacuna de AstraZeneca hoy tiene restringido su uso en muchos países que antes la acogieron.

En noviembre pasado, Rusia informó que su vacuna tenía 92 % de efectividad en el combate del virus que se originó en la ciudad china de Wuhan. Pero ¿a qué se refiere el porcentaje de efectividad de una vacuna y cómo funciona en el cuerpo? La efectividad de una vacuna se mide en un entorno menos controlado y en condiciones ambientales típicas por lo que su porcentaje no varía tanto como en el caso de la eficacia (que se realiza en condiciones clínicas ideales).

Al ser testeada alrededor del mundo, la vacuna Sputnik V ha demostrado tener una efectividad de 92 % en la inmunización del sujeto.

La Sputnik V funciona de manera muy similar a la AstraZeneca, incluso se estudió la posibilidad de unir ambos inmunizantes para hacer la vacuna COVID-19 más efectiva, y en lugar de inocular una fracción del ARN del virus (como la de Pfizer) esta usa el virus del resfriado común modificado para que actúe como vector y genera una respuesta controlada del sistema inmune ante la presencia del virus del COVID-19 en el cuerpo.

Pero la primera dosis de la vacuna Sputnik V es muy diferente de la segunda que se aplica, con 21 días de diferencia entre sí. Aunque ambas dosis están dirigidas a la espiga del coronavirus, la segunda dosis lleva el virus neutralizado al organismo. Esta variación en las fórmulas hace que se pueda obtener una versión más duradera que cuando se usan las dos dosis idénticas.

Según las cifras de "Our world in data", más de 103 millones de personas recibido la primera versión rusa de las vacuna COVID-19, la gran mayoría en países desarrollados y Rusia ha ganado prestigio mundial, muy apalancada en América Latina, para lograr una influencia importante en el mundo debido a su bajo costo, y aunque representa una oportunidad para los países menos ricos, también está subordinada a las decisiones del Kremin y de Vladimir Putin sobre cómo será su distribución y venta.

Se habló de