ESTIMACIONES AGRÍCOLAS

El trigo espera por más lluvia en octubre, un mes clave para que repunte la producción

La sequía complicó todo: los productores que apostaron al trigo están preocupados por las condiciones de las plantas. Hay problemas con la siembra de maíz y girasol.
La producción de trigo

La producción de trigo, a la espera de una lluvia que sostenga la proyección. 

Primero fue Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) la que alertó por lo que puede llegar a venir: la entidad rosarina sostuvo días atrás que los pronósticos para el trigo hablan de “la campaña más pobre de los últimos 7 años”. Ahora, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires señaló que la proyección de producción total para este año será de 17,5 millones de toneladas (Mtn), con un altísimo porcentaje de trigo en condiciones que preocupan a más de uno, y no solo tranqueras adentro de los campos.

La proyección de producción de trigo cae como consecuencia de la ausencia de precipitaciones y los daños por heladas en gran parte del centro y el norte del área agrícola a lo largo del ciclo del cultivo. En la última semana se han relevado algunos focos de lluvias aislados, con los mayores acumulados sobre el noroeste del área agrícola, que, dado el grado del avance fenológico del cultivo, es probable que no se refleje en una mejora considerable de los rendimientos zonales”, remarcaron desde la Bolsa porteña.

Además expresaron que “actualmente, un 45,9 % del área en pie mantiene una condición Regular/Mala, y un 57,8 % ya transita desde espigazón en adelante”.

trigo.jpg
La producción de trigo, región por región del país.

La producción de trigo, región por región del país.

Se trata de un momento clave en el crecimiento de lo cultivado. Por eso, la esperanza está puesta en lo que pueda pasar con las precipitaciones de octubre, donde se espera que se reactiven las lluvias en toda el área agrícola. “Eso permitiría sostener la actual proyección de producción”, aseguraron.

Pero tampoco se espera por un volumen de agua que cambie el curso de las cosas. En la Bolsa no esperan que las lluvias tengan mayor impacto sobre los rendimientos esperados.

“En las regiones NOA y NEA el cereal se encuentra entre espigazón y madurez fisiológica con rendimiento esperados entre 5 y 18 quintales por hectárea (qq/ha), producto de la ausencia de lluvias y las heladas tardías. La recolección de los ciclos cortos iniciaría en aproximadamente dos semanas. En el centro del área agrícola aumenta la cantidad de hectáreas resignadas que se destinan a consumo de hacienda o a cobertura, mientras que las expectativas de rendimiento del área en pie se mantienen por debajo al promedio de las últimas campañas”, precisaron.

El maíz también pide por las lluvias

Uno de los cereales más importantes de la campaña gruesa salió a la cancha hace poco, con avances de las labores de siembra que ya están en el 5,8% del total nacional. En total se espera producir en unas 7,5 millones de hectáreas, unas 200.000 menos que lo que se sembró en 2021/22.

“Mientras nos encontramos promediando la ventana de siembra temprana en el centro del área agrícola argentina, la falta de humedad en los perfiles continúa generando demoras en la incorporación del cereal. Bajo este escenario son necesarias lluvias durante las próximas semanas para asegurar el cumplimiento de los planes de siembra, teniendo en cuenta que el período óptimo de implantación culminaría a finales de octubre”, remarcaron.

Maiz .jpg
La producción de maíz también requerirá de un mayor nivel de lluvia para el campo.

La producción de maíz también requerirá de un mayor nivel de lluvia para el campo.

Y también, por otro lado, los lotes más adelantados ya se encuentran expandiendo hojas bajo buenas condiciones sanitarias. “En los Núcleos Norte y Sur, la siembra avanza sobre los cuadros que aún poseen algo de humedad superficial mientras aguardan por precipitaciones que permitan acelerar las labores. Hacia la provincia de Córdoba también se registran importantes demoras en los avances de siembra”, indicaron.

El girasol, la apuesta de muchos productores

La siembra de la oleaginosa marcó un progreso intersemanal de 1,7% y ya cubrió el 24,4% de las 2 millones de hectáreas proyectadas para la campaña 2022/23. “El 52,7% del área presenta una condición hídrica Regular/Seca”, precisaron. Naturalmente, el girasol también espera por las lluvias de octubre.

“En el norte del país se observa gran heterogeneidad sobre los cuadros implantados debido a la falta de lluvias y a las bajas temperaturas. Se informan lotes ralos, con plantas entre 4 y 10 hojas, incluso algunas pérdidas de área. Sumado a ello, se han registrado focos de arañuela y mosquita del tallo”, explicaron.

Pero en simultáneo, sobre el centro del área agrícola, la oleaginosa presenta una mejor condición de cultivo: “Pulsos de humedad durante la última semana mejoran el escenario del cultivo mientras los cuadros se encuentran entre emergencia y diferenciación foliar. Se recibieron reportes de controles de algunos focos de gorgojos y orugas cortadoras”.

Al sur del área agrícola, productores informan haber conseguido materiales de genética variable. Tanto en Buenos Aires como en La Pampa la intención de siembra es alta, aunque la disponibilidad de semilla continúa limitando una expansión mayor. Por otro lado, si bien la mayoría asegura que van a iniciar la siembra a partir del 5 de octubre, ya se han relevado los primeros lotes sembrados en la zona de Tandil.

Se habló de
s