AGRO Y CLIMA

En plena siembra de maíz, los productores agropecuarios piden por más lluvias y la liberación de los insumos

Desde la Bolsa de Comercio de Rosario alertaron que en la zona núcleo por la falta de agua en los suelos de la región y hay temor por lotes proyectados que podrían no ser sembrados.
El maíz

El maíz, en las puertas de una campaña clave: los productores agropecuarios analizan el escenario.

Lo llovido durante los primeros días de septiembre sirvió para el arranque de la campaña maicera, pero en la zona núcleo de la Pampa Húmeda ya se necesitan nuevas precipitaciones. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) alertó por el estado de los suelos de la región y las complicaciones para la siembra de maíz empiezan a expandirse. “Aumentó la desecación superficial”, indicaron. También hay alarma por el faltante de algunos insumos para continuar con las tareas de siembra.

“Ya se sembró más de la mitad del maíz, pero empieza a faltar agua en la cama de siembra. De no tener una lluvia pronto quedará un 20 % de la superficie planificada sin sembrar”, advierten en Marcos Juárez, en el sur de Córdoba. “Sin aportes extra desde el Pacífico y el sur de Brasil, será imperioso que mejoren los mecanismos regionales a fines de septiembre”, dicen los técnicos de BCR.

Si bien hay algunas posibilidades de lluvias entre el martes 28 y el miércoles 29, por el momento se prevén fenómenos muy puntuales y aislados y de escaso volumen. “La tercera semana de septiembre mostró un significativo cambio en el comportamiento de la distribución territorial de las precipitaciones”, comentaron.

“Las lluvias abandonaron la tendencia a favorecer la franja este del país y tuvieron una presencia excluyente sobre la franja sudoeste de la región pampeana. La Pampa, el extremo sudoeste de Córdoba y el extremo sur de Buenos Aires fueron beneficiados por acumulados de 5 a 40 milímetros”, expresaron.

A partir del lunes 20 la intensa circulación de aire frío desde el extremo sur hacia la zona central del país favoreció el desarrollo de las lluvias. Pero para la región núcleo fue muy poco: los acumulados fueron inferiores a los 10 mm.

“A cada semana se agrava la falta de agua en el centro de la región núcleo y el norte de Córdoba y Santa Fe, junto al norte del país”, sostuvieron.

Se sembró el 55% del maíz por parte de los productores agropecuarios, pero la falta de agua pone en dudas el futuro de la siembra: las lluvias de los primeros 9 días de septiembre son las que permitieron seguir con la siembra en esta semana: ya se hicieron 935.000 ha con maíz en la región núcleo. El aumento de la desecación superficial del suelo pone en riesgo la concreción de los planes de siembra en el sudeste cordobés, norte bonaerense y sur de Santa Fe.

lluvias maiz ok.jpg
El panorama de la humedad de los suelos en la zona núcleo de la Pampa Húmeda.

El panorama de la humedad de los suelos en la zona núcleo de la Pampa Húmeda.

En Marcos Juárez, por ejemplo, la falta de agua interrumpió las siembras de los productores agropecuarios, habiendo avanzado un 75%. “De no tener una lluvia pronto, quedará un 20 % de la superficie planificada sin sembrar”, advierten.

En Rojas, se sembró solo el 15% del maíz y la humedad superficial alcanza para pocos días más. “Solo se seguirá sembrando en lotes que tienen cobertura de rastrojos y retienen humedad”, dicen. En San Gregorio, el agua alcanza para algunos lotes más en función del viento, la cobertura y las malezas de cada lote. En el sur de Santa Fe, la zona que menos agua recibió en septiembre, las reservas de humedad en el primer metro están en el mismo nivel que hace un año atrás.

Los insumos, la otra preocupación

¿Están faltando insumos? En muchas localidades responden que no, pero en otras que sí. En General Pinto, por ejemplo, dicen que se tratan de “insumos muy específicos” como herbicidas o fungicidas.

Pero por otro lado algunos técnicos plantean que “la faltante sería temporal y a nivel de algunos distribuidores” y estaría afectando a principios cómo el glifosato o diflufenican y algunos formulados comerciales para control de rama negra y yuyo colorado.

Sin embargo, todavía no sería algo palpable a nivel de los productores agropecuarios, ya que se estima que “más de la mitad de los productores ya han comprado el grueso de los insumos para la siembra de soja y maíz”.

maiz bs as.jpg
La siembra de maíz llevada a cabo hasta el momento por los productores agropecuarios. (Imagen: Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

La siembra de maíz llevada a cabo hasta el momento por los productores agropecuarios. (Imagen: Bolsa de Cereales de Buenos Aires)

¿Labranza mecánica vs. Siembra directa?

En algunas zonas del agro argentino hablan de un “revival” de la labranza mecánica, pero en detrimento de los métodos de siembra directa.

“Se están rompiendo años de (siembra) directa”, señalan los técnicos. El aumento en los costos de producción y la proliferación de malezas resistentes y tolerantes a numerosos principios activos están inclinando la balanza al laboreo de los lotes.

"Al aumentar el precio de los insumos y cobrar menos en dólares, el productor se inclina por aumentar la labranza mecánica. Hay que tener también en cuenta que en trigo y maíz el costo de la fertilización representa casi el alquiler", explican en Cañada Rosquín, Santa Fe. “La nueva rastra diamante se está usando para algunos lotes”, señalan en Marcos Juárez.

Se trata de una labranza superficial, poco agresiva que genera remoción en los primeros centímetros del suelo. En los lotes con alta infestación de malezas “problema” representa una alternativa efectiva y más económica que el uso de herbicidas.

s