GEOPOLÍTICA

¿Granjas porcinas para China o alianza con Estados Unidos? Cuál es el rol del agro y los alimentos en la geopolítica global

Mauro Labombarda, especialista de la Universidad de El Salvador, señala la importancia de "entender el escenario internacional": la compleja tarea de pronosticar un triunfador y los movimientos geopolíticos en base a esa lectura.
Argentina

Argentina, ¿en una encrucijada? La disputa entre Estados Unidos y China llegó a los alimentos.

Que el mundo atraviesa no solo la pandemia por el Covid-19, sino también una disputa política y comercial protagonizada por Estados Unidos y China, no es novedad. Sin embargo, desde el pensamiento y el análisis comienza agigantarse un ítem que puede implicar grandes cuestiones para el campo argentino: la geopolítica de los alimentos en el marco de esa disputa mundial. “Hay que ver de qué lado está jugando cada uno, y por eso la primera decisión a tomar es qué posición va a tomar Argentina”, sostuvo el analista Mauro Labombarda, profesor de la Universidad del Salvador.

“Para poder saber qué es lo que te conviene tenés que entender el escenario global. Si vos no entendés lo que está pasando, o si creés que podés jugar como un vivo y sacar ventaja de los dos, y bueno, después el que gana la contienda recuerda esa posición”, señaló.

“Hasta ahora nuestro país no tomó ninguna decisión categórica”, formuló. El mes pasado A24.com contó el trasfondo de las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y los gestos ambiguos hacia las dos potencias. Incluso, días atrás la disputa volvió a encarnizarse con el motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno y el boicot de Estados Unidos a China.

En este sentido Labombarda recordó el papel argentino en el contexto de la Segunda Guerra Mundial y su etapa de posguerra. “Argentina se quedó al margen por pedido británico en el año 39’ para poder alimentar a Europa, y luego seguimos ese camino, pero EE.UU. nos había pedido que ingresáramos, porque no eran lo mismo los intereses británicos que los norteamericanos: estaba cayendo un imperio y estaba surgiendo uno nuevo”, recordó.

Y comparó con el escenario actual: “En este momento hay que decidir en la disputa global entre China y Estados Unidos. Grandes potencias como Inglaterra, Israel y Australia, países económicamente muy fuertes que tienen un peso internacional han tomado decisiones drásticas, aún en detrimento de sus intereses económicos”.

Labombarda.jpeg
Labombarda habló de una

Labombarda habló de una "Opep de los alimentos": desde Argentina hasta América del Norte.

El caso de Australia en la geopolítica de los alimentos

Hasta antes de la pandemia de Covid-19, Australia y China mantenían una relación bilateral fuerte y dinámica. La proximidad geográfica era la carta de diferencia para el agro australiano en relación a competidores como la Argentina a la hora de disputar el seductor mercado chino.

Sin embargo, en junio de 2020, todo eso estalló por los aires y los productores agropecuarios de Australia quedaron a la deriva. ¿La razón? El nuevo alineamiento geopolítico de su país.

“El agro australiano le vendía todo a China, todos vivían de ese comercio. Les daban servicios, los chinos estudiaban en las universidades australianas. Pero todo eso se rompió con el Covid y ahora los productores locales están en la ruina, no tienen a quién venderle”, explicó.

“¿Tomaron una buena decisión? Estados Unidos los recompensó y les dio la tecnología nuclear para fabricar submarinos de propulsión nuclear. Pero si vos sos el dueño de campos y tenés vacas, decís: ¿a mí qué me importa el submarino nuclear? Me estás metiendo en un conflicto y yo no vendo más”, graficó Labombarda en la charla radial en los estudios de radio La Red.

campo australia.jpg
El caso australiano: la pelea entre Estados Unidos y China repercutió en la industria de alimentos local.

El caso australiano: la pelea entre Estados Unidos y China repercutió en la industria de alimentos local.

¿Qué debe hacer Argentina en materia de geopolítica de los alimentos?

Para Labombarda, el panorama es muy claro: nuestro país debe hacer una lectura de esta conflictividad global y “escoger” un vencedor, para luego reordenar su política exterior en base a este criterio. “Desentenderse de esa situación, para la Argentina, sería una mala decisión”, opinó.

“Primero, algo elemental: hay que tratar de ver quién va a ganar. Porque si yo creo que ganan los chinos, empecemos a poner granjas de cerdo y vendámosle cerdo a los chinos que es lo que ellos quieren. Sin embargo creo que la única salida que tiene Argentina para intentar de dejar el escenario reiterado y pasar a ser protagonista, es una unidad continental”, indicó.

¿A qué se refirió? Labombarda apuntó a una unidad de países americanos, y que el perfil de los mismos esté dado de acuerdo al perfil de producción de alimentos.

“No hay otra. Se trata de una unidad continental real. No solamente de algunos negocios y todo. No estoy hablando de un proyecto común como la Unión Europea. Sino una unidad de países de América, que incluya a Estados Unidos, Canadá y México”, postuló.

trigo.jpg
El trigo, uno de los productos más emblemáticos de Argentina a la hora de los alimentos.

El trigo, uno de los productos más emblemáticos de Argentina a la hora de los alimentos.

“Una suerte de ‘Opep de los alimentos’”, expresó. Labombarda hizo referencia a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), creada en 1962 y que congrega a 14 países de África, Asia y Sudamérica: Argelia, Angola, Guinea Ecuatorial, Gabón, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, República del Congo, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela.

“Y no estoy hablando de la unidad latinoamericana de la cual se habla mucho, y también de algo mucho más amplio que el Mercosur: porque si hablamos de una unidad latinoamericana se da una paradoja: el segundo país hispanoparlante más grande del mundo es Estados Unidos, detrás de México. Recién después viene España. Voy a hacer una unidad latinoamericana sin el país que tiene 60 millones de hispanoparlantes? ¿Qué clase de unidad latinoamericana es esa? Es ideológica en tal caso”, opinó.

Carne asador.jpeg
La carne argentina, el producto estrella de nuestro país en materia de alimentos. China y Estados Unidos, en plena disputa.

La carne argentina, el producto estrella de nuestro país en materia de alimentos. China y Estados Unidos, en plena disputa.

Y agregó: “Creo que China no está en condiciones de cortar con la hegemonía norteamericana en un plazo de acá a 50 años. No le veo los elementos. China necesita alimentos, es el principal importador de alimentos del mundo. ¿Y quién es el principal exportador? EE.UU. Ya ahí tiene una debilidad muy fuerte y nosotros ahí podemos jugar, podemos transformarnos en el abastecedor de China, o no”.

“O también podemos armar una especie de Opep de los alimentos continental, con Estados Unidos, sin que domine ni dé las órdenes. Que se reconozca su poderío, pero que juguemos todos. Ahí quizás haya una salida para Argentina”, concluyó Labombarda.

s