ESTIMACIONES AGRÍCOLAS

La soja arrancó pero con el freno de mano: solo se sembraron 130.000 hectáreas

Los productores agropecuarios iniciaron la campaña 2021/22 y miran de reojo al clima. La búsqueda de la estabilidad de rindes y la apuesta a las siembras tardías.
La soja

La soja, el cultivo estrella de los productores agropecuarios, arrancó con poca prisa. 

Una nueva campaña de soja arrancó por estos días, pero con el freno de mano puesto. Las bajas temperaturas que esperan en varios sectores de la zona núcleo hizo que los productores agropecuarios únicamente hayan podido sembrar unas 130.000 hectáreas en la región, y se espera que para noviembre la siembra se generalice. ¿El por qué de la demora? El escenario de “Niña” sigue vigente, y con una falta de 80 a 100 milímetros en los suelos, los planteos tardíos parecen ser la mejor opción para encontrar estabilidad en los rindes.

“Los productores de mucho hectareaje y contratistas hicieron punta, aventurándose a comenzar con la oleaginosa por cuestiones operativas. Las últimas precipitaciones hicieron posible largar con la siembra en la región, pero muchos decidieron esperar. Había temores por bajas temperaturas para esta semana: se esperaba un pulso frío que podía ser importante pero el cambio que hubo en la circulación el día martes evitó esta posibilidad”, remarcaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario.

Lo que también apuntaron los especialistas de la entidad rosarina es que este ciclo de siembra parece mostrar más cautela y menos apuro por sembrar “lo antes posible”.

soja.jpg
Las reservas de agua en la zona núcleo no son las óptimas para el desarrollo de la soja. El campo espera por lluvias.

Las reservas de agua en la zona núcleo no son las óptimas para el desarrollo de la soja. El campo espera por lluvias.

“Con un año Niña por delante y faltando más de 80 a 100 mm en la mayor parte de los suelos de la región, para lograr condiciones hídricas óptimas muchos productores están buscando estabilidad de rindes con fechas de siembra más tardías”, explicaron.

El arranque tuvo una siembra de 4,48 millones de hectáreas, unas 350.000 menos que hace un año.

“Se ha sembrado apenas un 3% tras las lluvias. Si bien puede haber ajustes negativos en el área, también aparecen comentarios negativos para las siembras de los maíces tardíos”, expresaron.

En Cañada de Gómez, por ejemplo, los productores dicen que “por las subas de los fertilizantes y las medidas de comercialización del maíz viejo, un 10% del área que iba a ser de maíz tardío pasará a soja”.

s