ENTREVISTA

Nueva crítica de Río Negro a la Casa Rosada: "Los Gobiernos a veces ven a las economías regionales como pedigüeñas"

Luego del cruce por el conflicto mapuche, ahora el clima abre una nueva grieta por las pérdidas en la producción de peras y manzanas. "Cuando la fruta no está, el entramado social queda roto", dijo el ministro de la Producción.
Ezequiel Morales
por Ezequiel Morales |
Río Negro y el Gobierno: una relación de idas y vueltas en las últimas semanas. 

Río Negro y el Gobierno: una relación de idas y vueltas en las últimas semanas. 

Río Negro y el Gobierno: una relación de idas y vueltas en las últimas semanas. 

Río Negro y el Gobierno: una relación de idas y vueltas en las últimas semanas. 

El Gobierno oficializó las renuncias de Elena Highton de Nolasco y la cúpula de la Unidad Financiera (Foto: Facebook: Casa Rosada).

El Gobierno oficializó las renuncias de Elena Highton de Nolasco y la cúpula de la Unidad Financiera (Foto: Facebook: Casa Rosada).

Río Negro fue una de las provincias más afectadas por el duro temporal de granizo y de heladas intensas que dañaron los cultivos frutícolas, principalmente, pero también la horticultura y las plantaciones vitivinícolas. La gobernadora Arabela Carreras decretó la semana pasada el estado de “emergencia agropecuaria” en 4 departamentos provinciales y el panorama productivo de cara al verano es un signo de pregunta. La suerte de miles de trabajadores migrantes está atada a lo que suceda con las peras y manzanas.

“Hay que entender que cuando la fruta no está, el entramado social queda completamente roto. Y éstas, las economías regionales, son las actividades que merecen tener una mirada distinta desde los Gobiernos Nacionales que a veces nos ven como “economías pedigüeñas” o que siempre están con algún inconveniente”, se lamentó el Carlos Banacloy, ministro de Producción y Agroindustria de Río Negro, quien a la vez también conoce de la actividad frutícola por ser productor agropecuario.

El mensaje filtrado hacia la Casa Rosada, que si bien tiene un origen diferente, marca también otro contrapunto en la relación de la gobernación de Río Negro con el Gobierno Nacional luego de la polémica por el envío de fuerzas federales para neutralizar el conflicto mapuche en la zona. Además, el funcionario rionegrino adoptó la posición de los productores y reclamó por un cambio en normativas laborales. “El país tiene un 50% de pobreza y una inflación galopante, pero las economías regionales que se quieren desarrollar no pueden contratar gente”, expresó.

-Hay una estimación de cuánto significaría la pérdida de la producción de la provincia tras el temporal?

-La realidad es que es hasta prematuro tirar un cálculo de cuánto es la pérdida. Parte del daño se va viendo a medida de que pasa el tiempo, cuando la fruta se va cayendo producto del daño que le ocasionó la helada. El evento más importante sucedió el 6 de octubre, pero también fue de magnitud el del 7. De momento tenemos 1300 declaraciones juradas que estamos revisando y procesando. Hay que hacer un análisis muy minucioso de las variedades porque no todas tienen el mismo daño, y eso va a ser la clave para determinar el volumen de cosecha que vamos a tener.

Exportaciones - manzanas
Río Negro es el principal polo productor de manzanas en el país.

Río Negro es el principal polo productor de manzanas en el país.

-Pero estiman que no va a ser superior al de 2020.

-No, por supuesto que vamos a tener una cosecha menor. La emergencia no es una más, es una emergencia de daño por helada que a diferencia de la de granizo, donde a veces la fruta cosechada que lo sufrió se cosecha y una parte puede ir al mercado interno y otra puede ir a la industria, cuando es helada la fruta no está. No cuaja.

-¿Cuáles son las diferencias entre los efectos del granizo y los de la helada?

-Cuando es granizo la fruta puede quedar dañada. Le puede quedar una especie de anillo en su superficie, como un aro. La fruta queda marcada y generalmente tiene un destino industrial que por lo menos tracciona la cosecha. No siempre en el granizo se pierde el 100% pero sí te reduce el valor de la planta para ir a mercados más exigentes. En cambio cuando hay helada la fruta entera es más difícil porque depende el estado fenológico de la planta. Si está en estado de flor, se cae y no hay cuaje. Y si es un estado de recién iniciado el cuaje es probable que también la fruta se caiga y la fruta finalmente no esté en la planta. Hay que ver en qué estado fenológico estaban las plantas al día 6 de octubre.

-¿Cómo impacta el cambio climático en la región?

-El cambio climático sigue impactando fuerte con tormentas de cualquier índice, pero también con lo que se percibe en estrés hídrico. Gran parte de este complejo productivo necesita líneas específicas y políticas públicas determinadas. Desde la Provincia tenemos desde hace más de 5 años políticas a tasa completamente subsidiadas. Hoy Río Negro tiene su tasa de interés al 12,5% fijo en pesos, algo que comparado con el mercado no existe. Pero porque también le permite al productor hacer la inversión con la que hoy podría mitigar un temporal o hacer la malla antigranizo.

Pera.JPG
Las peras de Río Negro, menos consumidas en el mercado interno que las manzanas, pero de mayor impacto en las economías regionales.

Las peras de Río Negro, menos consumidas en el mercado interno que las manzanas, pero de mayor impacto en las economías regionales.

-¿Esto le pegó solo a la fruticultura?

-No, hay que pensar también en la horticultura y en otras frutas como la fruta de carozo. Hay que recordar que la fruticultura también tiene que ver con los frutos secos. Y también afectó a la vitivinicultura, más allá de que las peras y las manzanas cuentan con el mayor volumen y la mayor cantidad de hectáreas.

-¿Cuál es el temor desde el lado social? ¿Cómo influyen las cosechas en la dinámica de la economía regional?

-Hay que entender que cuando la fruta no está, el entramado social queda completamente roto. Y las economías regionales son las actividades que merecen tener una mirada distinta desde los Gobiernos Nacionales, que a veces nos ven como “economías pedigüeñas”, o que siempre estamos con algún inconveniente. Yo creo que en realidad lo que pasa es que estamos con muchos años de atraso.

-¿Cuál es la responsabilidad del Gobierno Nacional?

-No importa el color político del Gobierno Nacional. Yo diría que no tienen una mirada de mucho apego hacia las economías regionales, y sin embargo eso es lo que motoriza muchísimo a la mano de obra. La frutícola es una actividad ultra intensiva, que si falla lo primero que se deteriora es el entramado social. Al faltar fruta, a lo mejor 5.000 o 6.000 trabajadores se quedan sin cosecha de manera inmediata. Y es un volumen que al Estado le termina costándole muy caro.

-¿Cómo compararía a las producciones de la región con la de otros cultivos?

-Hay que pensar que la fruta es perenne, que no puede ser reemplazada por otro producto. A diferencia de otros cultivos en los que si te fue mal, como puede ser por ejemplo en la cebolla, a lo mejor podés cambiar de cultivos al año siguiente, acá en la fruta tenés que esperar al menos 5 o 6 años para poder empezar a hablar de una cosecha. Y son cultivos que vos después los tenés por hasta 30 años aproximadamente. Con lo cual se necesitan políticas de Estado de larga previsibilidad, pero cualquier gestión política dura 4 años. Cuando uno inicia un cultivo de gestión no lo vas a ver en su plenitud y por eso se necesitan políticas que se sostengan, más allá de que gobierne quien gobierne.

-¿Y a comparación de la ganadería?

-Mucho peor, porque a la ganadería la podés movilizar, pero a la planta no. Porque a los animales si tenés sequía en tal caso los cargás en un camión jaula, o mandás la vaca a engorde. O si el animal está grande y es refugo la faenás para exportar a China. Pero a la planta no se la puede mover. En la fruticultura eso no pasa, y si viene una helada, o un granizo, tenés que esperar un ciclo completo para volver a tenerla productiva. Y te quedaste sin ninguna posibilidad de cómo afrontar el proceso productivo durante el año.

Banacloy Carreras.jpg
El ministro Carlos Banacloy y la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.

El ministro Carlos Banacloy y la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras.

Qué harán las economías regionales con los trabajadores migrantes

-¿Cómo van a manejar la llegada a Río Negro de los trabajadores temporarios desde el Norte?

-Esto lo estamos coordinando con la Federación de Productores. Hay empresas que lamentablemente entrarán en una situación de proceso preventivo de crisis donde por supuesto otras actividades las han superado con medidas paliativas y se buscarán medidas para que esos trabajadores no pierdan algún tipo de ingreso, que seguramente saldrá del Ministerio de Trabajo de la Nación. Pero que claramente no van a poder venir, o vendrán menos, porque no van tener fruta para cosechar. Y no nos olvidemos de que ese trabajador es un trabajador permanente discontinuo que la necesidad que tienen en otra Provincia hace que gran parte de esa gente viaje sin el contrato. Ese es un problema, porque sucede todos los años y cada vez sucede más. El año pasado por las medidas de restrictivas contra el Covid-19 se suspendió todo porque el micro capaz que no podía pasar por las otras provincias.

-¿Cómo inciden las normativas laborales en peras, manzanas y el resto de los cultivos?

-Debemos ser expeditivos con las nuevas relaciones laborales. Las economías regionales están en detrimento porque van de la mano de la mano de obra. Cuando tenés producciones que son tan temporarias y que además ante una inclemencia climática no podés mantener la relación laboral, eso genera que muchos de los productores no puedan contratar mano de obra. Pensemos en tomates cherrys, en frambuesa, en cosechas intensivas en las que se tiene que cosechar todos los días y durante muchos meses. Hoy esas actividades prácticamente han desaparecido porque las formas de contratar al empleado se da de una manera de contratación muy tirana.

La cosecha de uva de Mendoza demanda demanda entre 12 y 15 mil trabajadores golondrina
Las economías regionales de Río Negro aguardan por lo que pueda pasar con los trabajadores migrantes.

Las economías regionales de Río Negro aguardan por lo que pueda pasar con los trabajadores migrantes.

-¿Por qué?

-Porque tiene la obligación el que contrata de contratarlo todos los años. Y en un año muy particular como este no podrías contratarlo. Por ejemplo en el cherry, que ante la primera helada se pierde la cosecha. La fruta fina tenía gran actividad en la comarca andina y hoy se achicó muchísimo a causa de esto.

-¿Cuál es la propuesta?

-Hay que buscar alguna metodología para que las economías regionales puedan buscar trabajo porque son las que absorben gran parte de la mano de obra. Son leyes laborales que han quedado un poco obsoletas. Tenes un 50% del país en pobreza y una inflación galopante y las economías del país que se quieren desarrollar no pueden contratar gente. Esto es evidente porque estas actividades demandan muchísima mano de obra. La frambuesa tal vez necesita de 100 personas para cosechar 4 hectáreas porque es un fruto muy chiquitito que cosecha muy pocos kilos por persona. El polo cerecero, otro caso, tiene capaz 3.000 trabajadores en 700 hectáreas. En una actividad agropecuaria de las tradicionales, 700 hectáreas las cosecha una persona en 48 horas.

s