Campaña 2021/22

Prevén que el girasol de un salto productivo, pero está atado a dos condiciones

Los especialistas indicaron que la próxima campaña de la oleaginosa podría abarcar 1,8 millones de hectáreas, un 38,5% más que lo sembrado el año pasado. ¿Qué se requiere?
La Bolsa de Cereales estimó una siembra con un gran crecimiento para el girasol.

La Bolsa de Cereales estimó una siembra con un gran crecimiento para el girasol.

A poco de iniciar una nueva campaña para el girasol, los productores arremetieron con todo en la búsqueda de semillas. Según la proyección de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) el cultivo tendría un salto productivo fenomenal: hablan de un crecimiento del 38,5% en comparación al año pasado, unas 500.000 hectáreas más. Sin embargo, hay dos condiciones esenciales para que este escenario pueda plasmarse: que las lluvias y el mercado acompañen durante la ventana de siembra.

“De acuerdo a los resultados preliminares del relevamiento, el escenario se muestra optimista e indica una clara tendencia a incrementar el área de girasol, reflejada según nuestros colaboradores en una compra acelerada de semillas que agotó la disponibilidad de los híbridos más buscados. Sin embargo, a pesar de las señales que auguran una expansión del área de siembra, el cumplimiento de la actual proyección dependerá principalmente de la evolución de las precipitaciones y de las variables de mercado antes y durante la ventana de siembra”, manifestaron los especialistas de la Bolsa de Cereales porteña, en su habitual Panorama Agrícola Semanal.

La denominada “ventana de siembra” de la campaña 2021/22 transcurrirá desde medidos de agosto hasta fines de noviembre. Se espera que primero se siembren los campos de las regiones del norte del país, y que luego lo hagan aquellos más cercanos al sur del área agrícola.

“El escenario refleja una tendencia positiva en términos de área a implantar, traccionada por: la necesidad de recuperar las hectáreas resignadas por déficit hídrico durante el ciclo previo, perspectivas climáticas que anuncian año neutral a seco, resultados positivos obtenidos en regiones clave durante la campaña pasada, una relación de precios que continúa siendo favorable pese a la baja de la cotización en los últimos meses y la posibilidad de los productores de refinanciarse anticipadamente sobre todo en el noreste del área agrícola”, remarcaron los especialistas.

evolucion .jpg
El salto en la siembra del girasol podría materializarse si es que el clima y los mercados finalmente acompañan.

El salto en la siembra del girasol podría materializarse si es que el clima y los mercados finalmente acompañan.

Lo que también destacaron es que el girasol se desempeña mejor que otros cultivos de verano en situaciones de clima neutral a seco. Por eso, frente a este panorama, se proyecta una superficie total de 1.800.000 hectáreas para la nueva campaña.

“En el transcurso del último mes, la escasez de lluvias ha reducido las reservas hídricas. Sin embargo, el descenso de las temperaturas y la reducción de horas de sol propias de esta época del año favorecen la conservación de la humedad remanente. No obstante, la humedad en el estrato superficial es determinante a la hora de decidir avanzar con la siembra”, destacaron.

Y agregaron: “La actual proyección refleja una expansión interanual del área sembrada del 38,5 %, es decir, unas 500.000 hectáreas por encima al ciclo previo, y un incremento del 11,8 % en comparación al promedio del último quinquenio”.

indice insumos .jpg
La evolución del precio de los insumos, algo que los productores de girasol revisan antes de lanzarse a la nueva campaña.

La evolución del precio de los insumos, algo que los productores de girasol revisan antes de lanzarse a la nueva campaña.

El partido del mercado

En relación al mercado, desde la Bolsa porteña destacaron que actualmente los precios domésticos aún superan los máximos registros para esa época del año, y que los márgenes continúan por encima de la campaña previa.

“Y respecto del plano internacional, debe tenerse en cuenta que lo acontecido en el mercado de aceites vegetales es determinante en el precio del girasol, cuyo principal destino es precisamente la elaboración de aceite. Particularmente, el aceite de girasol tiene la función de equilibrar este mercado, siendo la variable de ajuste frente a lo que sucede con los aceites de palma y soja. La menor demanda de biocombustibles registrada en los últimos meses resultó en una sobre oferta de aceites vegetales, que según el USDA para el 2021/22 se proyecta en 239 Mtn (+3% i.c.), generando una presión a la baja en los precios”, sostuvieron.

Se habló de
s