Volkswagen do Brasil: 50 años del Laboratorio de Seguridad

Volkswagen fue pionera en realizar pruebas de choque y desarrollar airbags delanteros y frenos ABS en Brasil.
Volkswagen implementó hace 50 años su Laboratorio de Seguridad Vehicular

Volkswagen implementó hace 50 años su Laboratorio de Seguridad Vehicular, algo inédito en Brasil.

Desde 1971, el laboratorio se integró en el área de Investigación y Desarrollo de Producto, trabajando tanto en la creación y el diseño de nuevos modelos, así como la mejora de vehículos en producción.

Desde 1971, el laboratorio se integró en el área de Investigación y Desarrollo de Producto, trabajando tanto en la creación y el diseño de nuevos modelos, así como la mejora de vehículos en producción.

El Laboratorio de Seguridad Vehicular de Volkswagen do Brasil es pionero en América Latina y una referencia en el Grupo Volkswagen, siendo uno de los más modernos, avanzados y equipados de la empresa en el mundo para el desarrollo de vehículos capaces de ofrecer el máximo desempeño en seguridad.

Pionero en el desarrollo y prueba de choques, sistemas de airbags y frenos ABS

Con la implementación del Laboratorio de Seguridad del Vehículo, Volkswagen fue pionera en la realización de pruebas de choque en Brasil.

A principios de la década de 1970, las pruebas de choque eran la principal herramienta para evaluar y desarrollar elementos de seguridad para automóviles. Aparte de los elementos de seguridad activa, como frenos, suspensión y neumáticos, la atención de los técnicos de la época ya estaba centrada en la seguridad pasiva: mitigar las consecuencias de los accidentes.

Las pruebas no se limitaron al estudio de las deformaciones de la carrocería y los impactos provocados en los maniquíes (maniquí que simula a los ocupantes de los vehículos probados). Un elemento importante fue la integridad del sistema de combustible, que no podía admitir fugas.

Otros componentes del automóvil se probaron individualmente, como los accesorios de los asientos, las cerraduras de las puertas y las cerraduras de los cinturones de seguridad.

Volkswagen también tiene otras acciones pioneras en seguridad vehicular. Fue el primer fabricante de automóviles en Brasil en desarrollar bolsas de aire delanteras y usar frenos ABS.

Conozca la historia del laboratorio.

En 1970, se creó el departamento de Ingeniería de Seguridad del Vehículo y al año siguiente se inauguró el primer laboratorio en las instalaciones de Volkswagen en el distrito de Ipiranga, en São Paulo (SP).

Al principio se realizaron pruebas de colisión frontal y trasera.

A principios de la década de 1970, la línea de productos de Volkswagen introdujo importantes innovaciones, como el VW 1600 TL, un sedán fastback de aspecto deportivo; la versión 1500 del Fusca, pronto apodada Fusca, y la furgoneta Variant.

Otro recién llegado fue el Karmann Ghia TC, una versión exclusivamente brasileña del modelo deportivo, inspirada en las líneas del Porsche 911. Todos estos modelos requirieron mucho trabajo de desarrollo de seguridad local, como incluso aquellos basados en autos fabricados en Alemania, como la Variant y la 1600 TL fueron modificadas para el mercado brasileño.

En los años siguientes, se desarrollaron otros modelos brasileños exclusivos, como el deportivo SP1 y SP2, el icónico Brasilia, el Variant II, la familia Gol e incluso el Fox (versión del Voyage / Parati dirigida a USA / Canadá) .

A mediados de la década de 1980, la estructura de Seguridad del Vehículo se trasladó a la fábrica de Anchieta, en São Bernardo do Campo (SP).

La inauguración de la nueva pista de pruebas de choque fue en 1989. Las nuevas características permitieron el desarrollo, por ejemplo, de la familia Polo y Fox, con énfasis en las versiones producidas para el mercado europeo de ambos vehículos, cumpliendo los estrictos requisitos de la legislación europea. en ese momento.

Los coches 5 estrellas traducen el trabajo del área de seguridad vehicular

Con el apoyo del Laboratorio de Seguridad del Vehículo, se desarrollaron algunos de los modelos Volkswagen que obtuvieron las máximas calificaciones en seguridad en las pruebas realizadas por Latin NCAP, instituto independiente que evalúa autos nuevos vendidos en América Latina y el Caribe - el VW up! fue el primer vehículo compacto producido en Brasil en obtener 5 estrellas en protección de ocupantes adultos.

Poco después vinieron los Volkswagen Polo y Virtus, producidos en la fábrica de Anchieta, en São Bernardo do Campo (SP), y el T-Cross, fabricado en São José dos Pinhais (PR). Estos tres modelos tienen cinco estrellas (grado máximo) tanto para la protección de adultos como de niños.

El modelo más reciente de Volkswagen en lograr las 5 estrellas de Latin NCAP es el Volkswagen Taos, fabricado en la Argentina y México; pero en esta caso es aún más meritorio ya que lo logra con el nuevo protocolo de Latin NCAP, que es mucho más exigente.

Además, modelos como Volkswagen Vento y Tiguan Allspace, producidos en Volkswsagen México, también tienen una calificación máxima (5 estrellas) en protección para adultos y niños.

Los modelos Polo, Virtus, T-Cross, Jetta y Tiguan Allspace también obtuvieron el reconocimiento extra “Advanced Award”, otorgado a vehículos que cumplen con criterios de protección peatonal con tecnologías que mitigan lesiones en situaciones de peatones. El Polo fue el primer modelo vendido en Brasil en recibir este premio.

Pionero en protección de peatones

Volkswagen es pionera en desarrollar en Brasil nuevos vehículos con tecnologías de protección de peatones en caso de atropello. Durante el desarrollo de un nuevo producto, los ingenieros de seguridad del vehículo de VW realizan pruebas para evaluar cuáles serán las influencias del vehículo en el peatón. Si es necesario, rediseñan componentes (como parachoques, capó, parabrisas y pilares del vehículo) para mitigar las lesiones por impacto sin comprometer la integridad estructural del vehículo.

Las pruebas se realizan principalmente a través de simulaciones de realidad virtual. Luego, se verifican y validan en pruebas reales con máquinas y sensores de última generación que simulan el cuerpo humano, evaluando impactos en la pierna, pelvis y cabeza.

Alta tecnología en seguridad vehicular

En la actualidad, los sistemas de seguridad activa y asistencia a la conducción desempeñan un papel importante en la protección de los conductores y pasajeros de vehículos, así como de los peatones.

Además de las pruebas tradicionales, realizadas desde hace décadas, los ingenieros y técnicos del Laboratorio de Seguridad del Vehículo están trabajando actualmente en el desarrollo y mejora de sistemas basados en la digitalización y el procesamiento de datos.

La evolución digital hace posible que sistemas como los frenos ABS interactúen con varios sensores, que van desde acelerómetros hasta cámaras, radares y ultrasonidos.

Entre las características más conocidas que equipan actualmente los autos Volkswagen se encuentran el control electrónico de estabilidad, distribución electrónica de la fuerza de frenado, detector de fatiga, frenado posterior al choque, control de crucero adaptativo, asistente de frenado de emergencia, asistencia delantera, alerta de distancia y detector de punto ciego.

La digitalización permite pruebas virtuales avanzadas

La digitalización también permite realizar pruebas virtuales, que aceleran el desarrollo de los componentes del automóvil mediante la simulación de situaciones reales. Por lo tanto, hay una gran ganancia en el tiempo de desarrollo y la reducción de costos: el automóvil solo se somete a una prueba de choque física después de pasar por numerosas simulaciones.

Prueba de trineo

La prueba de trineo (trineo) evalúa con tecnología de alta precisión las consecuencias de un accidente de tráfico para los ocupantes que utilizan la carrocería del vehículo. Es la simulación física de un impacto en un paso intermedio entre las evaluaciones virtuales, realizadas en una computadora, y la prueba de choque del vehículo completo.

En la prueba Sled se pueden realizar pruebas de colisión frontal, trasera o lateral a diferentes velocidades, así como la evaluación aislada de determinados componentes, como cinturones de seguridad, airbags, asientos, columna de dirección o cuadro de instrumentos, etc.

Prueba de choque

Durante el desarrollo de un nuevo vehículo, se aplican pruebas de choque para evaluar y mejorar la seguridad y la protección de los ocupantes del modelo.

Volkswagen realiza varias pruebas de choque en las situaciones más variadas durante el desarrollo de un nuevo vehículo. Se utilizan diferentes tipos de barreras y velocidades para cubrir el mayor número de simulaciones de accidentes que pueden ocurrir en carreteras transitables.

Además del laboratorio de pruebas de choque, el área cuenta con cámaras climáticas para analizar la activación de airbags, dispositivos de tracción para pruebas de resistencia en la carrocería de los puntos de anclaje de cinturones y asientos, abolladuras en techo y puerta, prueba del tanque de combustible y paragolpes.

Maniquíes antropométricos

El "maniquí de prueba de choque", o maniquí antropométrico, es esencial para el desarrollo de un vehículo seguro.

Es un instrumento de prueba calibrado que se utiliza para medir el potencial de lesiones de cuerpo entero que pueden ocurrir en colisiones de vehículos. Estas figuras antropométricas, con diferentes tamaños estándar, simulan la respuesta humana a impactos, aceleraciones, deflexiones, fuerzas y momentos generados durante un accidente.

La protección infantil se evalúa de acuerdo con el comportamiento dinámico de los sistemas de retención (asientos).

Legislación y protocolos más estrictos

Al mismo tiempo, los requisitos aumentan año tras año: tanto la legislación brasileña como los protocolos de seguridad de los institutos independientes son cada vez más estrictos. Y 50 años después de su inauguración, el Laboratorio de Seguridad Vehicular de Volkswagen do Brasil continúa cumpliendo su misión con un enfoque en el desarrollo y producción de vehículos cada vez más modernos y seguros.

Se habló de
s