Escritores

Muere el escritor Antonio Prieto, el hombre que le escribió al mar

El famoso escritor y profesor Antonio Prieto, que obtuvo el Premio Planeta en 1955, ha fallecido en Madrid.
Kristel Freire
por Kristel Freire |
Muere el escritor Antonio Prieto, el hombre que le escribió al mar

Cuando Pablo le dice a Sandoval la verdad más absoluta entre las verdades que nuestro inconsciente nos impone está aquella frase: "Te das cuenta, Benjamín? El tipo puede cambiar de todo —le dice Sandoval, mientras se aproxima—: de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios. Pero hay una cosa que no puede cambiar, Benjamín: no puede cambiar de pasión." Y es de eso, de lo que jamás se libró Antonio Prieto, de su pasión por el mar.

Antonio Prieto Martín nació el 23 de septiembre de 1923, en Murcia, España. Fue un novelista, un filólogo, un ensayista renombrado, divulgador de la literatura clásica y barroca, editor, profesor, poeta, y sobre todo, fue un marinero de versos que a pesar de las tormentas jamás naufragaron, resistieron, resurgieron, calaron en la cabeza y corazón de cada uno de sus lectores, seguidores y discípulos.

Prieto se dio a conocer en el mundo literario con apenas 25 años, con su novela Tres pisadas de hombre (1955), con la que ganó el Premio Planeta en 1955.

Cursó estudios de Medicina, Filología Románica y Filología Italiana en la Universidad Complutense de Madrid, institución en la que posteriormente y hasta su jubilación fue Catedrático de Literatura Española. Entre su obra novelística y de ensayos destacan Buenas noches, Argüelles (1956), Vuelve atrás, Lázaro (1958), Encuentro con Ilitia (1961), Prólogo a una muerte (1965), Elegía por una esperanza (1972), Secretum (1972), La desatada historia del caballero Palma verde (1991) y La enfermedad del amor (1993).

Para Prieto los libros eran parte del escritor, tal vez por eso en Buenas noches, Argüelles la muerte aparece entre las sombras de las tres edades de la vida, en las tres perspectivas.

Según Diario El País, dentro de su papel como profesor universitario, Prieto comentó: “Como docente jamás he hablado de los autores como si estuvieran muertos; los libros se escriben cuando ellos están vivos”.

s