El rotundo cambio de físico de Débora D´amato a un año y 4 meses de haber sido madre

El rotundo cambio de físico de Débora D´amato a un año y 4 meses de haber sido madre

A los 46 años Débora D´Amato mostró su rotundo cambio físico. La periodista fue mamá de Lola hace un año y cuatro meses y desde entonces su cuerpo empezó a cambiar.

Debora mostró unas fotos en traje de baño y le sumó un importante mensaje.

“Veo unas pocas señoras preocupadas por mi cuerpo, mi edad y mi abdomen. Tengo 46 años, fui mamá hace un año y cuatro meses y sigo dando la teta. La paso bomba y amo que mi hija esté divina alimentándose con mamá. Soy tan feliz que no hago otra cosa que disfrutar. Opción UF y listo, no ven nada que no quieran. Acá van a ver a este ser en las condiciones que llega: como puede pero plena. Besos”, escribió en respuesta a las críticas que estaba recibiendo de varias mujeres.

“Acá, de este ángulo, mi abdomen denota un embarazo de 38 semanas y un parto realizado hace año y cuatro meses. ¡¡¡Indignante!!! Ah, un detalle: no tuve tiempo de hacerme las uñas y como en casa lavo y cocino, están saltadas. ¡Sacrifiquenmé en Plaza de Mayo!”, sumó con irónica.

Embed

Pero no quedó ahí, la periodista fue por más: “Hablando en serio. En el MES DE LA MUJER. Sin bromas ni ironías. Chiques (no me hagan un planteo por el chiques, dejenmelo pasar). Mi cuerpo es el que tengo. Ni mejor ni peor: es mío. El 30 de marzo cumplo 47 (quien quiera mandar regalitos, bienvenido sea) y les juro por la memoria de mi padre que se fue hace unos años que soy feliz. Uso trajes de baño enteros, culotte, culo al aire, intermedio, bikinis chicas y grandes”, sostuvo.

“Nunca tuve mambo con mi cuerpo. Ni cuando estaba "gorda" producto de mi tratamiento de maternidad, ni antes que era un palo, ni ahora que vuelvo a serlo pero claro, la mayoría no me conoce de mi época pre tratamiento y desconocía a mis piernas de novia de Popeye. .

Mis canas me acompañan desde los 19 (mamá y papá son blancos en canas) y me pintó no teñirme más”, sumó.

“Fui mamá de grande (a mis 45) y me encantaría serlo nuevamente, solo que sería una locura en esta familia monoparental que decidí formar. Si mi embarazo me hubiera dejado inverso a lo que soy hoy, usaría lo mismo y me habría dejado de teñir también. Me rompe soberanamente las petunias teñirme una vez a la semana (pq me tenía que teñir una vez a la semana para no parecer un zorrino con la franja Blanca en las raíces). Vivo plena y soy pragmática. Hago lo que quiero en la mayoría de las oportunidades y lo que puedo en otras”, agregó.

“Desconozco el mambo de la vejez, la gordura o delgadez. Entiendo que en mi caso fluye pero asumo que en otros, cala profundo. Yo tengo empatía pero no es lo que le sucede a un grupo minúsculo pero agresivo. Por acá, no hacen mella pero guarda que en otras personas seguramente puedan hacer daño. Con Lola les mandamos besos y les decimos que nos gusta andar culisueltas y divertidas por la terraza de nuestra casa”, finalizó.

Embed

Se habló de
s