“Ahora me toca a mí”, la reflexión que se hace Sampaoli ante el escenario fatal
MundialRusia2018

“Ahora me toca a mí”, la reflexión que se hace Sampaoli ante el escenario fatal

Ahora me toca a mí, pensará Sampaoli en su laberinto. La expresión de la Argentina con Islandia ha sido tan insípida que obliga a plantear un escenario fatal.

Es necesario señalar errores que no deberán repetirse. El plan del técnico para atravesar esa “piedra”, como graficara Valdano a Islandia, rondó lo absurdo. Y no solo por la elocuencia de Mascherano y Biglia para contener a un rival que tenía otros planes en la tarde del Spartak.

Los ensayos para Croacia indican la caída de jugadores a los que el paso del tiempo los fue deteriorando, Di María, Biglia y Rojo ya no tienen presente de selección. Pero sobre todo, el posible equipo para el jueves expone más que nunca a Sampaoli.

Esta claro que el técnico argentino ha decepcionado a sus creyentes, y no sedujo a sus ateos. Sus incongruencias son patológicas. El discurso desde que llegó a la selección contrastó siempre con la realidad.

Aquellos que infieren que este cambio de molde y de búsqueda se ajustará al pensamiento del entrenador estarán probablemente acertados, pero a tener en cuenta que los conceptos son asimilados por el equipo si hay creencia. Si los jugadores sospechan que los planes de los técnicos no dan garantías, aparece la desconfianza. Y este es un equipo que convive con el derrotismo. Por historias no resueltas. Por traumas que vuelven todo el tiempo.

Y en el medio de tantas preguntas, las cargas de Messi. Propias y ajenas. Desde el técnico que plantea que este “es el equipo de Messi” y da pocas herramientas para que esto suceda. Ni socios ni juego colectivo que le permita liberarse de tantas obligaciones. Messi se paraliza ante la inacción.

No se puede ser iluso ni mucho menos. La realidad de la Argentina en Rusia por ahora es desordenada y confusa. Obvio que vale soñar. Es gratis. Pero les debo decir la verdad aunque quisiera tener un poco menos de razón.