icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
FÚTBOL

La altura de La Paz, ese asterisco que puede justificar las falencias que tiene la Selección de Scaloni

La altura de La Paz, ese asterisco que puede justificar las falencias que tiene la Selección de Scaloni
La altura del Hernando Siles es de 3640 metros.

La Selección Argentina tiene enfrente un escenario que puede justificar sus propias limitaciones. Jugar en La Paz es para el fútbol argentino un estigma histórico. Con mejores o peores equipos, casi siempre fuimos a padecer.

Llamativo plan logístico del cuerpo técnico argentino que hizo llegar al plantel a la capital boliviana (a 3.650 mts sobre el nivel del mar), 48 horas antes del partido, cuanto justamente se ha comprobado que los peores efectos se producen desde ese lapso de estancia en la ciudad.

El técnico argentino enfatizó la necesidad de entrenarse en el día previo al partido para determinar el viaje de la pelota con la incidencia de la altura. Argentina necesita prolongar la posesión de la pelota y progresar en el campo desde la tenencia. Para ello sería necesario la presencia de un organizador de juego como Exequiel Palacios o Papu Gómez en lugar de Marcos Acuña.

La alternativa de tener a Ocampos o Toto Salvio por afuera reclama explosión cuando la búsqueda de profundidad se produzca de manera puntual. Procurar atacar al espacio debe darse para finalizar rotundamente.

Las escenas que vimos del equipo argentino en tramos del partido con Ecuador donde se daban pases breves sin cambio de ritmo producto de su propia impotencia, pueden resultar una buena receta para este partido. El defecto en condiciones normales puede resultar virtud en el techo de América.

Otra de las dudas pasan por el lateral derecho, si seguirá Montiel o decide incluir a Foyth. Será un bonus track para el entrenador disponer de las 5 modificaciones, en momentos donde la condición física deteriore el plan de juego.

Será otro el análisis de la actuación de Argentina por esta incidencia, y será imposible añadirlo a las conclusiones que pudimos sacar con Ecuador más allá del triunfo. El exceso de precauciones con el equipo de Alfaro en La Bombonera, presagiando el peligro de los contraataques ecuatorianos, no deja de inquietar en función de los riesgos que debe asumir el seleccionado nacional ante rivales menores.

En este caso, los recaudos estarán plenamente argumentados por las dificultades históricas que el fútbol argentino tiene jugando en La Paz, aunque las diferencias de calidades se ensanchen. Y aunque la ciencia se desarrolle, y todo evolucione, la dificultad no pareciera tener solución. Ojalá que mañana la encontremos.

por Hugo Balassone
SUBIR

Show

NWS

Poder