Los ex funcionarios detenidos ya están en Ezeiza bajo el sistema de presos por corrupción
CorrupciónK

Los ex funcionarios detenidos ya están en Ezeiza bajo el sistema de presos por corrupción

Qué pasó. Los cinco ex funcionarios detenidos por el escándalo de los cuadernos ya se encuentran en la cárcel de Ezeiza bajo el sistema IRIC, un programa de control especial para presos por corrupción. Se trata del programa bajo el cual están detenidos Julio De Vido, Lázaro Báez o Cristóbal López, entre otros.

Mientras tanto, aún no resolvió la suerte de los empresarios que están detenidos. Sus defensas presentaron ayer pedidos de excarcelación, luego de que todos se negaran a contestar preguntas por consejo de sus abogados hasta no saber las pruebas con las que cuentan.

Es probable que esa decisión sea tomada por el juez Claudio Bonadio durante el transcurso de día, indicaron fuentes judiciales.

Mientras tanto, los investigadores siguen trabajando sobre la declaración que prestó ayer en condición de arrepentido el chofer Oscar Centeno, quien por estas horas continuaba arrestado pero que ya fue incorporado al programa de protección de imputado-colaborador que maneja el Ministerio de Justicia.

Los detenidos alojados en Ezeiza son:

  • Roberto Baratta, ex secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, que ya estuvo preso por el caso de Gas Licuado
  • Rafael Llorens, asesor legal del Ministerio durante la gestión de De Vido
  • Hugo Larraburu, ex coordinador de la Jefatura de Gabinete 
  • Walter Fagyas, ex presidente de ENARSA
  • Nelson Lazarte, ex secretario de Baratta.

Según indicaron a A24.com, en las primeras horas los detenidos quedaran alojados en el hospital penitenciario para evaluar su estado de salud y después se definirá si quedan en Ezeiza, o si son remitidos a Marcos Paz, donde existe un área bajo el mismo programa.

Qué es el IRIC. Es el programa del Servicio Penitenciario Federal que funciona en las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz y vigila a detenidos de alto perfil y poder adquisitivo. Se comenzó a aplicar con la llegada a prisión de los primeros ex funcionarios kirchneristas encarcelados. Aunque al programa también lo integran narcotraficantes, lavadores de dinero, integrantes de organizaciones criminales.