De qué hablaron Marcos Peña y Garavano con Lorenzetti y los jueces de la Corte
Layer 1
ReformasJudiciales

De qué hablaron Marcos Peña y Garavano con Lorenzetti y los jueces de la Corte

Qué pasó. En medio de la tensión entre el Gobierno y el Poder Judicial, de las pésimas encuestas sobre la imagen de la Justicia y del pedido de juicio político a Ricardo Lorenzetti por parte de de Elisa Carrió, cuatro de los jueces de la Corte Suprema recibieron al ministro de Justicia, Germán Garavano, y al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

El motivo formal del encuentro fue mejorar el diálogo institucional entre el Gobierno y la Corte, trabajar en conjunto los tres poderes (Ejecutivo, Judicial y Legislativo) y empezar a trabajar tanto en el proceso de reformas anunciado por Lorenzetti en la apertura del año judicial como en los proyectos del Gobierno. El informal, limar asperezas.

La reunión comenzó con cierta tensión porque los jueces estaban a la defensiva. Alegaron que el affaire de la oficina de comunicaciones parece un ataque hacia el tribunal. Pero el clima que primó fue el de la seriedad y todos se enfocaron en las reformas que necesita la Justicia.

Los puntos que trataron:

  • Acelerar los tiempos de la justicia. Desde la Corte Suprema resaltaron la importancia de la digitalización de los expedientes y mejorar problemas de infraestructura.
  • El tema de la oficina de las escuchas también se tocó y ambas partes coincidieron en que siga en el ámbito de la Justicia. 
  • Garavano y Peña remarcaron el interés del Gobierno en reformar el nuevo Código Procesal Penal que entrará en vigencia este año en la provincia de Salta y que, paulatinamente, se implementará en todo el país. Además, el nuevo texto reglamenta el uso de la prisión preventiva para reducir la discrecionalidad de los jueces -punto en el que coincidieron que hay que mejorar.
  • También hablaron acerca de la ley de subrogancia -que se espera que el próximo miércoles el Gobierno convierta en ley- .
  • Pese a los trascendidos de estos días, el horario de atención al público de los tribunales no fue materia de discusión.

De acuerdo las fuentes cercanas a los protagonistas, el tema del pedido de juicio político de Carrió a Lorenzetti fue planteado por un juez al pasar, y Peña respondió que es un tema que será tratado en el Congreso.

Esta fue la primera de una serie de reuniones entre el Gobierno y la Corte con el objetivo de acordar el diseño y la implementación de políticas públicas para mejorar el servicio de justicia.

De todas maneras, muchas nubes amenazan este incipiente acuerdo. Los embates de Carrió contra  Lorenzetti, las resistencias de la corporación judicial a los cambios; sobre todo, al nuevo Código de procedimiento que transfiere el poder de los jueces a los fiscales y la desconfianza mutua entre algunos jueces de la Corte y la coalición Cambiemos son algunas de las tormentas que deberán atravesar quienes hoy tomaron una decisión importante: reconocer de manera conjunta que la cuestión judicial no es patrimonio de ningún sector, sino un problema en el que se juegan los cimientos del Estado.