Abuela generosa

El asesino de Wanda Taddei podrá salir de prisión para ir al cumpleaños de 15 de su hija

25 de febrero de 2021 - 07:59
El asesino de Wanda Taddei podrá salir de prisión para ir al cumpleaños de 15 de su hija

El ex baterista de la banda Callejeros, Eduardo Vásquez, condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa Wanda Taddei, recibió un beneficio extraordinario y podrá salir para festejar el cumpleaños de su hija.

"Justamente el sábado que cumplo 79 años, Vásquez va a poder estar con la hija, pero yo no voy a poder estar con la mía", expresó Jorge Taddei, padre de la joven que hace once años murió tras ser prendida fuego por Vásquez.

El juez de Ejecución Penal Axel López dispuso que Vásquez sea trasladado entre las 12 y las 18 horas desde la cárcel de Ezeiza a una casa situada en la localidad de Tapiales, partido de La Matanza, para el evento.

En el fallo, el juez López recordó que el 8 de febrero había autorizado una "visita especial" para el 27 de febrero para que el exbaterista celebre el cumpleaños de 15 de su hija dentro del Complejo de Ezeiza, de 10 a 17, y en el que podían participar nueve visitantes.

Sin embargo, el Servicio Penitenciario Federal (SPF) informó que sólo se podía permitir el ingreso de dos personas debido a la actual crisis sanitaria. Ante esa situación, la defensa pidió que sea trasladado para participar del festejo a "un domicilio del conurbano por un lapso determinado".

López valoró "el hecho de que la presencia de Vásquez en el festejo del decimoquinto cumpleaños de su hija constituye un hecho único e irrepetible que se relaciona con una suerte de obligación moral del nombrado".

Por su parte, Jorge Taddei criticó que "justo en este momento de recrudecimiento de los femicidios le dan la posibilidad de que un femicida vaya atender a la hija".

Rociada con alcohol y prendida fuego

La madrugada del 10 de febrero de 2010, en la casa de Pizarro 7083, de Mataderos, Wanda (29) y Vásquez (45) discutieron y el baterista arrojó alcohol sobre el cuerpo de la joven y la prendió fuego con un encendedor.

La víctima agonizó durante 11 días y el 21 de febrero murió en el Hospital de Quemados porteño, convirtiéndose así en un caso emblema por la modalidad en la que fue cometido el femicidio.