buena onda

Un joven ingirió más de 50 imanes para volverse "magnético": debieron operarlo de urgencia

por Julia D'Arrisso e Ignacio Ferreiro | 09 de febrero de 2021 - 09:31
Un joven ingirió más de 50 imanes para volverse magnético: debieron operarlo de urgencia

Rhiley Morrison tiene 12 años y vive en Prestwich, Reino Unido. Su curiosidad por el mundo experimental y fantástico casi le vale la vida, ya que ingirió 54 imanes para convertir a su cuerpo en uno "magnético". Para su suerte, su madre, al enterarse de lo que había hecho, lo llevó al hospital, donde se los pudieron extraer tras 6 horas de cirugía.

Según explicó la madre de Morrison a medios locales, las pequeñas bolas magnéticas las comió en dos oportunidades, buscando atraer los objetos metálicos que el niño acercaba a su estómago.

 Embed      
Estos son los 54 imanes que le sacaron del organismo a Rhiley Morrison. (Foto: fuente Kennedy News and Media @Kennedy__News).
Estos son los 54 imanes que le sacaron del organismo a Rhiley Morrison. (Foto: fuente Kennedy News and Media @Kennedy__News).

Pero con el correr los días y al no poder eliminarlas naturalmente, Rhiley le comentó lo que hizo a su madre, Paige Ward, quien rápidamente lo llevó al hospital.

Los médicos le realizaron una radiografía y descubrieron que tenía adentro de su estómago y en el intestino más de 30 imanes, pero luego de la operación se confirmó que fueron 54 en total.

 Embed      
Rhiley Morrison se recupera de la intervención que le salvó la vida (Foto: fuente Kennedy News and Media @Kennedy__News).
Rhiley Morrison se recupera de la intervención que le salvó la vida (Foto: fuente Kennedy News and Media @Kennedy__News).

La principal preocupación del personal de la salud que lo asistió era que alguna de las bolas que ingirió hayan sido absorbidas por el organismo o que afectaran a algún órgano vital. Por esa razón, le realizaron una cirugía de urgencia para extraerlas, que demoró 6 horas, y que no habría dejado secuelas para el niño.

Actualmente, Morrison se recupera en su casa y puede contar la anécdota del día que quiso ser el “hombre magnético”.

Se habló de