Fin del matrimonio

Los Gates: un divorcio donde está en juego una fortuna más grande que el PBI de varios países

Después de 27 años se separan Bill y Melinda Gates. Mientras se habla de cifras fabulosas, también se menciona la existencia de un precontrato nupcial.
por Roberto Adrián Maidana | 04 de mayo de 2021 - 09:14
Bill Gates

Bill Gates, alertó sobre el cambio climático y una pandemia por un virus (Foto: AP).

Después de 27 años se separaron Melinda y Bill Gates (Foto: AP).

Después de 27 años se separaron Melinda y Bill Gates (Foto: AP).

Una de las piezas de arte de Bill Gates: el código Leicester de Leonardo (Foto: AP).

Una de las piezas de arte de Bill Gates: el código Leicester de Leonardo (Foto: AP).

Melinda Gates

Melinda Gates, en tareas humanitarias de la fundación que dice, se va a mantener (Foto: cuenta de Twitter de la Fundacion Gates).

"Creí que nos íbamos a matar entre nosotros y pensé: ‘Bueno, tal vez esto acabe con nuestro matrimonio de una vez". La frase es de Melinda Gates. Tal vez fue premonitoria de este momento. El matrimonio de millonarios y filántropos más famoso del mundo se separa.

Corría el año 2013 y ella mantuvo una pelea intensa con su esposo Bill por cómo redactar el mensaje de fin de año a los empleados de su fundación. Bill estaba acostumbrado a hacerlo solo. Melinda, sin embargo, exhibió su empoderamiento y exigió que fuera una carta elaborada por ambos.

Finalmente, se resolvió de un modo salomónico. Bill escribió la nota inicial y luego se incluyó el mensaje de Melinda. A partir de 2015, la carta fue escrita en conjunto. El triunfo de Melinda fue evidente.

Ocho años más tarde escribieron, tal vez, su última comunicación juntos. Al menos como un matrimonio.

https://twitter.com/melindagates/status/1389316399428866049

Cada uno reprodujo en su cuenta personal de Twitter el mensaje de la separación: "Después de pensarlo mucho y trabajar mucho en nuestra relación, hemos tomado la decisión de poner fin a nuestro matrimonio. Durante los últimos 27 años, hemos criado a tres niños increíbles y construido una fundación que funciona en todo el mundo para permitir que todas las personas lleven vidas saludables y productivas”. Melinda lo hizo recuperando su apellido familiar. French Gates.

Una fortuna para repartir y el futuro de la fundación

La noticia impacto en todo el mundo. Por diferentes motivos. Desde las revistas del corazón y las dudas por el futuro de la fundación, una de las obras filantrópicas más importantes del planeta. Especialmente en esta época de pandemia, por su aporte para el desarrollo y el esfuerzo en la distribución de las vacunas de manera igualitaria.

Es que los datos sobre el patrimonio de la pareja son impresionantes.

Bill Gates es desde hace años una de las personas más ricas del planeta. Solo el ascenso de Elon Musk lo relegó al cuarto puesto global. Y es uno de los contados "mil millonarios" del mundo. Magnates que, tienen más de US$1.000 millones como fortuna personal.

Su riqueza está calculada en US$124.000 millones. Representa la tercera parte del PBI total de la Argentina. Él solo.

Pero además, la fundación Bill & Melinda Gates tiene ingentes recursos. Han invertido US$50.000 millones en diversas obras de caridad en todo el mundo. Solo para el desarrollo de las vacunas contra la pandemia de COVID-19, destinaron US$ 1.000 millones.

Y cuando Trump interrumpió la cuota anual de los EE.UU. a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Bill Gates hizo un aporte extraordinario de US$250 millones. Por si fuera poco, contribuye con el 10% del total del presupuesto de esa entidad y es el principal sostén particular, fuera de los gobiernos, de ese organismo dependiente de la ONU.

Una fortuna bien diversificada

La fortuna está basada, entre otras cosas, en los ingresos constantes de Microsoft. La empresa tecnológica es una de las dos más importantes que cotizan en la bolsa de Nueva York. Su valor se triplicó en los últimos 10 años, al pasar de US$ 337.000 millones en 2009 a US$ 905.000 millones en 2019.

Pero además, el matrimonio (hasta ayer) tiene una mansión de 110.000 hectáreas. Para ellos y sus tres hijos. Los Gates son los más grande terratenientes de los Estados Unidos, según el New York Times.

Por medio de su empresa de inversiones "Cascade Investment", manejan sus fondos personales, que incluyen acciones en una cadena hotelera, en el sistema ferroviario canadiense y en "AutoNAtion", la red de concesionarios automotores más extensa de los Estados Unidos.

El papel de Melinda

Ella es egresada de Duke en informática y Economía. Ingresó a "Microsoft" en 1987, como gerente de productos. Allí empezó a moldear su carácter en favor del feminismo. Era la más joven y la única mujer entre las 10 personas contratadas para trabajar en la empresa, según contó a la revista Fortune. En esa empresa "machista", ella consiguió abrirse un camino.

En 1994 se casó con Bill Gates y desde entonces estuvieron 27 años juntos no solo en el matrimonio. También a la hora de tomar decisiones empresariales y, especialmente, en la fundación filantrópica. La misma que, aseguran, pese a la separación, seguirá adelante.

La hora de hacer números

Todo el mundo calcula cuánto dinero quedará para cada parte del, hasta hoy, matrimonio Gates. Tienen además 3 hijos como herederos. Pero ellos siempre han estado a favor de cobrar altos impuestos a las herencias, como forma de igualador social.

Todavía no ha trascendido absolutamente nada sobre la repartición de los bienes. Es muy temprano para saberlo.

Cuando hace dos años, Jeff Bezos -otro "milmillonario"- se separó, su mujer, MacKenzie Scott, recibió nada menos que US$ 36.000 millones. De inmediato ingresó al ranking de Forbes como una de las mujeres más poderosas del planeta.

Pero el New York Times, en la nota en la que informó sobre la separación del matrimonio Gates da un dato revelador: existiría un contrato prenupcial. ¿Qué estipula? Por ahora es un secreto.

Una "notebook" de Leonardo

En 1994, recién casados, Bill le dijo a Melinda que pensaba gastar US$60 millones en una notebook. ¿Pero si ya tienes una?", respondió su mujer, sin reparar en la cifra. Bill Gates hizo un juego de palabras en inglés. Por "notebook" se refería a un "libro de notas". ¿De quién? Nada menos que de Leonardo Da Vinci. En Sotheby's finalmente lo compró por US$ 30 millones. Es el códice "Leicester" con su característica "escritura especular", o sea solo legible confrontándolo con un espejo. Es el único código conocido de Leonardo que está en manos de un particular. ¿Quién se lo quedará ahora?

"¿Es esto espontáneo para ti?"

Bill Gates comenzó a cortejar Melinda, por entonces su empleada, en un día de "picnic" de la empresa. Luego, en el estacionamiento de Microsoft, se acercó y le propuso una cita para 15 días más tarde.

"Es muy temprano todavía, no me parece espontáneo", lo rechazó Melinda. "Llámame cuando sea más cerca de la fecha", propuso ella.

Cuando Bill regresó a su oficina, dos horas más tarde, la llamó por teléfono para invitarla. "¿Ya es lo suficientemente espontáneo?", le preguntó.

Sin embargo, aquella anécdota quedó sepultada en el pasado. Ahora, deberán lidiar con una separación que implica cifras que salvarían a varios países de la pobreza.

Lo Último de Show