Rusia: más de 3.200 detenidos por protestas en reclamo de la liberación del líder opositor Alexéi Navalny

31 de enero de 2021 - 11:55
Rusia: más de 3.200 detenidos por protestas en reclamo de la liberación del líder opositor Alexéi Navalny

Tras varias protestas en las principales ciudades de Rusia en reclamo de la liberación del líder opositor Alexéi Navalny, más 3200 personas fueron detenidas.

A mediados de enero, Navalny fue detenido al regresar a Rusia luego de haberse recuperado de un cuadro de envenenamiento que, según el líder opositor, había sido perpetrado por el gobierno ruso. Ante la acusación, el presidente Vladimir Putin afirmó que al abandonar el país no había rastros de ningún veneno por lo cual no podrían abrir una investigación.

La detención de Navalny, según el gobierno ruso, se debió a que en su estancia en Alemania, donde se recuperó del envenenamiento, violó los términos de una condena en suspenso de 2014. Sin embargo, para al líder opositor se debió una causa armada por motivos políticos.

Ahora, tras la protestas en reclamo de la libertad del opositor, se registraron más de 3.200 detenciones, según la organización OVD-Info, dedicada a monitorear las protestas en el país. En ese sentido, enumeraron que unos 900 arrestos tuvieron lugar en Moscú, siendo que uno de ellos fue la esposa Nalvany, Yulia Navalnaya.

En tanto, el Gobierno ruso acusó a Estados Unidos de una "burda injerencia" en los "asuntos internos" del país. "Es un hecho probado, así como la promoción de falsas informaciones y los llamados a participar a acciones ilegales por parte de plataformas en línea controladas por Washington", dijo la Cancillería rusa en su página de Facebook, según reprodujo la agencia de noticias AFP.

Por su parte, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) apuntaron contra la gestión de Putin. "El uso persistente de tácticas brutales de Rusia contra manifestantes pacíficos y periodistas por segunda semana consecutiva y repite su llamamiento a liberar a quienes fueron detenidos, entre ellos Alexéi Navalny", reclamó en redes sociales el flamante secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken.