Fútbol argentino

Escándalo por comentarios sexistas de un relator para una jueza de línea

En la transmisión de Mitre-Chicago que emitió TyC Sports Play, Ramón Ávila se desubicó con la asistente Mariana Duré. El descargo del relator.
Mariana Duré

Mariana Duré, la jueza que recibió comentarios sexistas de parte de un relator.

El relator Ramón Ávila, quien además es el presidente del Círculo de Periodistas Depotivos de Santiago del Estero, se viralizó en las últimas horas por una lamentable participación en el relato de Mitre-Nueva Chicago por la Primera Nacional.

En plena transmisión, Ávila propinó comentarios machistas sobre Mariana Duré, árbitro asistente del partido. "Linda, buena presencia, epa", comentó el narrador, quien después siguió refiriendo a las cualidades físicas de la jueza y hasta le pidió a su comentarista que le consiga el número de teléfono.

Embed

Los hechos se sucedieron el domingo, pero trascendieron en las últimas horas. Luego de la viralización del video, Ávila realizó un descargo en redes sociales.

"En función de los comunicados, comentarios y publicaciones que se viralizaron recientemente en diversas redes sociales, quiero expresar públicamente mis sinceras disculpas al árbitro asistente 2, Mariana Duré, que jugó el domingo pasado, en el partido de fútbol entre el Club Atlético Mitre y el Club Atlético Nueva Chicago, por la Primera Nacional, frente a mis dichos realizados, durante la transmisión por el streaming de TyC Sports Play.

Rectifico todos y cada uno de los dichos referidos a su persona que pudieran considerarse lesivos a su honor o su dignidad. Muy lejos estuvo ello en mi intención o aspiración.

Mi intención siempre fue denotar el contraste, que otorga el toque femenino en una terna arbitral a la que se nos tiene acostumbrado estar compuesta por mayoría masculina.

Incluso durante la transmisión en cuestión, hice referencia a su buena actuación y he ponderado el lugar que se viene ganando la mujer en el fútbol, en el deporte y en la sociedad por su lucha en cuanto a la igualdad de oportunidades.

Tampoco pretendo verme involucrado en polémicas mediáticas o en odios anónimos en las redes sociales. Muy lejos estoy de aquello.

Aunque por supuesto, me pregunto si por vía del absurdo, ¿qué podría decirse si -lejos de recibir halagos- la señorita jueza de línea hubiera recibido un insulto? ¿O un reproche ante un error en su arbitraje o fallo? ¿Es género, es discriminación, o apreciación periodística?

No, señores y señoras, la terna arbitral es la autoridad máxima del encuentro y tiene la potestad de manejar la policía en el campo de juego y sus adyacencias.

Puede tomarse como descortesía, sí. Podría tomarse como insulto, tal vez. Pero no como acoso porque la situación de la jueza de línea no es vulnerable. Es autoridad. De no ser así, y a partir de entonces, cualquier insulto en la cancha sería discriminación".

s