Va a jucio

Terror: la descuartizó en 25 partes y la cocinó en una olla

Sucedió en CABA. El acusado irá a juicio por asesinar a su esposa, descuartizarla y cocinarla. Según la fiscalía, el asesino puso en evidencia un "odio y total menosprecio" por la víctima.
Terror: la descuartizó en 25 partes y la cocinó en una olla

Otro caso de violencia de género en el Barrio 31 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Waldo Servian Riquelme de 35 años asesinó y descuartizó a su esposa, de quien estaba separado, para luego cocinarla.

La víctima, Mirtha Liliana González Ayala de 37 años fue atacada por Servian Riquelme en 2019. Sucedió en el Barrio 31 de Retiro y la fiscalía tratará de llevar a la máxima pena al acusado por el brutal feminicidio.

El debate por el crimen de Mirtha comenzará a las 9-30 ante el Tribunal Oral en lo Criminal 14, que se encuentra ubicado en el primer piso de los tribunales de Lavalle 1171. Además, habrá otras dos jornadas los días 8 y 15 de noviembre.

El femicida conocido como "el descuartizador de la amoldadora" planificó el violento ataque que llevó a la muerte de Mirtha Liliana González. El hecho ocurrió entre el 15 y 16 de marzo de 2019 en la vivienda que ambos compartían.

Waldo Servian Riquelme decidió dejar a sus hijos al cuidado de su familia en la tarde previa al femicidio para poder estar a solas con Mirtha. Según el fiscal a cargo, Fernando Kñappenbach, el móvil del crimen fue la separación de la pareja. Waldo y Mirtha, ambos de nacionalidad paraguaya, mantenían una disputa por la venta de la casa. Al parecer, Mirtha no quería vender y el asesino sí.

Los jueces a cargo de la causa son Hugo Norberto Cataldi, Domingo Luis Altieri y Silvia Estela Mora y en la defensa está el abogado José Vera.

descuartizador-amoladora-barrio-31-femicidio3.jpg_366287663.webp

Algunos detalles de la escena del femicidio

Al llegar a la escena del crimen, las autoridades hallaron una olla con "restos humanos seccionados que habían sido sometidos a proceso de cocción", un horno eléctrico y un cuchillo de cocina con rastros de sangre, la "amoladora angular" con los discos de corte dentro de un balde. Al parecer el femicida usó esa herramienta para despedazar el cadáver.

Servian Riquelme usó el baño familiar como escena para el femicidio. Mientras Mirtha se duchaba, Servian Riquelme la atacó. Este acto de violencia de género tiene el macabro final, ya que el victimario la descuartizó en un lapzo de dos a tres horas, según estimaron los peritos.

descuartizador-amoladora-barrio-31-femicidio2.jpg_48677798.webp

"En el interior de la bañera -relata el fiscal-, se hallaron partes de un cuerpo humano descuartizado", entre ellos la cabeza de González que estaba "rapada con signos de ahumamiento en cuero cabelludo" y con las orejas amputadas.

El fiscal también afirmó que "la autopsia concluyó que como producto del descuartizamiento se contabilizaron 25 fragmentos corporales individualizados".

"El descuartizamiento, rapado, extracción de los pabellones auriculares, cocción y entrega de los restos (…) no solo dan cuenta de la aparente intención de deshacerse de todo ello en pos de su impunidad, sino que ponen de destaco el odio y total menosprecio de quien fuera su concubina, con una destacada y singular pero calculada y sádica manifestación de ira", opinó el fiscal.

El asesino permaneció 50 días fugitivo, huyó a Misiones y cruzó a Paraguay. Finalmente se entregó el 31 de octubre y ahora está preso en el penal de Ezeiza.

s