Violencia de género

Una mujer de 83 años fue abusada por su vecino, murió de un paro cardíaco

El hecho sucedió en Santa Fe. El abusador tiene 77 años y será juzgado por "violación seguida de muerte".
Raquel Benavidez murió de un infarto luego de ser violada por un vecino que ya la venía hostigando 

Raquel Benavidez murió de un infarto luego de ser violada por un vecino que ya la venía hostigando 

Era un a tarde tranquila de un 12 de mayo de 2020, Raquel Benavídez de 83 años miraba la novela de la tarde cuando de repente un vecino, que ya la venía hostigando hace varios meses, interrumpió su rutina y la violó. Por el shock del trauma sufrió un ataque al corazón y murió antes de poder recibir ayuda.

El hecho ocurrió en la casa de Raquel, en la localidad santafesina de Godoy.

“Lo de mi mamá fue la crónica de una muerte anunciada”, dijo una de sus hijas, en diálogo con El Ciudadano.

El violador fue declarado inimputable en un principio y recién ahora, después de dos años y un mes, la causa dio un giro y el hombre podría ser juzgado por la “violación seguida de muerte” de Raquel.

Al menos un año el vecino la venía hostigando. La manoseaba y le levantaba la ropa cuando se lo cruzaba e incluso en una ocasión entró a su casa para molestarla.

Los testimonios de sus hijas

“Cuando me contaba al principio yo pensaba que estaba inventando, a veces es propio de la edad. Pero me di cuenta que era muy convincente con lo que decía”, relató su hija a Crónica. “Ella tenía miedo pero se quería quedar en su casa, y era lógico porque ahí estaba toda su vida”, añadió.

“Ese día viene mi hermana gritando que la casa de mamá estaba a oscuras, que algo le había pasado. Desde mi casa llamé al médico de cabecera y me fui corriendo a su casa. Cuando llegué la encontré muerta”, recordó angustiada.

“Él la violó y ella después se murió de un infarto a causa del gran estrés que había vivido. No tenía problemas de corazón. Se murió de un infarto a causa del estrés y la tristeza de lo que estaba viviendo”, aseguró la hija.

Aunque las pruebas estaban allí y había una veintena de testigos dispuestos a declarar en su contra, el vecino fue absuelto porque la justicia consideró que no se podía defender. Pero la fiscalía apeló y actualmente está en un neuropsquiátrico.

“Hace pocos días me llamaron para avisarme que la causa por fin va a juicio, que la jueza dijo que en esta etapa se encuentra en condiciones de ser juzgado”, contó otra de las hijas de la mujer. “Pedimos Justicia. Quien comete un delito tiene que pagar, no importa la edad que tenga”, concluyó.

Se habló de
s