icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Alberto ya da pistas sobre la economía que viene: ratificación del cepo, bozal a energéticas y pacto contra la inflación

Alberto ya da pistas sobre la economía que viene: ratificación del cepo, bozal a energéticas y pacto contra la inflación
Alberto Fernández

Alberto Fernández se reunió con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y luego de ese encuentro brindó su primera conferencia de prensa como presidente argentino electo.

Durante esa rueda, emitió algunas definiciones que permiten avanzar sobre la economía que viene, más allá de la conformación de un consejo económico y social que permita como primera medida establecer una tregua de precios y salarios, mediante un acuerdo con empresarios y gremios.

Por un lado, dijo que el próximo 10 de diciembre, día previsto para el traspaso de mando, “no será una fecha mágica”.

Se trata de su primer indicio sobre la posibilidad de extender el cepo cambiario, el que actualmente limita operaciones a la compra de 200 dólares por mes. Para despejar posibles dudas reafirmó: “Lo que cambia es el gobierno, no la realidad económica”.

Al responder sobre este tema, Fernández volvió a apuntar contra el actual presidente, Mauricio Macri, al decir que el cepo cambiario es consecuencia de su política económica: "Es el resultado de una política que ha dejado que migren de las arcas del Central decenas de miles de millones de dólares a destinos desconocidos. No se convirtieron en obras sino en fuga de divisas".

Lo cierto es que mucho dependerá del nivel de reservas que finalmente herede de la actual administración. Pero en ese sentido hay una certeza: no va a quedar mucho más que 10.000 millones de dólares y nadie estará muy apurado por distender el cepo.

El control de capitales es la otra medida que se estudia en este contexto, para restringir la fuga de divisas. Esta decisión podría estar acompañada por el impulso de denuncias judiciales contra la conducción financiera de los últimos años. Así lo admite uno de los asesores directos de Fernández, Leandro Santoro, quien ya denunció al ex titular del Banco Central, Luis "Toto" Caputo, "Hicieron negocios ellos", suele decir.

Por otra parte, y en otro rubro de alta importancia, Fernández ratificó que habrá un abrupto cambio en la política relacionada con las tarifas de los servicios públicos. La determinación es abandonar la dolarización.

“Argentina, con la carencia de dólares que tiene, no puede ser que siga con las tarifas dolarizadas cuando el resto de la economía no lo está", confirmo el mandatario electo. “Todos y todas deberán hacer un esfuerzo, todas por las energéticas”, insistió.

Se trata de un tema tan clave como el cepo, que es manejado por el equipo económico “albertista” con gran hermetismo. No se descartan algunas medidas complementarias.

Otra medida bajo estudio es un congelamiento de tarifas por 100 días y la creación de una comisión de revisión tarifaria, con el objetivo de fijar los precios de los servicios de acuerdo a los costos de producción.

Según el sector empresario, la tarifa que actualmente pagan los usuarios cubre apenas el 55% de los costos de producción, tras haber alcanzado un 72% durante la gestión de Cambiemos.

La brecha entre los costos empresarios y el bolsillo de los clientes es amplia y supone para el próximo gobierno un problema con dos caras, de un lado la económica /empresaria y del otro la social. Una coyuntura difícil de resolver, a pesar de la voluntad política.

Pero las energéticas no sólo están en la mira de Alberto. También lo están en la de Axel Kicillof, quien ya le reclamó a María Eugenia Vidal que deje sin efecto el aumento eléctrico del 25%, previsto para enero en la provincia de Buenos Aires. Luego del encuentro de transición que ambos mantuvieron la semana pasada, el gobernador electo dejó en claro: “Es un servicio público, monopólico y regulado”.

Algo muy similar sucede con el precio de las naftas. El gobierno acaba de autorizar un aumento del 5% y el próximo 15 de noviembre el mercado debe volver a la desregulación.

Eso es algo que dificilmente pueda suceder, pero la posición del "albertismo" será decisiva al respecto. Es que, a pesar de los cruces públicos, el actual gobierno y el electo empezaron a consensuar este tipo de cuestiones. Algunas decisiones, inclusive, son conversadas por Macri y Alberto vía Wahtsapp.

¿Por qué apuntan contra las energéticas?

Si en algo coinciden Alberto, Cristina y Kicillof es en la disidencia que los tres mantienen con la política tarifaria que Mauricio Macri aplicó a partir de 2015, especialmente con la dolarización implementada por Juan José Aranguren, luego de pasar de Shell al estado. Y coinciden por dos motivos.

El primero de esos motivos es el alto impacto que las tarifas eléctricas tuvieron, tienen y tendrán sobre la inflación y la actividad de las pequeñas y medianas empresas.

El segundo es que saben que detrás de las empresas energéticas hay empresarios “amigos” de Macri que obtuvieron altas rentas durante los últimos años y creen que se beneficiaron al límite de la legalidad.

Sin dudas, este será un punto central para la nueva administración a lo largo del 2020.

Pero la “desdolarización” de la economía será el objetivo de máxima para el conjunto de la conducción económica, a nivel nacional y provincial. Se trata de una idea que por estos días promueve la ex titular del Banco Central Mercedes Marcó del Pont, uno de los nombres que suenan para hacerse cargo de la AFIP o para algún otro destino en la primera línea de acción.

Con este panorama por delante, el próximo viernes, tras su regreso de México, Fernández asistirá al plenario de la CGT. Allí lo espera el reclamo salarial y en ese escenario espera empezar a moldear el acuerdo con el sector empresario para frenar precios y morigerar las paritarias 2020, en el marco de un amplio pacto contra la inflación. Es la fórmula peronista que se inscribe en el próximo programa económico.

Talpone
por Esteban Talpone
SUBIR

NWS

Ovación

Show