Suba de casos descontrolada

Desconcertado, el Gobierno analiza distintas opciones para encarar la segunda ola de Covid-19

Esperaban la llegada de la segunda ola para más adelante. El desafío de atacar al virus como fenómeno social y no virológico.
por Pablo Winokur | 01 de abr de 2021 - 00:54
Preocupados por la segunda ola preparan medidas para después de Semana Santa

Preocupados por la segunda ola preparan medidas para después de Semana Santa


La Argentina volvió a tocar un techo de casos en esta segunda olaque está transitando el país. 16056 contagios a nivel nacional, con 8063 en la Provincia y 1707 en la ciudad de Buenos Aires. Córdoba, Santa Fe, Tucumán, Corrientes también están con números preocupantes. Todavía esos no muestran una suba en la ocupación de camas de terapia intensiva ni en muertes: es cuestión de tiempo. Mientras tanto, el Gobierno no tiene ninguna estrategia sobre cómo encarar esta etapa de la pandemia.

Alberto, sin calendario

El último fin de semana, el Presidente Alberto Fernández se desayunó con una noticia que no esperaba: este fin de semana es el feriado de Semana Santa. Advertido de la noticia, convocó a su ministra de Salud, Carla Vizzotti, y al Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a planificar qué hacer. El lunes se reunieron a la mañana las autoridades de Salud y de Turismo para ajustar medidas. Luego se sumó el de Transporte. No se llegó a ninguna conclusión. Todas las decisiones se toman tarde.

Aeropuerto de Ezeiza.jpg
Controles por la segunda ola. (Foto: AFP)

Controles por la segunda ola. (Foto: AFP)

La suba de casos de los últimos días llega exactamente una semana después del primer frío del anticipado otoño. A partir del 17 de marzo, en la Ciudad se pasó de temperaturas medias inferiores a 20 grados y empezaron las lluvias. Muchas reuniones sociales que se debieron hacer en exteriores –lejos de cancelarse- se trasladaron a espacios interiores.

Este fin de semana largo habrá miles de viajes por todo el país. Este domingo de Pascua habrá millones de almuerzos. No hubo una sola campaña de difusión sobre cómo tienen que ser los cuidados frente a ese tipo de reuniones, en caso de hacerse. No se trata de prohibir juntarse, sino de sugerirle a la gente sobre cómo reducir los riesgos.

El Gobierno se tomó dos semanas para cerrar las fronteras y suspender vuelos, con los países limítrofes estallados. No reforzaron los protocolos, los controles, ni los mensajes para que la gente se cuide.

Así llegamos a estos números elocuentes que probablemente sigan creciendo en los próximos días. Para hacer comparación de semana a semana:

  • Nación: Lunes de la semana pasada 6401; esta semana 14.605
  • Ciudad: lunes de la semana pasada 895; esta semana 2109
  • Provincia: lunes de la semana pasada 2627; esta semana 6456

¿Qué va a hacer el gobierno nacional?

Nadie esperaba que la curva de ascensos de casos fuera tan pronunciada. El Gobierno creía que podía generar una estrategia de cuidados paliativos más paulatina y evitar cierres, especialmente de actividades económicas y educativas. Ahora, después de los 16.000 casos, todo está puesto en duda.

Vizzotti se propuso generar un cambio de estrategia a la hora de abordar al virus y encarar la estrategia sanitaria. Marca un quiebre conceptual respecto a su antecesor, Ginés González García: buscan entender al virus como un fenómeno social y no virológico. “Ginés tenía una aproximación más biologisista. Vizzotti tiene una mirada más integral de la pandemia”, explican cerca de la nueva ministra.

Por eso, en las últimas reuniones de los comités de expertos sumaron a cientistas sociales para que intenten analizar el fenómeno: ya no importa solamente cómo el virus viaja de cuerpo en cuerpo, sino que hay que entender de qué manera el ser humano –que es un ser social- se moviliza para juntarse y propagar el virus.

En ese sentido, tanto desde Nación como en Ciudad y Provincia reconocen que la última suba de casos no fue un producto de las nuevas cepas (en principio) sino que responde a cuestiones climáticas de la segunda quincena de marzo. Incluso, no descartan que habiéndose cumplido un año de la primera cuarentena estricta, la gente haya decretado de facto el fin de determinadas precauciones. Otra vez, es un fenómeno social y no virológico.

Comunicar cuidados

Desde Nación, en los próximos días van a empezar a machacar otra vez con la idea de la responsabilidad individual y fortalecer los cuidados. En algunos casos, van a redoblar la apuesta con nuevas recomendaciones muy distintas a las que se proponían en marzo de 2020. En aquel momento, la estrategia de prevención estaba dada por el aislamiento y la higiene.

Hoy todo cambió: se sabe que no es imprescindible estar desinfectando todo y el aislamiento es cada vez más complicado de mantener. Por eso, se apelará a recomendaciones más manejables.

  • Uso correcto de tapaboca
  • Ventilación cruzada
  • Distancia de dos metros
  • Reducir la frecuencia y variedad de encuentros sociales
  • Mantener burbujas
  • Y por supuesto, siempre que se pueda que las reuniones sean al aire libre.

Por su parte, el ministro de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós planteó otro debate: la necesidad de implementar cuidados intradomiciliarios cuando un integrante de la familia está muy expuesto socialmente.

¿Quiénes son los que más se contagian en la segunda ola?

  • Las personas de entre 15 a 40 condujeron los contagios en la segunda ola acá (ahora) y antes en el mundo.
  • De 0 a 5 años, que tuvo aumento considerable, pero porque se partía de un número muy bajo. Los más chiquitos fueron los más aislados durante la etapa anterior de la pandemia y hoy esos criterios de aislamiento fueron revisados por la propia salud física y mental de los menores.
  • Esto podría llevar a una menor hospitalización y muertes... aunque la evidencia empírica demuestra que no es así.
  • Los rebrotes siempre empiezan por los más jóvenes, pero estos jóvenes se juntan después con padres y con abuelos.
  • Entre 7 y 10 días después llegan las internaciones.
  • Entre 20 y 30 días después llegan las muertes.

La foto, no es la película.

Diferencias Ciudad-Provincia

Los dos distritos más importantes en volumen de contagios (Ciudad y Provincia) analizan distintas medidas para encarar esta etapa. En el gobierno porteño creen que hay que apelar más a la responsabilidad individual: “Si tomás una medida que todo el mundo va a infringir, va a ser para peor. Por ejemplo, si cerrás el espacio publico, se van a juntar en las casas”, explican.

En cambio, en Provincia insisten en que de seguir así van a volver a fase 3 con restricciones adicionales. Están evaluando desde suspender el empleo doméstico hasta las actividades recreativas en clubes. ¿Lo aceptará la ciudadanía?

Se habló de