Caso Nisman

Diego Lagomarsino afirmó que Nisman "se autodisparó" y apuntó a "una pericia trucha para sostener lo que no pasó"

A siete años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, el perito informático Diego Lagomarsino habló y reafirmó su postura de que "claramente Nisman se autodisparó, lo dice la propia Policía Federal". 
Diego Lagomarsino.

Diego Lagomarsino.

“Es un tema que hasta que no se diga realmente qué pasó, va a estar en boca de todos. Y tal vez después también. Pero si Alberto se autodisparó como claramente está en el expediente… Porque la pericia de Gendarmería no hace más que afirmar que para decir que a Nisman lo mataron, hay que mentir”, dijo Lagomarsino en declaraciones a Futurock.

"Hay un informe en la foja 5453. Por favor, busquen esa foja para taparle la boca a todos los que dicen que no hay ninguna prueba de autodisparo en el expediente”, indicó el perito informático. E insistió: “Lo que tenemos es eso: una pericia trucha para demostrar algo que no pasó. La Justicia se basa en una pericia trucha para decir que yo sabía que era parte de un plan”.

“La Justicia no dijo: ‘Che, Gendarmería dice una cosa y el Cuerpo Forense y la junta criminalística de la Policía Federal dicen otra totalmente distinta. Los juntemos’. La pericia de Gendarmería fue en 2017. Es una pérdida de tiempo o tal vez es ganar tiempo para que no se sepa qué es lo que pasó”, reflexionó.

El caso Nisman

El fiscal Alberto Nisman murió el 18 de enero de 2015 y despertó una fuerte conmoción en todo el país. El hombre fue encontrado en su departamento de Puerto Madero con un disparo en la cabeza, pero todavía no se resuelve si la causa del fallecimiento se explica por un suicidio o un asesinato.

El fiscal investigaba el atentado a la AMIA y denunció a la vicepresidenta -entonces mandataria- Cristina Fernández de Kirchner y el excanciller, Héctor Timerman, por intento de encubrimiento del atentado a la AMIA y murió un día antes de presentarse en el Congreso.

La denuncia de Nisman apuntaba contra el Memorándum de Entendimiento con Irán que había promovido la Argentina y que fue aprobado por el Congreso. El fiscal sostenía que ese acuerdo intentaba "liberar" las acusaciones a los iraníes acusados.

Embed

El sábado 17 de enero, un día antes de que apareciera su cuerpo, Nisman recibió 40 llamadas telefónicas de las entonces diputadas nacionales del PRO, Patricia Bullrich y Laura Alonso, que habían insistido para que el fiscal vaya al Congreso.

Ese mismo día por la tarde, según constató la investigación, Nisman había recibido en su casa al técnico informático Diego Lagomarsino, titular de la pistola Bersa calibre 22 que efectuó el disparo que le dio la muerte. Lagomarsino dijo que Nisman le había pedido el arma prestada por seguridad, dado que temía por su vida y, principalmente, por la de sus hijas, y no confiaba en su custodia.

En diciembre de 2017, casi tres años después del hecho, el juez Ercolini -que quedó a cargo de la causa- procesó a Diego Lagomarsino como "partícipe necesario" del "delito de homicidio simple agravado por el uso de armas de fuego", pero le permitió quedar en libertad con un tobillera electrónica.

Por último, el 7 de octubre de 2021, el Tribunal Oral Federal N° 8 resolvió por unanimidad sobreseer a la ex presidenta Cristina Kirchner y otros procesados por la denuncia que había presentado Nisman, tras considerar que "el Memorándum de Entendimiento con Irán, más allá de que se lo considere un acierto o desacierto político, no constituyó un delito".

s