Emocionante

Fernando “Chino” Navarro: “El próximo gobierno va a ser de emergencia porque se va a encontrar con un país hipotecado y con un cartel de remate”

Alejandra Fernández Guida
por Alejandra Fernández Guida |
Fernando “Chino” Navarro: “El próximo gobierno va a ser de emergencia porque se va a encontrar con un país hipotecado y con un cartel de remate”

El referente del Movimiento Evita Fernando "Chino" Navarro está sentado en una de las mesas de un restaurante bastante coqueto del popular barrio de Boedo. Se trata de un emprendimiento gastronómico que encaró hace poco tiempo junto a dos socios. En los últimos meses, esa esquina porteña se transformó en su punto de encuentro para hablar de política. De local, entre el ruido de las cafeteras y el olor a medialunas recién salidas del horno, el ex diputado bonaerense profundiza su crítica sobre la ortodoxia kirchnerista; insiste con la unidad del peronismo sin derecho de admisión; y habla de candidaturas con nombre y apellido,

Días después de que el Movimiento Evita ratificó su apoyo unánime a la candidatura de Felipe Solá como presidente en una encuentro federal de la agrupación, el Chino se toma su tiempo para explicar por qué Solá y no Cristina. Describe al ex gobernador bonaerense como un dirigente “honesto” que “vive con austeridad” y como alguien que sabe que su gobierno va a ser de “emergencia”. En contraposición, cree que una candidatura de Cristina le hace el juego a la estrategia electoral de Cambiemos: “Tenemos que romper con esa pelea pasado-futuro porque así omitimos el presente, que es algo que (Mauricio) Macri no quiere discutir porque todo empeoró”.

La misma semana que el intendente kirchnerista de San Antonio de Areco, Francisco "Paco" Durañona, llamó a ampliar la Corte Suprema con militantes propios, el "Chino" cuestiona a aquellos sectores ultra kirchneristas que se quedaron parados “en el pasado” y no tienen humildad para “ser flexible y tender el brazo al adversario” en la construcción de la “unidad nacional”.

"Si no nos unimos y perdemos la elección, no va a haber lugar para echarle la culpa a Clarín, a Durán Barba, a los engaños de Macri", advierte en esta entrevista con A24.com,

¿Cuál es la estrategia electoral que debe adoptar el kirchnerismo para atraer a los indecisos?

A veces nosotros nos paramos en el pasado, en posiciones que no fueron felices porque no solamente los resultados electorales nos fueron demostrando que hemos perdido la representación de la mayoría de la sociedad sino porque no elegimos confrontar, ni en la acción ni en el debate, los temas que tenían que ver con la realidad concreta de nuestro pueblo: le dimos más valor a la reforma judicial o la ley de medios, que eran muy importantes, que a la lucha contra la pobreza o la corrupción.

Hay compañeros que te plantean "vamos a volver", "vamos a crear el ministerio de la venganza", que me parece gracioso. Eso es no entender cómo funciona la política, que no es construir la mayoría circunstancial o formal, es construir el consenso en el seno de la sociedad. Tenemos que dejar de entrar en el juego que nos plantean los neoconservadores, con (Mauricio) Macri y (Jaime) Duran Barba a la cabeza, de discutir para atrás: discutimos (Alberto) Nisman, por qué no medimos la pobreza, qué pasó con el Indec, la corrupción y terminamos discutiendo que (Ángelo) Calcaterra robó más que Lázaro Báez.

"Tenemos que ser humildes, tenemos que escuchar, tenemos que aceptar errores, tenemos que abrirnos, tenemos que ser generosos, no tenemos que sentirnos dueños de la verdad, no descalificar al que piensa distinto". "Tenemos que ser humildes, tenemos que escuchar, tenemos que aceptar errores, tenemos que abrirnos, tenemos que ser generosos, no tenemos que sentirnos dueños de la verdad, no descalificar al que piensa distinto".

¿Al kirchnerismo le faltó humildad?

Nos faltó humildad en el proceso electoral 2003-2015 porque quienes integramos el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner en distintas responsabilidades o desde la militancia,  observamos que hubo toda una ofensiva de los grupos económicos, de los medios hegemónicos, de un núcleo político ligado a esos intereses para acorralar e incluso destituir, entonces cuando vos ganás batallas, inflás el pecho y te ponés duro. Pero lo que no entendimos es que a veces hay que ser duro porque la pelea lo requiere, pero a veces hay que ser flexible y tender el brazo al adversario para construir la unidad nacional. Es un desafío reconstruir la unidad porque podemos ganar una elección, pero nos puede ir mal en la gestión porque este país no es el de 2015.

¿Cree que el próximo gobierno va a ser de transición?

El próximo gobierno va a ser de emergencia porque el que gane la elección en octubre se va a encontrar con una Argentina hipotecada y con un cartel de remate. La deuda que tomó Macri irresponsablemente con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la coloca a la Argentina y a todos sus componentes sociales, políticos, económicos y financieros de rodillas. Hay una minoría que siempre gana y hay una mayoría que viene perdiendo. Así que se necesita un gobierno de emergencia que evite el remate de la Argentina.

 Embed      

¿Por qué el Movimiento Evita respalda la candidatura de Felipe Solá?

Porque la crisis es muy grave y se requiere un piloto de tormenta y Felipe ya está probado. Fue el gobernador en la peor crisis de la provincia de Buenos Aires de las últimas décadas, quizás la peor de su historia. Y no solo administró sino gestionó la crisis correctamente, dignamente, resolvió muchos problemas con una estructura partidaria muy pequeña, con muy poco dinero. Todos reconocen que del 83 para acá fue el mejor gobernador. También porque sabe que solamente tiene que gobernar cuatro años en un gobierno de emergencia, que no puede construir el “ministerio de la venganza”, sino desarrollar políticas de diálogo, de consenso, de unidad nacional. Es un hombre que escucha, que puede corregir, que si está convencido ratifica sus principios y que es honesto, algo que para un sector de la sociedad es supremo. Vive bien, pero con austeridad y eso no es poca cosa.

¿Lo que los lleva a apoyar a Solá es lo que los aleja de Cristina?

Cristina no sabemos si va a ser candidata. Nosotros creemos que hay que dar un salto hacia adelante. El mascrismo ha decidió tener como adversaria a Cristina. El neoconservadurimo siempre tiene enemigos, los pobres, los inmigrantes y el populismo. Sobre ese esquema nosotros creemos que hay que romper con esa pelea pasado-futuro porque así omitimos el presente, que es algo que Macri no quiere discutir porque todo empeoró, no hizo nada bien. Obviamente, si Cristina decide ser candidata es un elemento más que importante en una discusión electoral. Creemos que la oposición tiene que ir toda junta para garantizar un triunfo rotundo contra Macri y su modelo y poder construir un consenso social que nos permita reconstruir la Argentina. Y si no logramos esa unidad, tenemos las PASO.

 Embed      
Con Felipe Solá
Con Felipe Solá

El problema es que Cristina parece ser el límite de esa unidad, sobre todo para el peronismo federal…

No todos creen que ella es su límite. Sí lo han dicho Pichetto y Urtubey, por lo cual es una unidad rara la que piden. También está Lavagna, que dijo que es candidato siempre y cuando sea el candidato de la unidad, que todos lo elijan a él. Es lo mismo que yo diga "yo voy a salir con Sharon Stone, pero me tiene que llamar ella".

¿Cómo lo ve a Lavagna candidato?

Lavagna es un hombre con una experiencia más que importante y ocupó altos cargos de responsabilidad. Fue funcionario de Alfonsín, fue embajador de la Alianza, fue ministro de Economía de Duhalde y de Néstor. Quien quiere ser presidente de un país que se está hundiendo, que se está disgregando, tiene que tener la vocación de convencer a todos y construir consensos y si ese consenso no es posible, tiene que tener el valor, la decisión de ir a una PASO e imponer democráticamente su programa, su idea y su presencia de piloto de tormenta. Sin unidad es muy difícil ganarle a Macri, pero sobre todo gobernar porque no es un partido de fútbol la elección: acá ganás, no tenés que cargar a nadie, y tenés que llamar al que perdió y decirle "te necesito". No estamos en una transición en Alemania, en un país, entre comillas, normal, somos un país que nos estamos disgregando, que nos estamos hundiendo, la crisis nuestra es gravísimo.

Otro que apareció en escena es Tinelli, ¿lo ve como candidato?

No lo conozco a Tinelli. Es una persona que siempre me cayó simpática, pero esto no significa que comparta todo lo que dice. Es muy bueno que actores de la vida privada, vinculados a la televisión, al mundo empresarial, al sector agropecuario, a la intelectualidad, a las ONG, o mujeres y hombres que tienen el mérito de bancar a su familia en las crisis que ha afrontado la Argentina, se involucren con la cosa pública, con la política, no sé si va a ser o no candidato. Creo que es inteligente, tiene experiencia y sabe lo que es el poder, pero con todo respeto, que no lo usen porque él tiene una cuota de popularidad, de prestigio y estaría bueno que esté al servicio de las mayorías porque en su producción televisiva, cuando va a Bolívar y realiza obras, lo hace pensando en las mayoríass. A veces en las urgencias y en las crisis algunos vivos pretenden usar a otros.

Cómo dirigente social, ¿cómo ve los barrios populares?

Están mal,  con mucha tristeza, con mucha incertidumbre, con mucho dolor. Pero a pesar de ese dolor nuestro pueblo tiene una cuota de alegría y de firmeza como para poder poner cara de decisión y afrontar el día a día. Tenemos un pueblo que a pesar del daño que ha hecho Macri, todos los días se levanta y sigue yendo para adelante.

 Embed      
En los barrios
En los barrios

Nuestra dirigencia tiene que escuchar mucho a nuestro pueblo y unirnos porque si no nos unimos y perdemos la elección, no va a haber lugar para echarle la culpa a Clarín, a Durán Barba, a los engaños de Macri, a las redes sociales, va a ser mucha responsabilidad de nosotros que no tuvimos ni la humildad, ni la generosidad. Tenemos que pensar en lo que requiere la gente y no los dirigentes.

¿Por qué ese enojo no se refleja en las calles con grandes movilizaciones, como ya hubo en nuestro país?

Yo creo que pasa todo lo contrario: hay movilizaciones de reivindicaciones todo el tiempo, de gremios, de organizaciones sociales, pero uno no lo tiene en la agenda.

También hay que tener en cuenta que en la oposición no hay conducción. Por eso necesitamos un conductor o una política, ese es el desafío. Eso se va a construir, no digo que sea fácil, no es para tirar cañitas voladoras, pero se va a construir.

s